promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Lun

01

Sep

2008

DIEZ AÑOS DE RETRASO Y UN AÑO DE PARON EN LA CONSTRUCCIÓN DEL ACUARIO DEL PUERTO PDF Imprimir E-mail
Diez años de retraso y un año de «parón» en la construcción del Acuario del Puerto
Estado en el que se encuentran las obras en estos días, cuatro meses antes de la fecha de su inauguración
Publicado Sábado, 09-08-08 a las 08:06
Hay un viejo refrán que dice: «las cosas de palacio van despacio», algo que, al parecer, se han tomado muy en serio en el Ayuntamiento hispalense cuyas obras, habitualmente, se retrasan durante años empujando al olvido el interés y la ilusión de los ciudadanos.
En 1997 se presentó un proyecto de mejora de la orilla izquierda del Guadalquivir en el que, entre césped, zonas peatonales, arboleda y otro lugares de encanto se habló de un acuario de grandes dimensiones, Acuario Nuevo Mundo, en el que en varios tanques se recogerían todo tipo de especies marinas, e incluso se reproduciría un trozo de la selva amazónica en la que exóticos anfibios y reptiles con nombres impronunciables, darían vida al lugar, un espacio turístico en el que se esperaban más de un millón de visitas anuales. Tras variados problemas con las concesiones, negativas de la Junta por «cuestiones estéticas» a utilizar el Muelle de las Delicias como sede del oceanario etc, han pasado 10 años desde aquel primer «contacto» con el mundo marino de las Delicias y las obras se encuentran completamente paradas: ladrillos vistos y hormigón.
En un principio tanto el Ayuntamiento como el director de la promotora, Ricardo Pichardo, preveían abril de 2007 como fecha de apertura del lugar. Posteriormente, se habló de junio de 2007 convirtiéndose la fecha final en diciembre de 2008. Sin embargo, hasta el momento, nada se sabe de quién retomará las obras ya que en junio, cumplida la prórroga de seis meses que pidió la promotora por problemas económicos y la necesidad de ayudas de la Junta y el Estado, que según adelantó Pichardo, en mayo de 2007 no habían llegado, la Autoridad Portuaria advirtió que no concedería más prórrogas retirándoles finalmente las mismas.
Actualmente y desde finales del pasado año, se encuentra la estructura del «esqueleto» de hormigón, habiéndose alcanzado, al menos, uno de los hitos de construcción dentro del proceso de habilitación de estas instalaciones. Aunque muy lejano queda aún «el barco» que pretendía ser, ya que todavía no se han instalado totalmente las estructuras metálicas de la cubierta, pieza clave para que la silueta tenga ya esa forma.También han sido terminados los trabajos de albañilería así como los de instalaciones, que engloban tareas de fontanería y saneamiento, principalmente. Así como los trabajos de adecuación para la impermeabilización de los tanques, ya que se dispone de los huecos necesarios para aquellas peceras que están constituidas exclusivamente por acrílicos.
También cuenta ya el acuario con aquellos tanques formados por hormigón como son el que albergará las especies del río Guadalquivir, el tanque central u oceanario y el tanque circular de corales. Y el hormigonado del islote de tanque central que estará unido al túnel de cristal que atravesará los 2.100.000 litros de agua y los diez metros de altura que conforman este oceanario, más conocido como tanque de tiburones. Asimismo, ya está finalizado el graderío del auditorio compuesto de 248 plazas .
Atractivo turístico
El acuario, cuya inauguración estaba prevista para finales de este año, es el centro del proyecto que se está acometiendo en la parte del Puerto de Sevilla más cercana al casco urbano de la ciudad, el Muelle de las Delicias, colindante con el Jardín de las Delicias.
Un proyecto que pretendía recrear la ruta de Magallanes y Juan Sebastián Elcano y mostraría algunos de los mares y especies exóticas que ambos exploradores conocieron.
Un gran número de atracciones y zonas expositivas que acogerían a más de 400 especies procedentes del Atlántico y el Caribe, así como del Guadalquivir y el Mediterráneo, con una población marina total entre 10.000 y 15.000 ejemplares. Una inversión de 10,55 millones de euros para edificar un acuario con 60 peceras.
Ya en 2000, cuando finalmente se dio luz al proyecto, la firma británica, Deep Sea Leisure, encargada de este espacio y dueña de atracciones similares en diversos países del mapa internacional, confirmó que el acuario sevillano, además de una importante trascendencia económica, significaría un «seguro» para la tercera pernoctación de los turistas en Sevilla. Además, presentó diversos acuerdos de colaboración con países extranjeros para el estudio de las especies en peligro de extinción y otras autóctonas de la zona. Acuerdos con agencias de viaje, colegios de toda la provincia, etc.
De otro lado, se planteó este oceanario como un centro de estudio y desarrollo del entorno marino que daría pie a convenios de colaboración con universidades, colegios, piscifactorías y todas aquellas actuaciones encaminadas a la investigación de las especies marinas, algo que incrementaría la cifra turística de la capital hispalense y sería un importante reflejo de la ciudad a nivel internacional.
Los problemas presupuestarios que la promotora alegó en junio de este año como motivo del paro de las obras, que impedía la compra del tanque de agua y de las especies, parece ser, junto con la falta de ayuda recibida por la Junta de Andalucía y el Estado, responsable de que cuatro meses antes de la última fecha dada para su inauguración, el acuario, además de no haber sido finalizado, se encuentre «abandonado» sin ni siquiera contar con una constructora que se encargue de su culminación, siendo el lugar en estos momentos un reguero de jaramagos y restos de materiales en lugar del «viaje oceánico» que se preveía.
 
Informacion