promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Mar

28

Ene

2014

ALONSO FRENA SU PLAN DE LAS ATARAZANAS POR FALTA DE DINERO PARA MANTENERLAS PDF Imprimir E-mail

ABC SEVILLA / 27/1/2014

JESÚS ÁLVAREZ

La Junta de Andalucía, con grandes problemas de liquidez, sigue dándole largas a las Atarazanas, una « patata caliente » que l a Caixa l e quitó en 2008 a Rosa Torres, entonces consejera de Cultura, para hacer allí su tercer gran Caixa Forum, después del de Barcelona y Madrid, y que «devolvió» a finales de 2012 a Luciano Alonso, tras el agravamiento de la crisis financiera y la absorción por la entidad catalana de Cajasol, y con ella, de la Torre Pelli, donde se instalará finalmente la prestigiosa franquicia cultural.


Esta decisión de la Caixa, precedida por la exigencia de la Gerencia Municipal de Urbanismo de un plan especial para el monumento, de casi 7.000 metros cuadrados de extensión, colocó de nuevo a este impresionante edificio, situado en pleno casco histórico de la ciudad, en la casilla de salida de la que lo sacó la Junta en 2008, después de varios años de negociaciones y cuando apenas disponía de dinero para mantenerlo. Cinco años después la situación económica de la Administración andaluza no sólo no ha mejorado sino que ha empeorado sensiblemente, y aumentado, casi en la misma proporción, la factura política y económica de tener cerrado y sin uso este espectacular pero costoso monumento.
Tal vez eso explique, aparte del incumplimiento contractual por parte de la Caixa, que firmó una concesión del edificio por 75 años que abandonó a los 4, el frenazo dado al proyecto que la Junta se comprometió a presentar antes de que acabara 2013 y que la entidad catalana financiaría con 10 millones de euros, una especie de « indemnización» que el Gobierno arrancó de los dirigentes de la Caixa por no hacer el Caixa Forum donde decía que lo iba a hacer y a cambio de que el asunto no acabara en los tribunales.
«En breve»
Durante estos últimos meses el consejero de Cultura ha venido afirmando, cada vez que se le preguntaba por su proyecto para las Atarazanas, que «está muy avanzado y se presentará a los sevillanos en breve plazo » , pero han ido transcurriendo los meses sin que se presentara ni se diera ningún detalle acerca de él. Ni siquiera al Ayuntamiento, con el que debe consensuar el nuevo uso para que la entidad catalana ponga los 10 millones.
Aunque Luciano Alonso cambiara su discurso oficial el pasado jueves y dijera, cuando se le preguntó por enésima vez qué pasa con las Atarazanas, que «se ha presentado una propuesta a la Caixa y la Fundación Cajasol y estoy esperando su respuesta» (añadiendo incluso que «ya tarda demasiado»), lo cierto es que la Junta se ha limitado durante 2013 a ganar tiempo (o perderlo), realizando únicamente algunos trámites jurídicos para instrumentar la nueva concesión del edificio, que preveía originariamente albergar en su interior un museo de arte contemporáneo.
¿Por qué no presenta la Junta de una vez el proyecto, como había anunciado en marzo del pasado año, si la Caixa sigue comprometida en financiarlo con 10 millones de euros? Fuentes de la Consejería de Cultura se remiten a lo dicho el jueves por el consejero, pero la falta de fondos podría explicar esta maniobra dilatoria. A esos 10 millones de euros habría que sumar una aportación de la Junta y otra del Ayuntamiento al nuevo uso del edificio, y Alonso no tiene partida de donde sacarlo, a lo que habría que añadir los elevados costes de mantenimiento de este inmueble, una vez abierto, con gastos de personal, electricidad, etcétera.
¿Y si se lo quedara la Caixa y lo mantuviera la Caixa? Esa es otra pregunta sin respuesta en este momento, pero que explicaría en parte que hasta ahora solo se hayan tocado cuestiones jurídicas relativas al nuevo uso y a la concesión. A la Junta le saldría redonda la operación, si lo lograra. A coste cero. Que es lo que quiere Alonso.

 
Informacion