promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Lun

01

Sep

2008

UNAS OBRAS DAÑAN LA IGLESIA DEL HOSPITAL DE LAS CINCO LLAGAS, SEDE DEL PARLAMENTO ANDALUZ PDF Imprimir E-mail
Han machacado a martillo cornisas y molduras que afectan a las dos portadas laterales del templo renacentista para evitar desprendimientos en la piedra
Publicado Lunes, 04-08-08 a las 07:28
Dentro del antiguo Hospital de las Cinco Llagas se esconde, exenta, una iglesia que es obra maestra de la arquitectura renacentista hispana del siglo XVI, construcción insólita en Sevilla, diseñada por Hernán Ruiz en 1558. Templo de líneas limpias y precisas que fue restaurado y adaptado para salón de plenos del Parlamento de Andalucía por los arquitectos Alfonso Jiménez Martín y Pedro Rodríguez Pérez. La intervención se realizó en las décadas de 1980 y 1990 del siglo pasado, respetando la fábrica original de piedra, en la que se practicaron algunas reposiciones necesarias de pequeños elementos fracturados o incompletos. Y así, con las aristas bien perfiladas, se ha conservado esta genialidad de manera íntegra hasta hace aproximadamente un año y medio, cuando dicen que llegaron los martillos y las machotas a picar la piedra.
Por muy inconcebible que parezca, el aspecto actual del exterior del templo es distinto al que ofrecía antes de este extraño hecho. Sus cornisas y molduras horizontales aparecen machacadas y trituradas a base de golpes hasta la deformación. Las rectas se han quebrado con multitud de bocados desiguales en zonas tan significativas como las dos portadas laterales. La apariencia de estas molduras nada tiene que ver con la que genera la erosión lenta y equilibrada del tiempo.
Los muros han perdido de golpe el dibujo que trazó el autor del campanario de la Giralda: han desaparecido de forma tosca detalles y motivos originales ya irrecuperables que decoraban las elegantes molduras de cuarto bocel. Era un encaje en piedra a base de ovas entrelazadas el que rodeaba esta iglesia de planta rectangular: una filigrana exquisita
Y eso que por su significación y enclave, la iglesia del Hospital de las Cinco Llagas parecía estar bien protegida entre los espesos muros del hospital que fundó Catalina de Ribera, el más extenso de los construidos en la España del siglo XVI después de El Escorial.
Testigos presenciales vieron con sorpresa cómo llegaron de pronto unos operarios que montaron sobre la marcha andamios sin lonas protectoras. Y se liaron a darle martillazos a las cornisas. Los fragmentos iban cayendo al suelo y algunos parlamentarios y personas que por allí pasaban tenían que retirarse de la fachada. Fueron varios días o quizás semanas de martilleo. Todo fue rápido, espontáneo y natural. Y la cosa pasó desapercibida. Transcurrió el tiempo y alguien sensible a la cultura miró esos muros con la mente más centrada en el edificio que en la política y reparó en los daños. No entendió nada.
Mantenimiento
La respuesta oficial ante lo que parece un atentado al patrimonio es escueta desde el servicio de mantenimiento del edificio: «Son obras mínimas y normales para evitar desprendimientos, y no han afectado para nada a la iglesia».
Nadie sabe explicar lo ocurrido. ABC ha hablado con Antonio Garrido Moraga, parlamentario andaluz por Málaga, que lleva los temas culturales del PP, y ex director del Instituto Cervantes de Nueva York. Ha prometido recabar toda la información a la Consejería de Cultura y a la Presidencia del Parlamento, y «si se comprobara —dice— que se ha perjudicado en algo a este monumento, la responsabilidad política es tremenda», pues, según explica, se trata de «un edificio del siglo XVI de gran valor artístico y también simbólico, porque es el Parlamento».
 
Informacion