promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Lun

01

Sep

2008

UN PROYECTO RODEADO DE POLÉMICA PDF Imprimir E-mail

Un proyecto rodeado de polémica

8-8-2008 03:21:11
ABC  Sobre estas líneas, una imagen del proyecto de la futura biblioteca de la Universidad del Prado
ABC Sobre estas líneas, una imagen del proyecto de la futura biblioteca de la Universidad del Prado

POR ABC

Durante años, el Prado de San Sebastián fue un gran solar baldío de contenidos que solamente fue útil para el aparcamiento de coches. Más tarde, tras su ajardinamiento, concluido en 1997 con el Gobierno de la popular Soledad Becerril pasó a despertar el interés de numerosos proyectos, como el de esta biblioteca universitaria, que desde que se anunciara ha sido objeto de protestas y ha estado sumido en la polémica. A pesar de todo, las obras han comenzado inexorablemente para acabar prácticamente con los jardines.

Después se convocó un concurso por la Hispalense para construirla, en el que quedaron finalistas los arquitectos Antonio Cruz Villalón, Guillermo Vázquez Consuegra, Dominique Perrault, la Office Metropolitan Architecture (OMA) y Zaha Hadid. Fue ésta última la ganadora.

Arquitecta de origen iraquí afincada en Londres, Hadid, de la corriente del deconstructivismo. que muchos críticos ven como un mero ejercicio formal con poco significado social, presentó su «proyecto de vanguardia», «como una escultura de una barra esculpida».

Las previsiones de enero de 2007 apuntaban a que el edificio costaría 12 millones de euros y que estaría abierto en 2009.

Inmediatamente saltó la chispa. La construcción suponía la tala masiva de árboles; con ella, la Universidad se haría con todo el jardín del Prado como Campus, por no hablar de la sospecha de la Asociación de Vecinos Huerta de la Salud, que también apuntaba claves ocultas, como las plusvalías generadas con el convenio entre la Universidad y el Ayuntamiento, que cedió el terreno. Quedaban, además, tirados a la basura los 3,4 millones de euros concedidos por la UE para el jardín. Y encima es la UE quien va a financiar la construcción del nuevo edificio.

Las movilizaciones de los vecinos se han sucedido sin resultado. Las alegaciones cayeron en saco roto, a pesar incluso de que, según los vecinos de Huerta de la Salud, técnicos de Urbanismo se mostraban de acuerdo en que debía buscarse otra ubicación para un edificio que hurtaba terrenos de uso público a los sevillanos, en lo que algunos calificaron de «gran operación de especulación inmobiliaria».

La hemeroteca da cuenta del recorrido de los vecinos en contra de un edificio que, si bien supone una ventaja y un alivio para los universitarios, significa pérdida de espacio y de la vegetación de uno de los pulmones verdes de la ciudad.

El alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, ha hecho caso omiso a las más de cincuenta asociaciones que se unieron contra el «arboricidio». Desaparecerán 102 árboles, 25 palmeras y 41 arbustos que, según el Ayuntamiento, serán trasplantados, aunque precisamente por las fechas en las que estamos muchos de ellos morirán sin remedio, además de ser una tarea difícil y costosa.

A finales del pasado año sólo quedaba esperar que una sentencia judicial impidiera que se construyera la biblioteca. Los vecinos seguían llevando sus protestas al Pleno del Ayuntamiento y anunciaban que irían a los tribunales. Entrado 2008, incluso se presentó en una manifestación la propia Soledad Becerril para defender aquellos jardines construidos durante su mandato.

Eran los penúltimos cartuchos para intentar frenar ese edificio de forma irregular, con una altura de 25 metros, y revestido de piedra que va a ocupar 8.000 metros cuadrados, pese a que están sin resolver siete demandas contencioso-administrativas presentadas en 2006 y queda también pendiente un recurso pidiendo la suspensión cautelar de la licencia de obras. Había confianza en que se esperara al fallo judicial. También la Unión Europea registró en junio la denuncia contra la biblioteca.

Entre acusaciones de actuar con «alevosía», poco más de dos años y medio después de que se adjudicara el proyecto a Zaha Hadid, la Hispalense, enarbolando la licencia de obras de Urbanismo, ha puesto manos a la obra para levantar la biblioteca.

 
Informacion