promo

ADEPA - Asociación de Defensa del Patrimonio de Andalucía

Jue

11

Feb

2016

BÉCQUER Y EL PATRIMONIO SEVILLANO PDF Imprimir E-mail

BÉCQUER Y EL PATRIMONIO SEVILLANO

En 1862, Bécquer escribía la leyenda titulada “La venta de los gatos”.

Dice así en varios de sus párrafos: 

Como he dicho, transcurrieron muchos años después que abandoné a Sevilla, sin que olvidase del todo aquella tarde, cuyo recuerdo pasaba algunas veces por mi imaginación como una brisa bienhechora que refresca el ardor de la frente.

Cuando el azar me condujo de nuevo a la gran ciudad que con tanta razón es llamada reina de Andalucía una de las cosas que más llamaron mi atención fue el notable cambio verificado durante mi ausencia. Edificios, manzanas de casas y barrios enteros habían surgido al contacto mágico de la industria y el capital: por todas partes fábricas, jardines, posesiones de recreo, frondosas alamedas; pero, por desgracia, muchas venerables antiguallas habían desaparecido.

Visité nuevamente muchos soberbios edificios, llenos de recuerdos históricos y artísticos; torné a vagar y a perderme entre las mil y mil revueltas del curioso barrio de Santa Cruz; extrañé en el curso de mis paseos muchas cosas nuevas que se han levantado no sé cómo; eché de menos muchas cosas viejas que han desaparecido no sé por qué y, por último, me dirigí a la orilla del río. La orilla del río ha sido siempre en Sevilla, el lugar predilecto de mis excursiones.

 

El lector coincidirá con nosotros en que Bécquer hace aquí un manifiesto a favor de la conservación del Patrimonio sevillano. Con curiosidades que dejan a algunos excelsos conocedores de nuestra ciudad, considerantes de que el Barrio de Santa Cruz es un invento de Talavera Heredia, a la altura del betún, ya que Bécquer destaca como curioso barrio el de Santa Cruz cincuenta años antes del llamado invento. Los iletrados y fabulistas son mercancía común entre una parte de la auto proclamada intelectualidad sevillana.

El 15 de agosto de 1864, Bécquer se convertía en un típico pesebrista, elemento muy numeroso entre nuestros “pseudoprogres” de hoy.

Gustavo Adolfo era invitado como otros muchos periodistas al viaje inaugural del ferrocarril al norte. La crónica se publicará en el periódico El Contemporáneo con el título “Caso de ablativo”. Así comenta Bécquer sobre la Ciudad de Ávila:

Ávila, la de las calles oscuras, estrechas y torcidas, la de los balcones con guardapolvo, las esquinas con retablos y los aleros salientes. Allí está la población, hoy como en el siglo XVI, silenciosa y estancada.

Pero ya se acerca la hora. Unas tras otras, las ciudades, al despertar de su profundo letargo, comienzan por romper, al desperezarse, el cinturón de vetustas murallas que las oprimen. Ávila, como todas, romperá el estrecho cerco que la limita y se extenderá por la llanura como un río que sale de madre. Si hoy volviese santa Teresa al mundo, aún podría buscar su casa por entre las revueltas calles de su ciudad natal sin dudar ni extraviarse. Esperemos que, de hacerlo dentro de algunos años, le será preciso valerse de su cicerone.

El mismo autor que se dolía de las “venerables antiguallas desaparecidas” o de las “muchas cosas nuevas que se han levantado no sé como” desprecia la ciudad de Ávila y el valor extraordinario de sus murallas. Bécquer desprecia esa joya, actualmente Patrimonio de la humanidad, y que Santa Teresa aun pudiera, tres siglos más tarde localizar su casa. Se ha cumplido lo que profetizó: hoy necesitaríamos un cicerone para encontrarla.

El pesebrismo y una extraña valoración de lo nuevo frente a lo viejo, como si fueran contrapuestos e imposible de situar en espacios separados, lleva al gran poeta a una terrible contradicción que habla muy mal de su capacidad de comprender y valorar la herencia histórica.

Por aquellas mismas fechas, seguro que Bécquer hubiera aprobado lo que sucedió con las murallas de Sevilla, un Alcalde de derechas, García de Vinuesa, bien amparado por el capital, también de derechas decidía derribar puertas y murallas de la ciudad. A ello se opondrá un grupo de intelectuales entre los que se encontraban el arquitecto Balbino Marrón o Demetrio de los Ríos que en torno a la Comisión de Patrimonio (que ni por asomo se asemeja a la actual, feudo de la destrucción de Sevilla), a la Real Academia de Bellas Artes y a la Sociedad Económica de Amigos del País, lucharán por impedirlo, fracasando.

En 1868 llegarán al poder los gobiernos de izquierda de la Gloriosa y continuaran la magna obra destructiva, con el aplauso de los pesebristas de siempre, el capital y el silencio culpable de arquitectos como Juan Talavera que llevará a cabo el derribo de la Iglesia de San Miguel.

Nada nuevo bajo el sol, hoy igual que ayer los pesebristas ladran mientras unos pocos y las Reales Academias mantienen el sueño de respeto al Patrimonio y la posibilidad de compatibilizar lo nuevo y lo viejo respetándose uno a otro en distintos espacios, como distintos son también los tiempos.

 

Vie

29

Ene

2016

LAS ATARAZANAS, EL PERIODISMO Y LOS SEVILLANOS PDF Imprimir E-mail

Puede que me equivoque, pero la prensa de hoy es de libro para conocer la influencia de los grandes intereses económicos y a través de ellos, los políticos, en el tratamiento de la información por algunos columnistas.

Observen la página del Mundo de Carlos Mármol y su silencios, o la de Alberto García Reyes en ABC, frente a lo que ayer escribió Pilar García, o la fotografía en huecograbado con un Guillermo Vázquez Consuegra mandando. Igualmente, la de Ana Sánchez Ameneiro en Diario de Sevilla, que ayer silenciaba lo que se hablaba en las Mesas Redondas de la Real Academia Sevillana de Buenas Letras, mientras Manuel Ruesga, sólo destaca de dichas Mesas, la intervención del Secretario del Ayuntamiento. Para finalizar con el titular del Correo de Andalucía "la intervención es reversible al 100%".

Silencio, sobre el salón de la Real Academia Sevillana de Buenas Letras repleto de público. Silencio, sobre las opiniones de los partidos políticos y sus críticas a la Junta de Andalucía, al Delegado de Urbanismo y a la actitud del señor Vázquez Consuegra en su reunión con ellos. Silencio a que la Real Academia de Bellas Artes se haya pronunciado contra el proyecto, a que la Real Academia San Fernando de Madrid lo esté estudiando, como Icomos. Olvidan, que una parte de Sevilla está mirando de frente y de pie, no de rodillas, al poder económico y al político. Enfrentarse o intentar manipular la opinión pública, termina costando el puesto al político y el prestigio al periodista.

Joaquín Egea López

1elmundo 2abcdesevilla-portada  3abcdesevillafalta inversion

4diario de sevilla-alcazar 5diaria de sevilla-ayuntamiento 6el correo de andalucia

 

Jue

28

Ene

2016

LAS GRANDES ENTIDADES CULTURALES ESPAÑOLAS Y SEVILLANAS PREOCUPADAS POR EL PROYECTO DE LAS ATARAZANAS. PDF Imprimir E-mail

La actual directiva el Colegio de Arquitectos, toma partido por uno sólo de sus miembros, el Sr. Vázquez Consuegra frente a otros de sus socios (Rafael Manzano, Fernando Mendoza, Antonio Barrionuevo o José García Tapial), algunos de ellos, miembros de la comisión de Defensa del Patrimonio del propio Colegio de Arquitectos que, desgraciadamente, nunca ha llegado a convocarse por el Presidente.
La entidad, que como mínimo debería haberse mantenido al margen o haber propiciado el debate, toma partido sin más por el arquitecto estrella.

2VAQUEZ CONSUEGRA

 

Jue

28

Ene

2016

LAS GRANDES ENTIDADES CULTURALES ESPAÑOLAS Y SEVILLANAS PREOCUPADAS POR EL PROYECTO DE LAS ATARAZANAS. PDF Imprimir E-mail

La Real Academia de Bellas Artes se pronuncia en contra del proyecto de comercialización de las Atarazanas de Vázquez Consuegra, la Junta y la Delegación de Urbanismo. Por su parte, la Real Academia de San Fernando de Madrid encarga a D. Rafael Manzano un informe sobre el proyecto de las Atarazanas. D. Víctor Fernández Salinas de ICOMOS, hará lo mismo para esta entidad internacional.

proyecto atarazanas1

 

Jue

28

Ene

2016

VÁZQUEZ CONSUEGRA, A LA DEFENSIVA, SE REÚNE CON LOS PARTIDOS POLÍTICOS. PDF Imprimir E-mail

La Delegación de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla, ante la que se ha venido encima con su aprobación del proyecto de las Atarazanas, ha decidido reunir a la oposición con Vázquez Consuegra, mientras que deniega, en igualdad de trato, lo mismo a los arquitectos e ingenieros miembros del Consejo de Adepa. ¿Cuántos años nos llevan manipulando los poderes fácticos que controlan el urbanismo sevillano?

 

correo atarazanas

 

Jue

28

Ene

2016

LOS PARTIDOS POLÍTICOS DE LA OPOSICIÓN LLEVAN AL PLENO DEL VIERNES LAS ATARAZANAS. PDF Imprimir E-mail

El proyecto de las Atarazanas adolece de participación democrática. Frente al oscurantismo y autoritarismo, la oposición quiere sacar a la luz pública el proyecto para que la ciudadanía lo conozca y debata sobre él. De una vez por todas, hay que poner fin al urbanismo especulativo y oscurantista.

 

Proyecto Atarazanas 2

 

Jue

28

Ene

2016

SEVILLA DESPIERTA PDF Imprimir E-mail

El magnífico salón de actos de la Real Academia Sevillana de Buenas Letras rebosaba de un público participativo y preocupado por el futuro de las Atarazanas. Aunque algunos crean que la ciudad duerme, cuando se hace democracia, despierta. 

Esta tarde, última jornada de mesas redondas con los grupos políticos del Ayuntamiento y el trasfondo jurídico.

Au4Msl4zxO9Ev-LJGzhNqO85x9WIcTITzRs8yiFhG4ZR

 

Mar

19

Ene

2016

EL PANTEÓN DE SEVILLANOS ILUSTRES EN SUS MORADORES PDF Imprimir E-mail

 

EL PANTEÓN DE SEVILLANOS ILUSTRES EN SUS MORADORES

 

Las figuras de Arias Montano y Felipe II no han tenido mucha suerte en la historia.

 

Felipe II representa para algunos el oscurantismo, la inquisición, algún iletrado diría el fascismo con la anacronía que suelen utilizar los hijos de la Logse, a ello contribuyó la leyenda negra tejida por franceses e ingleses, que hablan del asesinato de su heredero por los amores incestuosos con su madrastra, del Rey comiendo mientras asiste a la quema de herejes o de los amores secretos con la Princesa tuerta, la Éboli, como refleja Verdi en su ópera Don Carlos. Completa el cuadro, el Rey con el féretro junto a su cama aguardando la muerte. Para colmo, frente a la figura de su padre mujeriego y guerrero, él aparece como un desconfiado burócrata.

 

Benito Arias Montano, que yace en nuestro Panteón de Sevillanos Ilustres es tan desconocido para sus conciudadanos como el propio Panteón. Cuán estudiado sería en las escuelas y universidades de otros países donde la historia no es una asignatura que sólo sirve para sacar el lado oscuro del pasado y los que la imparten, en muchos casos, parecen contertulios de Sálvame.

 

Arias Montano es uno de los más grandes humanistas españoles y universales. Como tal, va a participar en el Concilio de Trento donde se definiría el Dogma Católico frente a los Protestantes.

 

En 1568, Felipe II le pide consejo sobre la redacción en los Países Bajos de una Biblia poliglota, ¡cuál no sería la fama de este hombre que había estudiado en Sevilla y luego en la Universidad de Alcalá de Henares, la fundada por Cisneros, medicina, filología, matemáticas, etc!. Antes había acompañado al Rey a su boda con la Reina de Inglaterra, María Tudor, donde comienza la relación con el monarca.

 

Durante su estancia en Amberes, Benito Arias Montano se relaciona con los sabios allí instalados como Lucius, botánico con el cual se intercambiará noticias y semillas. Arias Montano le enviará la obra de Nicolás Monardes, el que tuvo su huerto en la Calle Sierpes, que la traducirá al latín.

 

Igualmente, se relacionará con él matemático Ortelius o el geógrafo Mercator creador de uno de los mapas más interesantes del Renacimiento.

 

A Amberes, le llegará noticias de las maniobras que está haciendo un profesor de la Universidad de Salamanca, León de Castro, que acusa ante la Inquisición tanto al gran Fray Luis de León, el asceta de la Vida Retirada, como a su amigo Arias Montano de extender ideas contrarias a la pureza religiosa. Pero la sombra de Felipe II protege a Don Benito, es más, el Rey le encarga la creación de la Biblioteca del Escorial, la más importante de la historia desde aquella perdida y destruida en Alejandría, cuando Roma dominaba el mundo.

 

Arias Montano aportó a la Biblioteca no sólo su saber, sino libros, mapas e instrumentos matemáticos y astronómicos que había adquirido por toda Europa.

 

En torno a nuestro sabio se reúnen en el Escorial, científicos como los sevillanos Simón de Tovar y Francisco Sánchez de Oropesa que mantendrán permanente contacto con sus homónimos  de los Países Bajos, tanto católicos como protestantes, lo que desmonta la idea de una España fanática, encerrada en sí misma y lejos del humanismo europeo.

 

Los últimos diez años de su vida, Arias Montano, decide retirarse a la Peña que lleva su nombre en Aracena donde hace realidad el poema a la Vida Retirada de su amigo Fray Luis de León. Allí recibirá la visita del Rey Felipe II, que marcha para Portugal a fin de hacer posible el sueño que aun algunos mantenemos de la Unidad Ibérica.

 

Felipe II no irá allí a cazar osos, ni jabalís, ni nada parecido, va a conversar con el sabio sevillano, para luego alojarse en otro punto mágico: el Convento de los Capuchos en Sintra, Portugal, pobre residencia para el extraordinario humanista y Rey que fue Felipe II.

 

En 1598, la muerte se llevará a ambos. Felipe II yacerá en el Escorial, Benito Arias Montano en el Convento de Santiago de la Espada, entre las calles San Vicente y Guadalquivir.

 

Las tropas napoleónicas, las que según los ilustrados, que tanto admiran algunos, nos iban a traer la luz frente a la oscuridad, destrozaron la tumba y aventaron sus cenizas ambas le traían recuerdos de la grandeza cultural y política de un país al que Europa imitaba en su vestimenta, en sus personajes literarios y utilizaba su lengua en diplomacia, además de haber acabado con la soberbia francesa  en la gloriosa jornada de San Quintín.

 

“Rebus sic stantibus”

 

 

 

 

 

 

 
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Próximo > Fin >>

JPAGE_CURRENT_OF_TOTAL
Informacion