promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Mar

13

Ene

2015

LOS SINDICATOS BLOQUEAN LA TRANSPARENCIA DE LIPASAM PDF Imprimir E-mail

EL MUNDO / 16/12/2014

Casi dos años después de la huelga salvaje de once días que protagonizó la plantilla de Lipasam contra la regularización de su bolsa de empleo, la empresa municipal de la limpieza seguirá contratando a los mismos eventuales -a pesar de las sospechas sobre 'enchufismo' que pesan sobre ellos- para el plan especial de Navidad. Los sindicatos han impugnado las pruebas de selecciónque abrirían la nueva bolsa de trabajo y el proceso ha quedado nuevamente bloqueado.

 

La previsión de la empresa pública era que las contrataciones temporales de Navidad salieran de esta nueva bolsa, cuyo listado de admitidos se publicó hace unas semanas. Sin embargo, fuentes municipales explicaron a este periódico que la prueba psicotécnica ha sido impugnada por CCOO y UGT y hasta que no haya una resolución al respecto el proceso de apertura y regularización de la bolsa de trabajo queda «paralizado».

Para los servicios especiales de Navidad, Lipasam va a reforzar la plantilla con 501 personas, de las que 116 serán contratadas a través del Servicio Andaluz de Empleo (SAE) y para el resto, 385, volverá a recurrir a la antigua bolsa de empleo, compuesta por un porcentaje importante de personal vinculado a la plantilla.

El presidente del comité de empresa de Lipasam, Antonio Bazo (CCOO), confirmó la impugnación de la prueba psicotécnica al considerar que «no es objetiva para los 400 compañeros» de la antigua bolsa de trabajo que se han presentado al nuevo proceso de selección. «En una hora tienen que demostrar su capacidad y si tienen el perfil adecuado, y ellos tienen experiencia de sobra», criticó Bazo.

El líder sindical señaló que, además, muchos de estos trabajadores eventuales tienen un «bajo nivel» de estudios y «ni siquiera entendían las preguntas». Por todo ello, CCOO y UGT presentaron un «conflicto colectivo» contra esta prueba que el pasado 20 de noviembre se tramitó en el Sercla (sistema extrajudicial de resolución de conflictos laborales) sin que se llegara a un acuerdo. El siguiente paso, y en el que ya están trabajando los sindicatos, es denunciar el caso ante los juzgados de lo Social. «El escrito se está terminando», aseguró Bazo.

El proceso de regularización de la bolsa de trabajo está siendo lento y es la segunda vez que queda bloqueado. Anteriormente a este conflicto con los sindicatos, Lipasam tuvo que abrir una investigación interna abierta a raíz de que 70 aspirantes a peones de limpieza viaria lograran cuatro puntos de ventaja sobre el resto gracias a un curso del sindicato de funcionarios CSIF en colaboración con el Ayuntamiento de Espartinas.

La dirección de la empresa municipal suspendió cautelarmente esa baremación para averiguar si los cursos se hicieron como un «traje a medida» para que los participantes obtuvieran una «puntuación muy alta» en el apartado referente a formación. También analizaron si entre los beneficiados por el curso hay familiares del propio sindicato o de concejales del Ayuntamiento de Espartinas, gobernado por el PP. Fuentes municipales explicaron a este respecto que, tras los informes jurídicos, el tribunal de selección decidió el pasado mes de septiembre no valorar los méritos resultantes de los cursos formativos.

Tras la huelga, Lipasam abrió dos bolsas de empleo: la primera estaba destinada a talleres y se presentaron 1.525 personas para cien puestos; la segunda, para peones, recibió 15.00 solicitudes para 600 contratos.

Hasta que se cierre definitivamente este proceso, Lipasam sigue contratando al personal eventual de su antigua bolsa de trabajo que cuenta con casi 400 eventuales, de los que 168 son familiares directos de trabajadores fijos -103 hijos (los puestos se heredaban), 39 esposos y 26 con otros parentescos (sobrinos, primos, etc.)-. Más de otro centenar habría entrado gracias a un acuerdo entre el que fue gerente socialista, Alfonso Mir, y el comité de empresa dirigido por UGT. En este período, la bolsa de empleo duplicó el número de componentes y, además, cinco de los nueve miembros de UGT en el comité tienen a familiares directos en la bolsa -un hijo y cuatro esposas-, según informó en su día el Ayuntamiento de Sevilla.

 
Informacion