promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Lun

01

Sep

2008

La Universidad cifra en 10.408 euros las pérdidas diarias por la paralización de las obras PDF Imprimir E-mail

Imagen virtual del proyecto 

La Universidad de Sevilla ha cuantificado en 10.408 euros diarios las pérdidas por la paralización de la construcción de su biblioteca en El Prado, además de la pérdida de la subvención de la Unión Europea y de las inversiones de la administración autonómica.

Por su parte, la jueza accidental del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo 5 de Sevilla, Isabel Castillo, pospuso ayer al próximo lunes, aunque legalmente tiene plazo hasta el miércoles, la decisión de levantar o mantener la suspensión provisional de las obras de la Biblioteca General de la Universidad Hispalense en el Prado de San Sebastián, tras escuchar a las partes en una vista de algo más de una hora de duración.

En la comparecencia, cada una de las partes se ratificó en las posiciones que llevan manteniendo durante este proceso, esto es, el levantamiento de la suspensión cautelar por parte del Consistorio y la Universidad y el mantenimiento de la misma por parte de la representación de la Asociación de Vecinos Huerta de la Salud, que fue la que solicitó la suspensión el pasado 31 de julio mientras se resuelve el contencioso-administrativo que mantienen abierto contra la inclusión en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de la construcción de este edificio. Así, el representante de los vecinos, el abogado del bufete Prado José Manuel Bejano, expuso que la continuación de las obras supondría «una lesión de los valores del Conjunto Histórico de Sevilla y la pérdida de una zona verde», por lo que «el perjuicio que se va a causar a la ciudad es irreversible».

«El principal valor histórico del Prado es el de constituir el último vestigio del gran espacio libre comunal que fue para los sevillanos durante ocho siglos», indicó Bejano, de manera que con la biblioteca «se quebrarán los valores que justificaron la protección del parque a través de su integración en el Conjunto Histórico declarado Bien de Interés Cultural (BIC)».

En este sentido, se solicitó la suspensión de las obras antes de que finalice la construcción de la biblioteca, pues, de lo contrario, «el recurso interpuesto devendrá inútil porque nadie va a ordenar la demolición de una obra de esta envergadura».

En cuanto a la pérdida de zona verde, el representante de los vecinos aseguró que no se puede garantizar la supervivencia de los 229 árboles y arbustos que está previsto trasplantar, de modo que «se consumaría el arboricidio». Asimismo, aseguró que la licencia de obras es ilegal por no especificar la altura máxima del edificio ni su número de plantas y subrayó el carácter «arbitrario» de la ubicación del edificio en los Jardines del Prado.

Por su parte, la representante de la Universidad de Sevilla insistió sobre la legalidad del proyecto de la biblioteca al tiempo que solicitó el levantamiento de la suspensión provisional por los «perjuicios económicos» que ésta supone para la institución académica.

ABC. SEVILLA
23-8-2008 07:25:37

 
Informacion