promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Vie

07

Nov

2014

CABEZA:"AL ALCÁZAR LE DI EL JARABE, COMO A LAS PERSONAS MAYORES" PDF Imprimir E-mail

ABC SEVILLA / 4/11/2014

JESUS ÁLVAREZ

 

El arquitecto técnico y exdirector-conservador del Real Alcázar de Sevilla, José María Cabeza, se mostraba ayer eufórico, tras la llamada del secretario de Estado de Cultura, José María Lasalle. El reconocimiento a su dilatada trayectoria profesional, a través del Premio Nacional de Restauración y Conservación de Bienes Culturales 2014, por «su aportación extraordinaria en cuanto a proyección social y a desarrollo sostenible de los efectos de la conservación y de la restauración», le llena de alegría y satisfacción, que comparte con sus colaboradores. «Estoy muy contento porque al final de tu vida profesional te reconozcan tu trabajo, pero creo que gran parte de este premio se debe a que siempre he intentado rodearme de gente más capacitada que yo. Ese es el premio de unirte a los mejores», comenta quien fue durante quince años máximo responsable del Alcázar de Sevilla, declarado por la Unesco Patrimonio de la Humanidad en 1987, junto a la Catedral y al 
José María Cabeza, Premio Nacional de Restauración y Conservación


Esa declaración supuso un impulso para que la ciudad de Sevilla comenzase a velar mejor por sus monumentos más i mportantes y José María Cabeza, contando con equipos interdisciplinares, ejecutó allí, en el Alcázar, obras de gran trascendencia, como la realización sistemática de excavaciones arqueológicas y estudios consiguientes (desde 1997 y, desde entonces, ininterrumpidamente); la restauración integral de la Media Naranja del Salón de los Embajadores (1998-2001); la recuperación del jardín rehundido original (Pedro I) en el patio de las Doncellas (2004); la restauración de la fachada principal del palacio mudéjar (2007), y el estudio y restauración de decenas de artesonados, alfarjes, armaduras, portalones, ventanas, pintura mural y revestimientos cerámicos. Bajo el mandato de Cabeza, se abrieron al público catorce salas: «Lo que no se conoce no existe ni se respeta y por eso fue fundamental dar a conocer a la gente todo lo que había dentro del Alcázar», comenta.
Su filosofía respecto a las intervenciones en edificios antiguos, según él mismo reconoce, es parecida a la de las personas mayores. «No puedes afrontar grandes operaciones porque no las aguantaría. Hay que hacer unbuen mantenimiento, prevención de enfermedades y dar el jarabe todos todos los días. Yo traté de darle al Alcázar su jarabe todos los días», dice.
Sin embargo, no es su reconocido trabajo en el Real Alcázar de lo que más presume. « He t enido l a suerte de trabajar en edificios muy singulares y mi favorito es la restauración del Alcázar puerta de Sevilla, en Carmona, con el arquitecto Alfonso Giménez, un edificio con una patología muy diversa en el que se reúnen arquitecturas romanas, cartaginesas y renacentistas», comenta a ABC y explica así su conexión emocional con este monumento: «Mi abuelo materno, albañil, era maestro de obra de Carmona, y vivía allí en una de las casas».
El Premio Nacional de Restauración y Conservación de Bienes Culturales está concedido por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y dotado con 30.000 euros, dividido a partes iguales entre sus dos categorías: Mejor Proyecto de Conservación y Trayectoria excepcional en el ámbito de la conservación.
El estudio B. A. B. Arquitectos, integrado por Eduardo Barceló, Mercedes Álvarez e Ignacio Barceló, ganó el primero por el amplio listado de bienes de interés cultural en los que han intervenido y que incluye catedrales, monasterios, conventos, templos, castillos o espacios urbanos singulares.
Su l arga t rayectoria profesional ha quedado plasmada en el trabajo del Plan Director para la Recuperación del Patrimonio Cultural de Lorca, que fue redactado por este estudio de arquitectos en los dos meses siguientes al terremoto que afectó de forma tan grave a un referente patrimonial como es la ciudad murciana, y revisado en su nueva redacción en 2013.

 
Informacion