promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Lun

16

Mar

2015

ENTIDADES CULTURALES PIDEN A LA JUNTA LA CESIÓN DEL PABELLÓN DEL SIGLO XV PDF Imprimir E-mail

ABC SEVILLA/15/3/2015

JESUS MORILLO

La Consejería de Educación, Cultura, Turismo y Deporte está valorando el proyecto de l a cooperativa mixta la Carpa, que integra a diecisiete entidades culturales sevillanas, para la cesión de la gestión y la reapertura el antiguo Pabellón del Siglo XV de la Expo del 92 como espacio cultural. Este pabellón, que se encuentra en desuso desde la conclusión de la exposición universal y tiene una superficie total de 6.826 metros cuadrados, está situado en el complejo del Monasterio de la Cartuja y su rehabilitación tendría un coste cero para la administración, por cuanto los colectivos implicados serían los que la asumirían. Fuentes de Cultura comentan que la consejería ha valorado muy positivamente un proyecto que permitiría consolidar a la Isla de la Cartuja como un lugar privilegiado para la creación contemporánea, al sumarse a otros espacios como el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo (CAAC), el Teatro Central y la futura apertura del Caixa Forum.

 

Esta cooperativa mixta entregó a la Consejería de Cultura hace unos días el proyecto para la cesión del edificio, cuya primera parada es su rehabilitación, necesaria tras años cerrado y que llevarán a cabo dos estudios de arquitectura bAuk, especializados en peritajes, y Recetas Urbanas, del arquitecto sevillano Santiago Cirugeda. El nuevo espacio se denominaría Centro de Innovación Social, Tecnológica y Cultural La Carpa.
Las entidades asociadas en la cooperativa cubren un campo de acción muy amplio de la gestión cultural en Sevilla, que van desde el jazz al circo, pasando por las artes escénicas y la música, y englobando también a festivales, como Zemos 98, o entidades que los organizan, como el Mes de Danza. Estas entidades son: Recetas Urbanas, bAuk, Varuma Teatro, Assejazz La Matraka, Endanza, Smartib, colectivo Kataplof, compañía Maravilla Teatro y Música, Cuarto Revelado, La Residencia, Trans-Forma, Engatosarte, Zemos 98, Compañía B-612 y LaSuite. A ellas hay que sumar la Universidad Internacional de Andalucía (Unia).
Una vez recepcionado el proyecto, el siguiente paso administrativo sería la apertura de un expediente y comenzar su tramitación, paso que aún no ha dado l a Consejería y que parece complicado que se dé antes de las elecciones andaluzas del próximo 22 de marzo. Si se decide la cesión, se tendría que abrir un plazo de información pública por si alguna otra entidad estuviese interesada en presentar un proyecto. De darse el caso, se tendría que abrir concurso público. En ese sentido, l os promotores ven complicado que ninguna propuesta pueda igualar al proyecto presentado, tanto por el número de entidades asociadas como por el plan de rehabilitación y gestión, ya que cubre un amplísimo y ambicioso abanico de la creación cultural.
Mientras esto se resuelve, lo que sí dejan claro fuentes de Cultura es que el proyecto se valora muy positivamente en el departamento que preside Luciano Alonso, por cuanto supone crear una «zona de excelencia cultural» dentro del parque tecnológico de la Isla de la Cartuja.
También tienen claro en Cultura la figura que permitiría la cesión del antiguo pabellón para espacio cultural. Sería la misma que la utilizada con La Caixa para el proyecto de las Ataraza-
nas, esto es, una cesión por un número de años, que deberá determinarse y podría prorrogarse, y el retorno a la administración una vez superado ese tiempo, de forma que la Junta nunca perdería la titularidad del inmueble.
Esta cooperativa cuenta, además, con el respaldo de dos instituciones asentadas en el complejo del Monasterio de la Cartuja. De un lado, la Unia, con la que el pasado 2 de febrero suscribió un convenio para colaborar en la realización de actividades culturales y de formación; de otro, del Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico. Completa el círculo de adhesiones la del arquitecto que construyó el Pabellón del Siglo XV, Francisco Torres, «con el que estamos en contacto y quiere colaborar en la rehabilitación», explica Cirugeda.
La rehabilitación se va a estructurar en varias fases, con un horizonte de tres años. La primera se acometería en cuanto recibieran la cesión del espacio y consistiría en la adecentación y desescombro de espacios exteriores, así como la instalación de estructuras auxiliares, carpas, sanitarios, escenarios..., para abrir el Pabellón al a actividad cultural en un plazo de diez días. A ella seguiría una segunda y tercera fase fase con el objetivo de habilitar oficinas para las entidades implicadas y salas de ensayo para teatro, circo, danza, fotografía, jazz ... La última se centraría en la recuperación del teatro del que di s pone e l pabell ón, del que no s e conserva su maquinaria, con el objetivo de contar con un auditorio cubierto.
La financiación de la rehabilitación del espacio la asumirá la cooperativa, mediante créditos a Triodos Bank y Coop57, dos entidades financieras con fines solidarios, y trabajando sus propios miembros en las obras, una forma de hacer las cosas en la que tiene sobrada experiencia Recetas Urbanas y que ha dado a Cirugeda reconocimiento internacional, el último el otorgado por el prestigioso Royal Institute of British Architecs.
El origen de la recuperación del pabellón está en la búsqueda de un espacio para desarrollar sus actividades por parte de las entidades organizadas en torno a la Carpa Espacio Cultural. Esta necesidad vino motivada por la decisión del Ayuntamiento de Sevilla de no renovar la cesión del suelo al final de la carretera de Miraflores donde estaba instalada la carpa.
Tras varios intentos sin resultado con diversos responsables públicos, finalmente, los responsables de la cooperativa, al que se han unido estos meses otras entidades, entraron en contacto con la Consejería de Cultura el pasado agosto y se han mantenido conversaciones desde entonces.

Desde 2001, la Consejería de Cultura ha tratado de dotar de contenido a este pabellón. Aquel año se contempló ampliar en este edificio el CAAC, para ubicar a creadores de vanguardia y como almacén. Tras varios intentos frustrados, Cultura pensó ubicar allí en 2009 el Centro Coreográfico de Andalucía, que tampoco se llevó a cabo. Muchas más posibilidades tiene de salir adelante este proyecto, por cuanto daría respuesta a las demandas de las entidades culturales sevillanas y se abriría un nuevo centro cultural con programacion propia y un coste cero para la Junta.

 
Informacion