promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Lun

18

May

2015

SANTA MARÍA LA BLANCA RECUPERA EL 3-D BARROCO PDF Imprimir E-mail

ELMUNDO / 14/5/2015

EDUARDO DEL CAMPO

Por fuera es bonita pero discreta, pero por dentro la iglesia católica deSanta María la Blanca de Sevilla, que antes fue sinagoga de la Judería (siglos XIII a XIV) y antes aún mezquita musulmana, es de los templos de cualquier religión más encantadores que uno pueda encontrarse. Es como entrar dentro de un joyero revestido de una plástica celestial hasta el último rincón.

 

Sus relieves de yeso que representan ángeles, flores, frutas o motivos geométricos, los fondos iluminados con pan de oro y la pinturas murales con los que se entrelazan, y que a su vez abrazaban a los hoy ausentes cuadros de Murillo que se llevó el mariscal napoleónico Soult (los dos de medio punto volvieron y están en el Prado, otro en el Louvre y el cuarto en una colección privada inglesa), forman el principal conjunto de decoración barroca de Andalucía, según los expertos.

Si Santa María la Blanca deslumbraba ya incluso agrietada y desteñida por la humedad de los siglos, los terremotos, las filtraciones o el humo de las velas, cuando culmine la restauración integralahora inmersa en su tercera y última fase la impresión será aún mayor, como cuando estrenaron las yeserías y murales en el siglo XVII.

Las yeserías las hicieron los hermanos Borja y Pedro Roldán y los murales probablemente Alonso Pérez, con posible colaboración de Murillo, según el catedrático Teodoro Falcón. El jefe del equipo de restauración, Juan Aguilar, contó que los autores buscaron que elcontraste por claroscuro entre el blanco de la yesería y el dorado de los huecos planos del fondo creara un trampantojo para aumentar la sensación de tridimensionalidad del conjunto, enriquecido con las escenas de las pinturas murales.

Pero ese «efecto 3-D» del siglo XVII se perdió casi inmediatamente por la humedad y otros agentes ambientales. La restauración del siglo XXI incluye una digitalización tridimensional de toda la superficie decorativa: un especialista pasaba este miércoles una cámara especial frente a las yeserías y al instante se iba guardando una imagen en 3-D en su ordenador.

 

En una oportunidad única para ver a pocos centímetros de distancia los relieves de las bóvedas, la cúpula y el intradós de los arcosque el visitante sólo puede admirar de lejos desde el suelo, la Archidiócesis de Sevilla ha llevado este miércoles a un grupo de periodistas a las alturas para comprobar sobre los andamios junto a los 11 especialistas que trabajan montados en ellos el avance de la restauración. Tiene un plazo de ejecución de ocho meses, de los que ya han transcurrido dos a buen ritmo.

El proyecto integral para la restauración de Santa María la Blanca cuesta 1,6 millones de euros, de los que su dueña, la Iglesia católica, a través de la Archidiócesis, ha puesto 842.000 euros (53%), la Junta de Andalucía 658.000 (41%) y el Ayuntamiento 100.000 (6%). A la tercera fase se han destinado 473.982,79 euros del total. La Archidiócesis encargó el proyecto a Juan Manuel Macías Bernal y Fátima Domínguez Fernández y adjudicó los trabajos a Agora, una de las cinco empresas que se presentó al concurso y que antes restauró el retablo mayor de la catedral.

En las dos primeras fases eliminaron las filtraciones de agua de lluvia en las cubiertas y las humedades que subían del subsuelo por capilaridad, reemplazaron las estructuras de madera (camones, lo que da nombre a la bóveda encamonada) que estaban deterioradas por otras metálicas y repararon los paramentos cerámicos.

Finalmente, están restaurando el complejo entramado en relieve de las yeserías y las pinturas murales, limpiando las superficies (con gomas, láser y esponjas de latex), consolidando el yeso en sus zonas disgregadas (con resina acrílica), recolocando las piezas caídas que se guardaban en el templo y fijando las que corrían peligro de caerse con varillas de fibra de vidrio y resina epoxídica, sellando grietas, fijando los dorados y reintegrando el cromatismo original con criterio diferenciador allí donde hubiera huecos, salvo en zonas desprendidas de mayor tamaño donde ya no se puede repintar. Por último, la empresa Silva y Vilches renovará lailuminación con luces led.

Mientras dura la restauración, han colocado un vídeo divulgativo y paneles para que antes y después de los actos litúrgicos el visitante de esta iglesia situada en la calle del mismo nombre en la Puerta de la Carne comprenda los trabajos y el valor artístico de la decoración, que ahora queda semitapada por los andamios. Cuando los quiten, la resurrección será deslumbrante.

 
Informacion