promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Lun

10

Feb

2014

SACYR RECLAMA EN LOS TRIBUNALES 36 MILLONES A URBANISMO POR LAS "SETAS" PDF Imprimir E-mail

EL MUNDO / 10/2/2014

FRANCISCO JAVIER RECIO

La compañía Sacyr, constructora y adjudicataria durante 40 años del complejo Metropol Parasol, ha llevado al Ayuntamiento de Sevilla ante los tribunales. Le acusa de incumplir el contrato firmado entre ambas partes durante el segundo mandato de Alfredo Sánchez Monteseirín (PSOE) y le reclama una indemnización próxima a los 36 millones de euros.

 

La constructora persigue desde hace casi dos años romper el compromiso que le vincula con el Metropol Parasol, presentado en su día como el 'Guggenheim sevillano' pero que la realidad ha acabado convirtiendo en un gigante ruinoso. Sacyr, que aduce enormes pérdidas de explotación, pidió en abril de 2012 al Ayuntamiento la rescisión del contrato. La respuesta municipal fue negativa.

A lo largo del último año, ambas partes han mantenido abierta una vía de negociación que finalmente ha quedado rota. Como consecuencia de ello, Sacyr ha optado por llevar su reclamación ante los tribunales.

Sacyr tomó conciencia de que las 'setas' de la Encarnación son un negocio ruinoso apenas pasado un año desde su inauguración, y culpa de esta circunstancia al Ayuntamiento de Sevilla, al que acusa de incumplir las obligaciones estipuladas en el contrato. La intención de Sacyr no ha sido en ningún momento renegociar este contrato ni mejorar sus condiciones, sino liquidarlo, según fuentes municipales.

La compañía constructora, que en este momento mantiene paralizadas las obras del canal de Panamá alegando problemas de sobrecoste, acusa al Ayuntamiento de incumplir varias estipulaciones del contrato, entre ellas la relativa a la entrega del inmueble de Encarnación número 24 como parte del pago de las obras. El gobierno de Zoido entregó el edificio a Sacyr el pasado enero, pero ambos mantienen diferencias sobre el canon que debía pagar el Ayuntamiento por cada mes que siguiera haciendo uso del edificio.

Además, la constructora culpa al Ayuntamiento de las pérdidas ocasionadas por el acceso gratuito a los sevillanos al mirador del complejo, cuyo canon, asumido por Alfredo Sánchez Monteseirín, se ha negado a pagar el gobierno de Zoido.

También le reclama una repercusión de costes de explotación a los placeros del mercado menor de lo pactado, y un retraso de diez meses en el pago de la última certificación de obra (11,6 millones de euros abonados el 10 de febrero de 2012). Por estos incumplimientos, así como la inversión no amortizada hasta el 31 de enero de 2012 y el lucro cesante hasta la misma fecha, Sacyr reclama al gobierno municipal de Juan Ignacio Zoido (PP) una cifra cercana a los 36 millones.

Urbanismo no está dispuesto a pagar esa cantidad ni a dejar que Sacyr se desvincule de las 'setas'. La Gerencia esgrime un informe jurídico que sostiene que no se da ninguno de los supuestos de resolución de contrato previstos en el Texto Refundido de la Ley de Contratos de las Administraciones Públicas, pues, según los juristas que lo firman, «no se acredita, ni siquiera, la supresión de la explotación, ni la imposibilidad» de la misma.

En torno a las reclamaciones económicas de la constructora, Urbanismo entiende que con los dos modificados que se produjeron en el proyecto inicial de las 'setas', Sacyr obtuvo el «beneficio correspondiente a dos obras que no estaban contempladas en la licitación» que se les adjudicaron y por las que ingresó casi 39 millones de euros, una cantidad «no esperada ni contemplada en su plan económico financiero».

Urbanismo abrió en diciembre de 2012 un expediente de reequilibrio económico-financiero de la concesión, pero advirtió de que los datos que aporta la empresa para reclamar los 36 millones en pérdidas «son claramente contradictorios».

El presupuesto inicial del Metropol Parasol, por el que se adjudicó a Sacyr, ascendía a 51,2 millones. De esa cantidad, el Ayuntamiento se comprometió a entregar 25 millones en efectivo, mientras que el resto se compensaría mediante la explotación de las zonas comerciales del complejo durante 40 años. Pero el presupuesto experimentó dos modificaciones al alza. La primera, de 8,5 millones; la segunda, de 29,5 millones, lo que eleva la cifra oficial hasta los 89,6 millones. Es decir, un 50,1% más que lo inicialmente previsto.

 
Informacion