promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Lun

28

Abr

2014

ZOIDO DEBERIA REVISAR YA EL PGOU PARA EVITAR EL BLOQUEO DE LA JUNTA PDF Imprimir E-mail

ABC SEVILLA / 27/4/2014

 

Usted fue catedrático de Urbanística y Ordenación del Territorio pero se especializó en restauración. ¿Está suficientemente protegido nuestro casco histórico? –Está adecuadamente protegido. Tan mala es la no protección como una excesiva protección. Lo que falta es la conciencia ciudadana de l a protección, aunque ha ido mejorando y la gente entiende ya que el valor patrimonial es también un valor económico. –Los arquitectos restauradores se contaban antes con los dedos de la mano. Hoy cualquier arquitecto restaura. ¿Hay mucho pastiche? –De la interpretación de códigos históricos sin conocimiento sale un horror. Si se maneja como lo hace Rafael Manzano, con una gran sensibilidad y capacidad de diseño, el pastiche es magnífico (risas). –¿Sevilla ha hecho justicia a Manzano? –Sevilla ha sido muy injusta con él. –Manzano se queja de que durante un tiempo fue un arquitecto maldito y que aquí no le dan trabajo. –Él es una persona con más prestigio i nternacional y nacional que l ocal. Quizá no todo es debido a la ciudad. Alguna culpa también tiene él. Cuando tenía capacidad de influencia quiso imponer su criterio personal y eso al final molestó a mucha gente y le generó algunas antipatías. –¿Qué piensa de lo que está pasando con las Reales Atarazanas? –Las Atarazanas son en sí uno de los monumentos más importantes de la ciudad. Originariamente tenían casi 12.000 metros cuadrados. No existe en el mundo un edificio industrial medieval en un sitio tan clave de la ciudad, con un nivel de conservación tan interesante. Ahora mismo está cerrado y abandonado, cuando lo peor para la conservación de un edificio es ponerle el cartel de «closed» porque su deterioro es total. Las Atarazanas sufren más cerradas que abiertas al público. La ciudad y los edificios se conservan usándolos. Sería impensable que esto pasara en Roma o Florencia. –¿Hacía falta un Plan Especial para poner en las Atarazanas el Caixaforum? –La paralización del proyecto por el Ayuntamiento fue correcta porque hacía falta un Plan Especial, ya que las Atarazanas no son sólo lo que hoy conocemos de ellas, sino también las naves de la Iglesia de la Caridad y lo que hoy usa la delegación de Hacienda. Si hacemos un proyecto específico de lo que hoy son las Atarazanas nos estaríamos olvidando del 60% restante de lo que fueron. –¿Le gustaba el proyecto de Vázquez Consuegra para las Atarazanas? –Analizando todos los proyectos que se presentaron al concurso restringido, el suyo era el más respetuoso con la parte monumental, que la dejaba como una gran plaza. El problema es que después cometía pecados desde el punto de vista de la conservación, como incrementar alturas en algunas partes del edificio. –En su día se posicionó contra la Torre Pelli por su «grave» impacto visual, sobre todo desde el puente de San Telmo. ¿Sigue pensando igual? –No, ya no me parece tan grave el impacto visual. Es más, creo que ese rascacielos tendrá un gran éxito como edificio de oficinas porque será el mejor mirador de Sevilla. No puedo decir lo mismo de las setas, que son desproporcionadas para el lugar, tienen un lenguaje arquitectónico que nada tiene que ver con el centro histórico y encima es un despilfarro. Encima, te subes a las setas y ves lo peor de Sevilla: antenas, tendederos, depósitos de agua...la parte bonita no la ves. –¿Apoya el traslado del Caixaforum de las Atarazanas a la Torre Pelli? –Yo lo veo bien. Las Atarazanas, los astilleros medievales más important es del mundo, deben t ener un uso más adecuado a lo que fueron. El gran problema de la Torre es la edificabilidad que se le ha dado. Nos parecieron mucho los 20.000 m2 de la Torre Bofill y al final hemos pasado a 80.000 m2 en la Torre Pelli. Ahora, la Torre Bofill sería un pitufo al lado de la Torre Pelli. Lo peor es que esa torre está pensada para que se cumplan los dispositivos de accesibilidad del PGOU: líneas de metro, un puente... que no están. – Pues l a Junta se opone a la construcción de un puente frente a esa torre. –No lo entiendo. Aquí hay una guerra entre la Junta y el Ayuntamiento que está perjudicando a Sevilla. No tiene sentido que la Junta no haya autorizado en el Prado un aparcamiento o el cambio de usos del edificio de la Gavidia. La Junta está boicoteando las modificaciones puntuales del PGOU. Si yo fuera el alcalde, abordaría de forma inmediata la revisión general del plan para que la Junta no le boicotee. Lo que pasa es que eso exige tiempo y a Zoido se le acaba el mandato. –¿Qué le parece el proyecto de Zoido para la antigua fábrica Altadis? –Ese es un sitio privilegiado que admite edificabilidad siempre y cuando sea liberando suelo. Más que una edificación extensiva permitiría allí antes una edificación en vertical para liberar espacio verde en el barrio de Los Remedios, donde apenas hay un arbolito. Además, yo pondría una pasarela que uniera Altadis con el muelle de Nueva York, para l o cual podría usarse el antiguo puente de hierro y hacer una especie de puente Vecchio con vuelos laterales para instalar tiendas. –Dieciocho sentencias han anulado aspectos del PGOU, incluida la biblioteca del Prado ¿ Es el PGOU de 2006 una chapuza? –El Ayuntamiento tomó decisiones de forma intuitiva pero eso no basta. En el caso de la biblioteca, creo que era muy sensato colocarla allí pero no se justificó de forma adecuada y el cambio de uso de la zona verde se hizo de forma chapucera, con lo que dejaron un flanco abierto para que las personas a las que le molestaba la biblioteca pudieran eliminarla. –EL TSJA acaba de dictar una sentencia que obliga al Ayuntamiento a adaptar sus planes especiales de protección a la Ley de Patrimonio Histórico. ¿Qué estamos haciendo mal? –Se hacen los planes cumpliendo las leyes urbanísticas y se olvida que hay que cumplir otras leyes, como la del Patrimonio. Los planes especiales que están en revisión tendrán que tener en cuenta la jurisprudencia. –Adepa dice que con esa sentencia se podrían demoler las setas. –Sí, puede ser, pero también se ha solicitado la demolición del teatro romano de Sagunto y se ha visto que era una barbaridad económica hacerlo. Las cosas hay que hacerlas bien desde el principio porque cuando entran los tribunales todo es muy complicado. –El actual PGOU preveía 45.000 nuevas viviendas libres y 18.000 protegidas pero no se han he cho por la crisis. ¿El actual PGOU es suficiente para los tiempos de recuperación que se avecinan? –Los planes tienen ahora una vigencia de ocho años cuando en realidad debían reducirse esos tiempos porque las cosas pasan ahora a un ritmo vertiginoso. El actual PGOU fue aprobado en 2006 y está a punto terminar su vigencia. El alcalde debería estar ya revisando el PGOU porque estos planes se hacen mejor en tiempos de crisis que en momentos de bonanza e c onómica. De hecho, e l PGOU de 2006 se redacta durante un boom inmobiliario y no se ha cumplido casi nada porque no se han cumplido las previsiones debido a la crisis. –A la vista de las ocupaciones de edificios, ¿hace falta construir más vivienda social cuando la actual no se vende por falta de financiación? –El problema es que se construyó vivienda social con un suelo carísimo y encima los bancos no financian, lo que está impidiendo que se vendan. Según un congreso promovido por la Real Fundación Patronato de la Vivienda de Sevilla, en l a ciudad hay una demanda de 13.000 viviendas sociales. El problema es que ha habido muchos planes de vivienda en las distintas administraciones. Mientras que unos apostaban por l a vivienda en propiedad, otros por el alquiler. La media de vivienda en alquiler aquí es del 8%, cuando en Europa es el del 30%. Hace falta suelo urbanizado a precio social y que los bancos abran la mano.

 
Informacion