promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Lun

04

May

2015

OLEADA DE ROBOS DE CRUCES Y PUERTAS DE HIERRO EN EL CEMENTERIO PDF Imprimir E-mail

ABC SEVILLA / 1/5/2015

M.J. PEREIRA

Numerosas tumbas y nichos del cementerio de San Fernando de Sevilla aparecieron esta semana sin las cruces, rejas, floreros e incluso argollas de hierro y bronce que las decoraban. El Ayuntamiento reconoce que la situación de crisis económica ha propiciado un incremento paulatino de la incidencia de robos de diversos materiales en el cementerio. En este sentido, admite que durante la semana de Feria se sustrajeron cuatro puertas de forja de horno crematorio que en desuso y una máquina metálica expendedora de agua.

 

Al Ayuntamiento no le consta que se hayan sustraído ornamentos de tumbas o nichos porque –dice– no se han presentado denuncias ni quejas de ciudadanos advirtiendo de que les falte algo. No obstante, raíz del incremento de robos cambió los sistemas de seguridad en el cementerio, reforzando con personal propio los turnos de mañana y tarde, y contratando con una empresa privada de seguridad lavigilancia nocturna. Fuentes municipales aseguran que hay vigilancia presencial por la noche y que se realizan rondas por el perímetro externo e interno del camposanto. Además, afirman que hay cámaras y sensores en el cementerio, aunque rehusan concretar el número así como si se han permitido identificar a los ladrones.

Javier Cabañas es uno de los afectados por estos robos. Esta semana descubrió que habían arrancado la cruz de la sepultura de su hermano. «Nuestra tumba no era la única que habían robado. Hay otras muchas. Mi madre ha presentado una queja en el cementerio y allí le han dicho que podía poner una denuncia en la Policía. Nos han dicho que sólo hay un vigilante para todo el cementerio, a pesar de lo grande que es. Espero –manifestó este sevillano– que el Ayuntamiento tome medidas para que no vuelva a suceder». El Ayuntamiento dice que se hace cargo de daños provocados por responsabilidad propia pero no por robos.

«Hace años el cementerio se dividía en llanos y había un vigilante en cada uno de ellos. Hoy, cuando a las 17,30 horas cierra el cementerio,se queda el portero en la puerta y el camposanto se convierte en tierra de nadie», aseguró una de las señoras que trabaja limpiando tumbas y nichos desde hace 52 años . «En el cementerio apenas quedan taumbas con argollas de metal. Se han llevado incluso tapas de hierro de antiguas sepulturas. Arrancan de cuajo los cristos de los nichos y las rejas de las sepulturas. Se llevan todo lo que sea de hierro o bronce para venderlo como chatarra», se lamenta esta trabajadora, que esta semana ha llamado a los propietarios de sepulturas para comunicarles estos robos. «Los ladrones saltan la valla por El Vacie y San Jerónimo. ¿Que hay guardias de seguridad patrullando? Pues entonces que explique el Ayuntamiento cómo hay tantos robos», añade esta limpiadora, quien asegura que «sólo en noviembre, el mes de los muertos, se ve a un coche por las calles del cementerio».

 
Informacion