promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Jue

20

Nov

2014

MONSALVES, DE PALACIO NOBILIARIO A ESCENARIO DE SERIE TELEVISIVA PDF Imprimir E-mail

ABC SEVILLA / 19/11/2014

PEPE BARAHONA

La casa Sánchez-Dalp en el número 12 de la calle Monsalves ha sido casi de todo: residencia del marqués de Aracena, oficina de la Compañía Sevillana de Electricidad, delegación del Ministerio de Educación en Sevilla, sede oficial de la Presidencia de la Junta de Andalucía y puede que, tal vez, un día ampliación del Museo de Bellas Artes. Pero antes le faltaba por completar un uso: escenario de la grabación de la serie televisiva «Allí abajo» que comenzará el próximo lunes 24.


Sobre estas líneas, una imagen histórica del patio del palacio de Monsalves. A la izquierda, reconvertido como la habitación de un hospital para la grabación de la serie televisiva
El palacio de Monsalves, catalogado como bien de interés cultural, es obra reconstruida de Aníbal González con la colaboración de Espiau entre 1906 y 1908 y más tarde ampliada con evidentes ecos regionalistas.
De entre todas las piezas del edificio destacan los techos de la que fue casa del poeta Juan de Arguijo pintados por Alonso Vázquez y trasladados en 1601, ahora en proceso de restauración, que representa la asamblea de dioses olímpicos. También la escalera recubierta de azulejos que representa la entrada triunfal de Segismundo de Luxemburgo en Mantua.
El carácter monumental del edificio servirá ahora para que la productora Plano a Plano grabe la serie «Allí abajo», que se emitirá en Antena 3 en primavera y que cuenta con un elenco destacado de actores andaluces.
María León, protagonista de la trama, pasea por donde un día l o hizo Francisco Javier Sánchez-Dalp y Cal onge, marqués de Aracena. Los atrezzistas y carpinteros tratan de tapar la gran riqueza ornamental de clara influencia historicista que reúne el inmueble. Se trata de hacer de él un hospital donde se ruede hasta el ochenta por ciento de la trama de la serie. Además, el edificio también servirá para albergar un bar típico vasco.
Hasta que se enciendan los focos, el próximo 24 de noviembre, los pasillos del palacio asisten a un trasiego constante de técnicos y actores. También sus cuatro patios, en el que destaca el principal, porticado y construido sobre columnas de mármol con ornamentación neoplateresca, yeserías y vistosa azulejería.

Justo donde se asienta el palacio de Monsalves se levantaba un edificio del mismo nombre pero de distintas características. El primero tenía una portada de piedra que salió de Sevilla con dirección a Córdoba, exactamente fue vendida al Conde de Benaguiar para su palacio. Antes de que esa portada dejase su emplazamiento original quedó inmortalizada por el viajero e hispanista inglés Richard Ford durante su estancia en Sevilla en el siglo XIX.

 
Informacion