promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Mie

25

Feb

2015

LOS ARQUITECTOS ABREN EL "MELON DE LA REVISION DE UN PGOU "FALLIDO PDF Imprimir E-mail

EL MUNDO / 20/2/2014

FRANCISCO RECIO

El Colegio de Arquitectos ha puesto sobre la mesa el debate en torno a la revisión del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Sevilla, aprobado en 2006 y que considera superado por los acontecimientos económicos, sociales e incluso legales. Es decir, fallido. Cuenta en este empeño con el respaldo del gobierno municipal del Partido Popular, expresado ayer tanto por el alcalde, Juan Ignacio Zoido, como por su concejal de Urbanismo, Maximiliano Vílchez.

 

El punto de partida hacia la revisión se materializó este jueves en unajornada de debate convocada por el Colegio bajo una premisa inequívoca: «Los presupuestos sobre los que se redactó el Plan General han quedado desactualizados respecto al momento actual, y por tanto es precisa e inevitable una revisión de los mismos».

A esta línea de pensamiento se apunta el decano del Colegio, Ángel Díaz del Río, que citó como motivo principal el cambio en lasdinámicas económicas experimentadas en los últimos años, pero también hechos como el destino del dinero de los convenios urbanísticos -que el gobierno de Alfredo Sánchez Monteseirín dedicó a obras como las 'setas' de la Encarnación- o la sentencia del Tribunal Supremo que pone en solfa los planes de protección del casco histórico.

Coincide con él, como queda dicho, el concejal de Urbanismo. Vílchez dijo en la presentación de la jornada que los desajustes del PGOU vigente vienen de lejos, «al menos desde que llegamos al Ayuntamiento en 2011». La crisis económica, el descenso de la inversión pública, el bajo grado de ejecución o el retraso en el desarrollo de infraestructuras son motivos que conducen a unarevisión, según el concejal de Urbanismo. Vílchez dijo que su gobierno ha intentado «adaptar el PGOU a la realidad», y consecuencia de ello son las veinte modificaciones puntuales planteadas en los últimos cuatro años. «Pero no es suficiente», aseguró el concejal, que vaticinó que «sea cual sea el partido político que gobierne a partir de mayo, está abocado a una revisión del Plan General».

Desde el punto de vista legal, la propuesta tiene sus inconvenientes. El profesor de la Universidad de Sevilla Antonio Alfonso Pérez Andrés, participante este jueves en la jornada de debate, aseguró que la normativa del PGOU no ampara una revisión anticipada -en teoría, la revisión no sería obligatoria hasta iniciada la próxima década-, pero estima que existen motivos sobrados para acometerla y que la Ley de Ordenación Urbana de Andalucía lo ampara. En opinión de este experto, el Plan de 2006 se concibió a partir de un modelo expansivo e incluso tenía previstos mecanismos en caso de que se produjera su agotamiento, cuando la realidad ha sido toda la contraria: «La cuestión no es si está agotado, sino que no ha empezado a funcionar», dijo.

El concejal de Urbanismo entre 1991 y 1996, José Núñez Castain, apostó por la aplicación de nuevas tecnologías que permitan un «diagnóstico permanente» de la situación real. «Lo primero es saber qué está pasando. No creemos otro monstruo», dijo Núñez en alusión al proceso de redacción habitual de un PGOU, que dura entre seis y ocho años, el mismo tiempo que se prolonga su ejecución.

Eduardo Martínez Zúñiga, que fue gerente de Urbanismo con Núñez y que ahora asesora a la inmobiliaria Galia, se mostó aún más radical. En su opinión, no es sólo que haya que revisar el PGOU, es que «nunca debió aprobarse». Martínez Zúñiga asegura que el Plan entró en vigor de forma precipitada, por las necesidades políticas de Alfredo Sánchez Monteseirín. La consecuencia es que algunos promotores se han topado con objeciones de empresas de suministro que no fueron tenidas en cuenta a la hora de la aprobación.

No todos los expertos participantes en la jornada se mostraronfavorables a una revisión. Victoriano Sainz Gutiérrez, director del Departamento de Urbanística y Ordenación del Territorio de la ETSA, aceptó el cambio de circunstancias, pero señaló que el PGOU «está por ejecutar» y apostó, mejor, por revisar el Potaus (plan metropolitano). El arquitecto Álvaro Satué, por su parte, dijo ser partidario de una o varias revisiones parciales, en lugar de acometer una revisión completa. Apostó por un consenso entre los partidos que propicie la ejecución del planeamiento y por una auténtica participación ciudadana.

 
Informacion