promo

ADEPA - Asociación de Defensa del Patrimonio de Andalucía

Mar

19

Sep

2017

SEGÚN ALGUNOS: SOMOS NEGATIVOS, MUY NEGATIVOS PDF Imprimir E-mail

Porque es muy negativo denunciar a la administración cultural de Sevilla y de la Junta que tienen la casa de Murillo rebajada a oficina de flamenco, la Venta de los Gatos silenciada y cutre, la Casa de Velázquez sin proyecto ni idea de recuperarla, las Atarazanas absolutamente paralizadas pero dando dinero con Juego de Tronos, no se sabe para qué, el Antiquarium en pésima conservación,nido de hormigas y cucarachas  y el legado de Antonio el Bailarín se ordena destruir después de años de abandono y mugre, pero gastamos millones en modernidades a las que asisten cuatro gatos y si hay más es porque las entradas se regalan y ellos lo saben

No hay texto alternativo automático disponible.

La imagen puede contener: una persona

 

Mar

19

Sep

2017

LAS ATARAZANAS DE SEVILLA: UNA HISTORIA DE ABANDONO E ILUSIÓN PDF Imprimir E-mail

LAS ATARAZANAS DE SEVILLA: UNA HISTORIA DE ABANDONO E ILUSIÓN

 

 

Lun

18

Sep

2017

Patio del León PDF Imprimir E-mail

En octubre de 2016 ADEPA adelantó los problemas de las obras que se querían hacer en el Patio del León.

En el Alcázar está la salvación de otros monumentos de Sevilla y la ampliación del espacio visitable

1. Las obras en el subsuelo del Patio de Banderas deben iniciarse e forma inmediata. Según la Directora se cuenta con el proyecto y la asignación presupuestaria, es un misterio su paralización.
2. Las noticias sobre nuevas formas de ingresos de las visitas o aumento del número de visitantes contradicen la obligación de consultar antes al Patronato de acuerdo al reglamento del Alcázar, por tanto, debe eliminarse.
3. Ello no es óbice para decidir de una vez por todas nuevas formas de acceso al conjunto que facilite la entrada.
4. No debe plantearse el aumento del número de visitantes que sólo puede tener una finalidad crematística cuando hay 15 millones de euros sin utilizar y además está en peligro la supervivencia del monumento.
5. Estamos de acuerdo en la subida de dos euros en la entrada, siempre que esta se destine únicamente a la atención del patrimonio municipal, tanto mueble como inmueble, siendo la atención primera a San Hermenegildo y San Agustín.
6. Según noticias contradictorias, una parte de los fondos económicos, antes citados, podrían utilizarse sin problema con el Estado. Debe aclararse en el Patronato la realidad de esta posibilidad.
7. Tras el informe de ICOMOS, cercano a las ideas que se concretaron en las jornadas de octubre, debe redactarse un nuevo proyecto que tenga en cuenta todos estos informes o abandonar definitivamente unas ideas que ni mucho menos cuentan con apoyo patrimonial y social suficiente.
8. Seguimos insistiendo en las necesidades de que el Alcalde se reúna con Patrimonio del Estado con el fin de incorporar al Alcázar todos los edificios del Patio de Banderas y el jardín de la Casa de la Contratación en un sistema de permuta de suelo.

 

La imagen puede contener: texto

La imagen puede contener: una persona

La imagen puede contener: planta, árbol, puente, cielo, hierba, exterior y naturaleza

 

Lun

17

Jul

2017

¿LA CIUDAD ES UN BIEN CULTURAL? PDF Imprimir E-mail

¿LA CIUDAD ES UN BIEN CULTURAL?

Un artículo ilustrativo de Jorge Benavides de cómo el dinero y los arquitectos mediocres están destruyendo la ciudad y especialmente el Barrio de Nervión 

 

¿LA CIUDAD ES UN BIEN CULTURAL?

Jorge Benavides Solís[1]

La ciudad es el bien cultural más complejo que ha construido la sociedad desde hace once mil años y los políticos no lo saben o no lo comprenden. Todas las etapas históricas están escritas en ella. Es una biblioteca de libros materiales e intangibles sin los cuales no se conservaría la memoria ni los referentes de identidad y de pertenencia como es por ejemplo, para los sevillanos, la Giralda. Pero no todos los edificios, digámoslo de una vez, son del mismo valor ni merecen conservarse; hacerlo indiscriminadamente sería un absurdo, tanto como recordar todo cuanto sucede. Funes el memorioso de Borges y el nacido con Alzheimer no son humanos. La construcción del recuerdo supone un proceso dinámico, selectivo y en el caso de una ciudad, responsable. Políticos y ciudadanos deberían participar con responsabilidad en dicho proceso.

En Sevilla todavía se recuerda la Expo del 29. Ahí está su huella: el Parque de María Luis y todos sus pabellones están legalmente protegidos porque son la expresión material de cuanto sucedió en ese Evento. Libros referenciales. Tal fue su trascendencia que en numerosos pueblos de provincia se nota la influencia. Aníbal González autor de la “Plaza España”, el monumento más visitado, y otros arquitectos coetáneos impusieron su estilo en Martos, en Alajar, en Aracena y en numerosos pueblos. El gusto popular en Andalucía se sigue identificando con el estilo regionalista: el uso de la madera, del ladrillo, del hierro forjado, de la cerámica. Y no se diga en Sevilla. El Marqués de Nervión contrató el Plan para desarrollar el barrio de su nombre. En el él comenzaron a levantarse las villas y chalets que tanto lo caracterizan. Un inventario hecho con mis estudiantes fue entregado al actual Alcaide del Alcázar cuando era Delegado Provincial de Cultura con la correspondiente solicitud para que según la Ley sean protegidos. No se lo hizo.

Desde entonces, no ha disminuido la presión de las inmobiliarias para levantar en su lugar, altos bloques que, con la complacencia de los políticos, algunos inversores entienden la ciudad como un mero territorio de alta rentabilidad financiera y no como un  espacio colectivo, público, de encuentro, de comunicación y de grata convivencia.

En la sección cultural de un periódico, he leído una alarmante noticia. Me la ha compartido una sevillana: “Calle Cristo de la Sed, antigua sede de la Empresa Albatros”, un representativo chalet junto su similar colindante de cuando se preparaba la Expo del 29, en cuya fachada consta el año de su construcción, 1920, corre el peligro de ser derrumbado y substituido por un alto bloque de vidrio y hormigón.

La memoria urbana (colectiva) de Sevilla no merece seguir soportando tanto desgarro. ¡Por favor!  

Miércoles 12.07.2017

   La imagen puede contener: cielo y exterior

Sevilla. Calle Cristo de la Sed. La villa se sustituirá con un alto bloque


[1] Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla Dr. Arq. Profesor Titular de Universidad.

 

Lun

03

Jul

2017

Pasan los años y el tejemaneje en Urbanismo es el mismo PDF Imprimir E-mail

La organización que preside ha conseguido importantes victorias judiciales para defender el patrimonio de la ciudad, la última la de las Atarazanas. Mientras espera que la Consejería de Cultura lo llame para firmar el acuerdo que desbloqueará la rehabilitación, asegura que dará batalla con el proyecto de la Puerta del León del Alcázar, critica con dureza las actividades previstas para el Año Murillo y muestra una gran preocupación por el caserío de la ciudad.

-¿Qué está peor, la educación o el patrimonio?

-Están relacionados. Cuando un pueblo es culto y la educación forma en algo más que en una manipulación clarísima, se valora el patrimonio. Si la educación es muy pobre, el niño desconoce la historia y los valores naturales y culturales de su entorno. La falta de cultura o esnobismo van contra la protección del patrimonio.

-¿Es Sevilla una ciudad autodestructiva?

-Es moderna. Frente a ciudades alemanas, inglesas o italianas hay un sentimiento de que lo moderno es bueno y que lo antiguo es viejo. Eso hace muy difícil nuestro trabajo. Tenemos que hacer una labor pedagógica para explicar que es mejor recuperar una madera del siglo XVIII que destruirla. Aquí se premia mucho lo nuevo. Como las setas. Yo creo que la mayoría de la población las rechaza desde el punto de vista formal, aunque las utilice. A la gente le gustaban por lo novedoso.

-¿El Ayuntamiento se pone de perfil ante los asuntos patrimoniales?

-Hubo un tiempo en el que fue la punta de lanza de un movimiento que en gran parte se cargó la ciudad. Tuvo que llegar el Tribunal Supremo para parar el PGOU de Monteseirín que iba contra la Ley de Patrimonio y aún así hoy seguimos peleando para parar algunas actuaciones. Yo creo que quien manda en la Gerencia de Urbanismo no son los políticos, son los técnicos, da igual el color del gobierno. Muchas veces hacen todo lo contrario a lo que dice la ley. Ése es el gran problema. Pasan los años y el tejemaneje sigue siendo el mismo. Ahí y en la Comisión de Patrimonio.

-¿Se ha sentido muy solo en la lucha para preservar las Atarazanas?

-Ha habido apoyo de mucha gente y tres posiciones de la cultura sevillana. Una, de apoyo total: como las academias que han estado con nosotros. Hay otro grupo de personas que se han querido mantener al margen. Y hay un tercer grupo que ha estado totalmente en contra de nuestra defensa a ultranza de las Atarazanas pero se han encontrado con el muro de que no nos llevamos ni una gorda. No han encontrado ese punto flaco para darnos.

-¿Cuáles son los actuales caballos de batalla de Adepa?

-El primero es el de las Atarazanas, que ya estamos con la ilusión de firmar. En segundo lugar, el Alcázar. Nos preocupan muchísimo las obras que se quieren hacer en el Patio de la Montería y la falta de obras en el Patio de Banderas, tanto en la cripta como en las casas. Ahí está en buena parte el Alcázar almohade, es absolutamente preocupante. En tercer lugar, nos importa muchísimo el caserío popular. No se está haciendo nada con respecto a la modificación del PGOU. No se ha hecho el pleno dedicado exclusivamente al patrimonio. La ciudad está prácticamente partida en dos. Una que cuenta con planes sectoriales y otra que los tiene modificados por una sentencia del Supremo que impulsó Adepa. Es de locos. Leyes distintas para distintos barrios de la ciudad.

-¿Cree que la celebración del IV centenario de Murillo pasará sin pena ni gloria?

-Es peor. A veces entiendo la ciudad y otras me repatea. Se decide que la Casa de Murillo siga siendo Agencia del Flamenco, cuando todo el mundo había defendido recuperarla como museo y herencia para el futuro. Sevilla es la única ciudad importante de España que no tiene una casa dedicada a un personaje. De esta visión que tiene el Ayuntamiento y de un comisariado que calla, y eso es lo que duele, sacan que las actividades de las Noches del Alcázar son por el Año Murillo. Mire usted, eso es reírse de todo el mundo. No dejen de meter las tunas en la Inmaculada. Meta también el nacimiento del Niño Jesús, que Murillo lo celebró mucho... Y como le gustaban mucho los niños, incluyan la Cabalgata de los Reyes Magos... Es estúpido. Y cualquier comparación de lo que está haciendo este alcalde con lo que hizo el de Toledo con el Greco es absolutamente ridícula. Es mejor echarse a llorar.

-¿Cuál es la mayor barbaridad que se ha hecho en la ciudad?

-Hay muchas. Hay que destacar la Torre Pelli por innecesaria absolutamente y por cambiar por completo el paisaje de la ciudad. La segunda serían las setas por mucho folclorismo novedoso que le echemos. Miro las fotografías del viejo mercado y se podía haber creado una plaza preciosa utilizable para todos los ciudadanos. De obras actuales, el Paseo Marqués de Contadero es una demostración de que nos estamos volviendo locos. Hay un problema grave en las casas palacio. Se están perdiendo las casas grandes. Un ejemplo es la de Conde de Torrejón. No hay buenos estudios sobre ellas. Invito a que alguien inicie una investigación seria sobre estas casas más allá de la Casa de Pilatos, la de los Alba o la de los Pinelo.

-Dígame un buen ejemplo de rehabilitación del patrimonio en Sevilla

-El problema es que cuando nos enfrentamos con las obras del Ayuntamiento o del Estado, sólo hay que acordarse de la comisaría de la Alameda. Son raras las obras que se hacen respetando el patrimonio. Me gustaría destacar las obras que Ignacio Medina ha estado haciendo en sus hoteles en el barrio de San Bartolomé. Sus casas cualquier día pueden volver a ser habitadas por cualquier ciudadano.

-¿Cree que los bienes patrimoniales que están en manos privadas se conservan mejor que los de titularidad pública?

-Es curioso pero es así. Pienso en la casa de los Olea. Allí está el mejor palacio medieval que conserva la ciudad. Si eso hubiera estado en manos públicas... Otros ejemplos son la Casa de Pilatos o las Dueñas, frente a lo que se ha hecho en la casa de Mañara o el Palacio de Altamira, bastante alterados. Estamos preocupados con la Casa de Santa Coloma. Es un palacio magnífico, joya del XVIII, de los más puros y sería una pena su pérdida.

-¿Es el turismo una amenaza para el patrimonio?

-Cuando no se regula, puede serlo. Pero la Catedral ha avanzado muchísimo en su restauración gracias al turismo. Sólo hay que acordarse de cómo estaba hace unos años. El turismo ha generado una riqueza que ha redundado en una recuperación de su conjunto. Algo parecido ha pasado en el Alcázar, que mantiene el Museo de la Cerámica, el Castillo de San Jorge y el Antiquarium. El turismo puede servir para que una ciudad mejore, pero si por un afán de ganar dinero meto en el Alcázar 4.000 turistas en lugar de 750 se acabarán cargando el edificio. Hay que crear nuevas rutas. Tampoco es lógico que el tercer monumento más visitado de España, que es la Plaza de España, esté destrozado. La culpa es de un nefasto gobierno. El problema de los veladores tampoco es culpa de los turistas. La clave es organizarlo bien y hacerlo compatible con la vida del sevillano. El turismo no es el problema, al contrario. Ha sido la solución económica y cultural para esta ciudad muchas veces.

http://www.diariodesevilla.es/sevilla/Pasan-anos-tejemaneje-Urbanismo-mismo_0_1150685398.html

 

La imagen puede contener: una persona

 

Mar

23

May

2017

SILENCIO SOBRE LAS ATARAZANAS PDF Imprimir E-mail

Es curioso lo que está sucediendo con este monumento que se remonta nada menos que a siete siglos y que ocupa más espacio que varias iglesias juntas. Parece que hay un principio de acuerdo entre la Consejería de Cultura y ADEPA para, modificando el proyecto inicial, iniciar las obras que darán futuro a los viejos astilleros sevillanos, pero este principio de acuerdo o se silencia o ocupa un lugar secundario dentro de la vibrante vida social de la ciudad y las promesas de actuaciones municipales, seguidas de las críticas de la oposición.

Sin embargo, muchos son los hechos interesantes y novedosos que han sucedido hasta llegar a este punto de acuerdo entre la Junta y nuestra Asociación.

En primer lugar la intervención de un buen número de entidades nacionales e internacionales (Hispania Nostra, Icomos, Real Academia San Fernando de Madrid, Real Academia de Buenas Letras de Sevilla, Real Academia de Bellas Artes de Sevilla, Real Academia Sevillana de Ciencias, Grupo Español de Conservación, Real Academia de la Historia), que se pronunciaron contra el proyecto inicial, enfrentándose a los Colegios de Arquitectos, como el ínclito de Sevilla, Comisiones de Patrimonio y algún Director de periódico y un buen número de periodistas sevillanos que consideraron nuestras denuncias como paralizantes de la ciudad y motivadoras de la inercia y el atraso en que según ellos decae Sevilla.

Como siempre, salió lo de la Giralda mora y renacentista (no sé cómo no les da vergüenza seguir utilizando este pobre recurso dialectico) olvidando los palacios desaparecidos sustituidos por la hermosa arquitectura de “El Jamón” o el “Núcleo los Azahares”.

En segundo lugar, partimos de que el proyecto era en ciertos puntos ilegal y por ello lo llevamos a los Tribunales. Un juez valiente (en muchos casos, desgraciadamente, la justicia tiende a ponerse al lado del poder o del dinero) decidió que el proyecto podía poner en peligro el edificio en cuanto a la carga a la que sometía los pilares del Siglo XIII y suspendió cautelarmente las obras, obligando a la Junta a negociar si quería que el proyecto saliera adelante.

En tercer lugar, la aparición de un hombre providencial, Eduardo Tamarit, que creemos, empujado por la propia presidenta, Susana Díaz, decidió echarle horas y reuniones para alcanzar un acuerdo, cuando estas horas se la deberían haber echado los Técnicos de la Gerencia, el Delegado de Urbanismo y nuestra Comisión de Patrimonio, la que sigue aun apoyando la destrucción de la ciudad y sobre todo, y es lo más grave, saltándose la Ley de Patrimonio, que ellos no tienen que interpretar, si no sólo hacer cumplir, pero ese papel no les gusta, es demasiado irrelevante, al igual que a muchos arquitectos no les gusta la restauración, es muy pobre para su extraordinario ego.

En cuarto lugar, destacar la importancia de los cambios en el proyecto que van a permitir al ciudadano recorrer la muralla y barbacana almohade que separaban a la ciudad del Arenal; visitar dos naves a la altura del inicio de los pilares, casi once metros de altura, (la catedral civil de Sevilla junto con la Fábrica de Artillería cuya recuperación también sería fundamental para la ciudad) y encontrarse con la recreación de la fundición de artillería o con el S. XIX y principios del S.XX en sus pabellones y sala de armas. Todo un magnifico conjunto que puede ser fundamental en la celebración del V Centenario de la Vuelta al Mundo.

Por ello, aunque la noticia está apareciendo sin pena ni gloria en los medios de comunicación, aunque nadie haga loas del trabajo de tantos meses de duros, durísimos enfrentamientos y aunque nadie nos invitará a la inauguración de esas recuperadas Atarazanas de Sevilla, nos sentimos absolutamente satisfechos de nuestro trabajo y seguiremos en ello, porque lo que de verdad paraliza esta ciudad, lo que de verdad la hace mediocre, es el todo vale de algunos y el nada es posible de otros.

 

Jue

06

Abr

2017

ADEPA denuncia el abandono del Patrimonio del Ayuntamiento en los presupuestos del 2017 y el oscurantismo y arbitrariedad de estos PDF Imprimir E-mail

ADEPA denuncia el abandono del Patrimonio del Ayuntamiento en los presupuestos del 2017 y el oscurantismo y arbitrariedad de estos

No hay texto alternativo automático disponible.

La imagen puede contener: texto

 

Mar

28

Mar

2017

HAN TALADO DOS ÁRBOLES (II) PDF Imprimir E-mail

HAN TALADO DOS ÁRBOLES (II).

Como decíamos ayer, en la calle Fernán Caballero, 14, donde dos hermosas lápidas nos recuerdan que vivieron la magnífica escritora realista, Fernán Caballero y el conocido como “pintor de Sevilla” García Ramos, han talado el magnolio que ella sembró hace más de 140 años y el limonero que él sembró hace más de 100.

La historia de esta destrucción de la belleza fue así:

El 8 de octubre del 2015 el propietario de la casa, a sabiendas del valor y de la historia de estos árboles (creemos que en su momento le informamos, pero si no es así, era su obligación conocer el pasado de una posesión que, además de suya, es de todos los sevillanos) solicitaba permiso para la tala de ambos en una casa catalogada C por el Plan Especial de la Magdalena.

Infinitas veces hemos reclamado a la Gerencia de Urbanismo la modificación de las fichas patrimoniales porque son absolutamente insuficientes (repiten invariablemente lo que ya dicen las ordenanzas que hay que conservar, según la catalogación, y obvian referencias al valor de cerámicas, rejería, carpintería o arbolado) y, por tanto, de nada sirven. En el caso de la ficha de Fernán Caballero, 14, se cataloga a la casa como C, se cita que en ella vivieron Fernán Caballero y José García Ramos, pero nada se dice de lo que hay que conservar, nada de la historia de sus árboles, que el redactor absolutamente desconoce, e ignorantemente no pide ningún apoyo para la realización de la ficha a historiadores o vecinos, ni consulta bibliografía.

El 11 de diciembre del 2015, un Ingeniero Técnico Forestal del Servicio de Parques y Jardines se pasa por la casa y dice que no existen medidas especiales de protección del arbolado. Afirma que el magnolio que plantó Fernán Caballero tiene 140 cm de perímetro y está en buen estado. A pesar de que eso supone o debería suponer para un experto que el árbol ha de tener una gran antigüedad y que por lo tanto es un bien a conservar, el hombre considera que está deteriorando el pavimento (en la fotografía que se adjunta se puede ver el nulo valor de ese pavimento, ejecutado además, sin respetar el espacio del árbol) y por tanto aprueba la tala.

El servicio de licencias establece una tasa por la obra de 3360€, pero como la casa está muy bien protegida se le rebaja a 45€ la tasa. Esto se llama destruir con rebaja.

El expediente se manda a la Comisión Local de Patrimonio, esa que estos Grupos Municipales de derechas e izquierdas, tan progres todos ellos, la organizan de forma totalitaria, es decir los miembros son elegidos a dedo entre funcionarios y grupos de presión. Curiosamente, insistimos, ningún miembro de la izquierda o derecha sevillana han llevado al Pleno la modificación de este Órgano de participación ciudadana, importantísimo para la conservación del patrimonio, mientras eso sí, hablan de presupuestos participativos y  la demagogia que conllevan.

La Comisión Local, supuestamente defensora del Patrimonio, el 16 de febrero de 2016 aprueba la tala de los 3 árboles ubicados en el patio delantero, sustituyendo dos de ellos por nueva plantación de un limonero y un naranjo, así como la reposición de la “magnífica” solería del patio. Nadie en esa Comisión de Patrimonio tenía ni idea del valor histórico de esos árboles, nadie tiene la más mínima sensibilidad para buscar la relación entre esa casa y aquellos árboles.

Pero que se puede esperar si un Consejero de Cultura de la Junta de Andalucía dijo en su momento, con respecto a la Casa de Murillo, que si fueran a conservar todas las casas sevillanas relacionadas con algún gran personaje no habría bastante sitio en Sevilla.

En la licencia, en el punto octavo, se recuerda tajantemente al propietario que “está prohibida la publicidad que promueva, favorezca o fomente, el consumo de prostitución y la explotación sexual de las mujeres el mercado prostitucional y el turismo sexual” que a ver qué tiene que ver la pobre Fernán Caballero y García Ramos, los árboles que plantaron y la casa, con la meliflua estupidez de lo políticamente correcto.

El 23 de marzo de 2016 se otorgaba la licencia, dando un año para que se efectuara la destrucción de una reliquia de nuestro pasado.

Dentro de unos años surgirá la plañidera o plañidero de turno, aportando alguna fotografía y llorando por el pasado, seguramente se pondrá una lapidita y el libro será financiado por alguna empresa de renombre o el propio ayuntamiento, tras presentación pública, premio y fotografía en los periódicos.

Yo me atrevo a pedir desde aquí, seguro que sin éxito, que se obligue a replantar un magnolio, ya no será el de Fernán Caballero, pero al menos nos servirá para mantener viva la memoria.

Permítanme recordar el final de una bellísima película, “Esplendor en la Hierba”, que a alguno nos habla de esa trilogía sevillana con la que finalizábamos ayer: Belleza, Virtud y Verdad.

“Aunque mis ojos ya no puedan ver ese puro destello que en mi juventud me deslumbraba. Aunque ya nada pueda devolver la hora del esplendor en la hierba, de la gloria en las flores, no hay que afligirse, porquela bellezasiempresubsiste en el recuerdo”.

Eso es lo que poco a poco nos va quedando de Sevilla, la nostalgia, el problema es la generación de mis nietos y de sus hijos que ya ni siquiera tendrán el recuerdo.

No hay texto alternativo automático disponible.

 

No hay texto alternativo automático disponible.

No hay texto alternativo automático disponible.

 

 

 

Mar

28

Mar

2017

HAN TALADO DOS ARBOLES PDF Imprimir E-mail

HAN TALADO DOS ARBOLES

En la Calle Fernán Caballero 14, donde dos hermosas lápidas nos recuerdan que vivieron la magnífica escritora realista Fernán Caballero y el conocido como “pintor de Sevilla” García Ramos,  han talado el Magnolio que ella sembró hace más de 140 años y el limonero que él sembró hace mas de 100.

Hace algún tiempo publicamos el artículo que a continuación transcribimos:

Una lápida en el Cementerio de San Fernando: García Ramos

El día 2 de abril de 1912 moría el pintor José García y Ramos, interprete fidelísimo de nuestras costumbres populares según reza en la lápida que le dedicó la Real Academia de Bellas Artes y que está situada encima de la ventana de su casa que se asoma a la calle Fernán Caballero.
Tras esa ventana y por encima de la tapia, está el magnolio que otra artista, la escritora Fernán Caballero, plantó en el pequeño jardín qu
e sirvió de marco a las reuniones de la escritora anciana con sus pobres, de los que recogió coplas y cuentos populares que trasladó a sus escritos.
José García Ramos quiso habitar la casa donde la escritora murió poniendo una bellísima lápida en su recuerdo y convirtiendo en luz y color lo que ella había escrito.
El alma popular que Fernán Caballero había desentrañado cobró forma en la pintura de García Ramos.
A su muerte los artistas sevillanos, encabezados por los hermanos Álvarez Quintero, levantaron una preciosa glorieta en los Jardines de Murillo, los últimos años arreglada y nuevamente atacada por los "bárbaros".
Hoy los restos de José García Ramos yacen en el cementerio de San Fernando cerca de los de su hijo José García Aguilar. Su epitafio es un memorial de su amor por nuestra ciudad "quién en peregrinos lienzos perpetuó con diestros pinceles la luz y la gracia de su tierra natal. La Sevilla de sus amores"
La cancela que cierra su tumba, aparece oxidada y falta de mucho de los elementos. ¿Así paga Sevilla a los que la amaron? ¿Así cumplen las Instituciones sevillanas con el recuerdo de uno de los suyos?
Los que esto escriben, nos comprometemos a acabar con esta vergüenza.

Hoy hemos visto pagar, nuevamente, como paga Sevilla a los suyos, a los que la dignifican y dan personalidad a la ciudad. Ningún periódico lo ha escrito, ninguna periodista rescatadora de glorias eternas se ha dado cuenta, pero han talado los arboles que plantaron hace más de 140 años Fernán Caballero, el magnolio, y más de cien, García Ramos, el limonero, en su casa de Fernán Caballero 14.

La especulación fue achicando la casa, se puede ver en las fotografías que acompaña este artículo, pero los anteriores propietarios, cultos y amantes de la ciudad, supieron mantener los árboles que embellecían la calle y recordaban que somos, éramos, un pueblo culto. Que el espíritu sevillano lo componía aquella trilogía humanística de belleza, verdad y virtud.

Este articulo lo leerán muy pocos, no estamos hablando de ninguno de esos estrenos de una Semana Santa idolatrada por muchos. Única, al parecer, esencia y grandeza de esta ciudad. Poco les importa que las calles por las que pasan esas cofradías sean cada vez más impersonales y más cutres en una ciudad que más que barroca es estúpida.

Sevilla como el magnolio, como el limonero, la talan cada día una Comisión de Patrimonio de la Junta de Andalucía y una Concejalía de Parques y Jardines que ni entiende ni sabe, ni está para nada. Mientras los exegetas repiten una y otra vez en libros infumables las mismas cosas y el pueblo se extasía con el ripio Sevilla maravilla.

Para el que esto escribe ha muerto en estos días otro trozo del alma de Sevilla, lloremos por ello, en soledad, en el rincón donde la edad nos va dejando.

La imagen puede contener: 2 personas, exterior

 
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Próximo > Fin >>

JPAGE_CURRENT_OF_TOTAL
Informacion