promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Lun

13

Ene

2014

PROTECCIÓN DEL PATRIMONIO: SEÑALES DE TRAFICO, CABLES Y VELADORES CONTAMINAN EL ENTORNO DE LA CATEDRAL PDF Imprimir E-mail

ABC SEVILLA / 12/1/2014

STELLA BENOT

La protección de un monumento tan importante como la Catedral no se centra sólo en la conservación de sus piedras, pinturas o vidrieras sino que afecta a todo lo que hay a su alrededor. Y mucho más en Sevilla que tiene uno de los centros históricos más grandes de Europa y, además, repleto de edificios monumentales y de gran valor histórico. Por eso, el Plan Especial de Protección de la Catedral que se está terminando de tramitar en el Ayuntamiento incluye un plan de descontaminación visual en el que se detallan todos y cada uno de los objetos que deben eliminarse de manera paulatina y con inversión pública y privada para reducir sus efectos negativos.

 

Los técnicos de Urbanismo han detectado hasta dieciséis tipos de elementos distintos que afectan gravemente a esta zona. Se trata de cables aéreos y en las fachadas de los suministros eléctricos y las demás redes de distribución; contadores eléctricos; antenas; chimeneas de ventilación; redes de distribución de servicios; aparatos de aire acondicionado situados en las fachadas; publicidad y cartelería en las fachadas; toldos de cubrición de andamios y toldos publicitarios que rompen la composición de los edificios y la imagen de la calle; así como rótulos de locales comerciales que, por su forma, tamaño o color, desentonan con el espacio público donde se ubican porque se sitúan de manera perpendicular a los edificios.

Pero no toda la contaminación está causada por los suministros de los servicios a los edificios de viviendas o de hostelería. Los expertos que han elaborado este plan también han detectado una alta contaminación debida al mobiliario urbano como kioscos, farolas, cabinas de teléfono, buzones, papeleras, contenedores o incluso juegos infantiles inapropiados que, por su ubicación impiden la contemplación de los inmuebles protegidos. Las señales de tráfico prescindibles o repetitivas añaden elementos de distorsión a esta zona.

Un capítulo aparte merecen los veladores y los elementos de venta de souvenirs, que prácticamente copan las calles y plazas más pequeñas, algunas de ellas intransitables por la inadecuada ubicación de aparcamientos de coches, motos o bicicletas.

Por eso, los técnicos de Urbanismo recomiendan expresamente que se modifique la nueva ordenanza de veladores que ahora sólo prohibe la instalación de elementos de sombra en las fachadas de los edificios catalogados A y B con el objetivo de hacer extensiva esta prohibición en determinados espacios protegidos dentro del Conjunto Histórico y se tenga en cuenta a la hora de su autorización que generan una importante contaminación visual.

Uno de los elementos que más adultera esta zona protegida son las instalaciones de los suministros básicos, que están presentes en todo el entorno de la Catedral, independientemente que sean de uso turístico, comercial o residencial. El cableado de las fachadas es generalizado en todo el sector, acomodándose en muchos casos a las cornisas de los edificios, donde hay muchos puntos conflictivos sobre todo en las edificaciones monumentales. Por eso, la propuesta de este plan de protección es que todos los cables actualmente visibles sean enterrados, mientras que los de nueva instalación se coloquen en las cubiertas de los edificios. También prohibe que los contadores o los registros de luz y agua estén situados en las fachadas exteriores, estableciendo la obligatoriedad de que todos estén en el interior de los edificios.

Las antenas se tendrán que situar en los puntos más ocultos de los edificios de manera que no sean visibles desde el exterior y todo su cableado también tendrá que estar enterrado. Las individuales serán sustituidas por colectivas.

Como medida general, también se eliminarán los aparcamientos en superficies en todo el Conjunto Histórico, con la excepción de los estacionamientos que hay en la Plaza Nueva tanto para vehículos como para bicicletas y motos, ya que su actual ubicación no impide la visión de los edificios monumentales.

 
Informacion