promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Jue

12

Feb

2015

EL TSJA DENUNCIA A MONTESEIRÍN POR TRÁFICO DE INFLUENCIAS Y PREVARICACIÓN PDF Imprimir E-mail

ABC SEVILLA / 9/2/2015

ALBERTO GARCÍA REYES

El asesor de Alfredo Sánchez Monteseirín en el Ayuntamiento,Domingo Enrique Castaño, denunció su despido en la Fundación DeSevilla al llegar al gobierno el PP y ha conseguido, tras recurrir alTSJA, meter en un lío al exalcalde.

 

La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, compuesta por los magistrados Elena Díaz, María Gracia Martínez y José Joaquín Pérez-Beneyto, ha dictado una providencia en la que deduce testimonio contra ambos por delitos de tráfico de influencias y prevaricación «de los que sería presunto autor el señor Monteseirín, el recurrente Domingo Enrique Castaño y el secretario del Patronato de la Fundación DeSevilla, entre otros». Concretamente, el TSJA ha enviado la sentencia en la que avala el despido de Castaño al juzgado de guardia para que se reparta por turno a quien corresponda.

En este fallo los magistrados sostienen que Monteseirín enchufó a dedo a Castaño, imputado por la venta del suelo de Mercasevilla y por el cobro de mordidas para el PSOE en el casoFitonovo, en esta Fundación gestionada por IU cuatro días después de perder las elecciones. Lo curioso del caso es que los jueces se pronunciaron en este sentido gracias a una denuncia que había puesto el propio Castaño contra el actual gobierno municipal por su despido de Desevilla, que él consideraba improcedente.

El asesor socialista perdió en primera instancia y recurrió al TSJA, que tras las pruebas aportadas ha concluido que el proceso para su colocación en DeSevilla «podría ser constitutivo de delito», pues la relación de Castaño con este organismo concluyó en 2007 y, por lo tanto, no estaba en excedencia, razón por la que nunca tuvo que ser reincorporado. Monteseirín dio la orden de su reingreso al entonces gerente de la Fundación, Miguel López Adán, también imputado junto a Antonio Rodrigo Torrijos Carlos Vázquez por el supuesto desvío de un millón de euros de los fondos de cooperación para «fines particulares o partidistas».

El exalcalde incluso dio consignas sobre el sueldo que Castaño tenía que percibir. Aquella carta, enviada el 26 de mayo de 2011, podría ser la prueba de un presunto delito de tráfico de influencias y otro de prevaricación. López Adán se había negado a reincorporar al asesor del PSOE, pero Monteseirín decidió dejar el problema resuelto y enviar personalmente una misiva al gerente para asegurar la recolocación de su hombre de confianza, entonces ya implicado en todos los casos de corrupción que investigan los juzgados contra el anterior gobierno municipal. Concretamente, el exalcalde solicitaba su «incorporación a esta Fundación a partir del próximo 1 de junio, adscrito a la asesoría jurídica y con la categoría del grupo III del Convenio Colectivo aplicable».

Aquello era un «enchufe» en toda regla a tenor de los otros documentos aportados a la causa y que han abocado al TSJA a mandar el caso al juzgado de guardia.

 
Informacion