promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Mie

12

Feb

2014

SETAS A LA PANAMEÑA PDF Imprimir E-mail

ABC SEVILLA / 12/2/2014

STELLA BENOT

La empresa Sacyr, la que construyó las setas y que tiene su derecho de explotación durante 40 años, ha vuelto a hacer cuentas y estima que le faltan 36 millones de euros, los cuales reclama al Ayuntamiento. Los argumentos son variados aunque el principal es que la explotación de esta enorme estructura es ruinosa y no cubre las expectativas que tenía cuando firmó el contrato con el anterior Gobierno municipal.


La petición de Sacyr no es nueva pero ahora ha dado un paso más y ha dicho que reclamará esta cantidad en los tribunales a la Gerencia de Urbanismo... mientras negocia con sus responsables una salida airosa ante este problema. Porque lo que más teme esta empresa, precisamente ahora, es dirimir estas diferencias delante de un juez. Los responsables de Sacyr son conscientes de la grave pérdida de credibilidad que sufre su marca a raíz del conflicto por la construcción del Canal de Panamá y no quieren que este asunto les afecte también en Sevilla.
La postura de Urbanismo es clara: están dispuestos a negociar pero no a pagar l o que no está establecido en ningún caso. Como el alquiler del edificio de la Encarnación 24, —donde estaba hasta Navidad la delegación de Hacienda— que estaba estipulado en 21.000 euros mensuales pero para el que reclaman 60.000 en virtud de un acuerdo firmado con Monteseirín que no llegó a pasar por la Junta de Gobierno y que Zoido no reconoce como válido.
Pero los acuerdos sobre este edificio que se ha entregado como parte del precio total de la obra, sí que son, en parte, negociables. Porque el inmueble tiene mil metros cuadrados menos que los que se contemplan en el contrato que se firmó con el Ayuntamiento. Entonces se utilizaron unos datos del catastro que, cuando se ha realizado una medición exhaustiva, no se corresponden con la realidad.
También hay otro aspecto que Urbanismo no tiene inconveniente en poner encima de la mesa para compensar las pérdidas que aduce Sacyr por la explotación de las setas. Desde el Ayuntamiento estarían dispuestos a permitir el cambio de uso de algunos de los locales que todavía están vacíos y que le reportarían mayores beneficios. Incluso podrían aprobar una subida de precio para visitar el mirador, siempre y cuando éste no afectase a los sevillanos, que deben seguir subiendo gratis. Bastante han pagado ya los ciudadanos por esta construcción, entiende el Gobierno municipal.
Las reclamaciones de dinero de Sacyr al Ayuntamiento se unen a la batalla que ya se libró cuando se adjudicó el proyecto a esta empresa. En principio estaba cifrado en 52 millones de euros pero al final, costó el doble. Igual que está ocurriendo en Panamá.

 
Informacion