promo

Vie

28

Nov

2014

LA COMANDANCIA NAVAL SE QUEDA EN EL PABELLÓN DE LA MARINA DE 1929 PDF Imprimir E-mail
PABELLÓN DE LA MARINA


El futuro de la Comandancia Naval, al frente de la cual se halla Jesús Colom, ha sufrido numerosos avatares, ya que en julio se anunció primero que se trasladaría a la delegación de Defensa, en la avenida de Eduardo Dato, y después que se disolvía, de modo que la de Cádiz se hacía con sus competencias. Tres meses después se anunció, sin embargo, que la Comandancia Naval de Sevilla –con una plantilla de 16 personas– se trasladaría a la Torre del Oro, volviendo así a la que fue su sede hace ochenta años. En la Torre del Oro trabajan seis militares y personal civil, entre ellos el conservador de museo naval ubicado en lugar, el capitán de navío en la reserva Antonio Ruibérriz. El plan era que el comandante naval pasara a ser también conservador de la Torre del Oro.
Las últimas noticias apuntan a que la Comandancia Naval se quedará en el Pabellón de la Marina de Guerra, si bien ayer no quisieron confirmarlo ni la Armada ni el propio comandante naval de Sevilla.
La Comandancia Naval se trasladó en 1933 al antiguo pabellón de la Exposición Iberoamericana de 1929 tras haber estado en la Torre del Oro desde 1822. Se da la circunstancia de que los terrenos donde se construyó fueron cedidos por el Puerto de Sevilla, que exigió la reversión de los suelos si dejaban de tener usos de interés para la defensa nacional.
Funciones
Esta Comandancia Naval controla el tráfico marítimo de buques militares, mercantes o cruceros en el Guadalquivir desde Lora del Río hasta la línea imaginaria que une la playa de la tres piedras en Chipiona con Torre de la Higuerilla en el Coto de Doñana, que conforman la provincia marítima de Sevilla. Además, se ocupa apoyar y gestionar los atraques de los buques militares nacionales y extranjeros que entran en el río. La Comandancia Naval tiene también entre sus funciones el control de pecios antiguos y de hallazgos en el río, como barcos abandonados, muchos de ellos procedentes del tráfico de droga en el Guadalquivir, además de las concesiones demaniales (tomas de agua en el río y vertidos de aguas pluviales).

 
Informacion