promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Mar

01

Sep

2015

LA LARGA LUCHA DEL CERVANTES PDF Imprimir E-mail
DIARIO DE SEVILLA / 18/8/2015 CARLOS COLÓN EL Ayuntamiento de Sevilla asegura que mantendrá el uso cultural del cine Cervantes hasta que la Junta de Andalucía se decida a declararlo Bien de Interés Cultural. ¿Qué puñetas espera la Junta para hacerlo? Si el problema era que el alcalde de Sevilla pertenecía al PP este asunto puede desatascarse ya, como tantos otros que se han desbloqueado milagrosamente tras pasar el Ayuntamiento a manos socialistas. Si son las dudas sobre su interés histórico artístico y cultural alguien debería decirles, por si lo han olvidado o no lo saben, que es un edificio de Juan Talavera de la Vega que, además de padre del que junto a Aníbal González es el más importante y creativo de los arquitectos regionalistas, fue uno de los nombres más destacados de la arquitectura sevillana de la segunda mitad del siglo XIX. Un catedrático, académico y arquitecto municipal y diocesano que, entre otros proyectos y obras, reformó el palacio y los jardines de San Telmo y construyó el Costurero de la Reina para los duques de Montpensier, hizo el cerramiento alto de plaza de toros para los maestrantes y construyó el teatro Cervantes para los sevillanos. Alguien debería recordarles que se inauguró el 13 de octubre de 1873 y que allí, desde el debut de los hermanos Álvarez Quintero en 1888 -como recuerda una cerámica en el propio teatro- hasta la presentación en Sevilla del formato Todd-Ao 70mm con Oklahoma! en las navidades de 1964 y los posteriores estrenos en este formato de West Side Story, Lawrence de Arabia, Lord Jim o Doctor Zhivago (el cine también es cultura, señores de la Junta), actuaron los más grandes nombres del teatro, la zarzuela y la revista hasta que en los años 50 se dedicó a proyecciones. Alguien debería recordarles que, derribado el San Fernando en los años 70, es el único teatro anterior al siglo XX que sobrevive en Sevilla y el último cine. Por lo tanto que es la última huella de ese largo corredor de teatros, cafés cantantes, cabarets, casinos, cafés y posteriormente cines que a través de las paralelas Cuna, Sierpes y Tetuán iba desde la plaza de San Francisco hasta desembocar en la Alameda. En tan corto tramo abrieron sus puertas los cines, teatros y salones de variedades San Fernando, Kursaal, Llorens, Pathè, Imperial, Palacio Central, Novedades, Duque, Trajano y Cervantes, el único superviviente. ¡Señores de la Junta! ¿No bastan estos méritos para declararlo Bien de Interés Cultural?
 
Informacion