promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Jue

16

Oct

2008

PIDEN A MONTAÑO QUE ABANDONE LOS "NAVAJAZOS" Y CUMPLA CON CARRANZA PDF Imprimir E-mail
ABC Representantes de Velázquez por Sevilla visitaron a Vicente Carranza en su domicilio de Madrid
Jueves, 16-10-08
LOLA RODRÍGUEZ
SEVILLA. La asociación Velázquez por Sevilla considera que el Ayuntamiento está «inyectando humo en el ambiente y engañando a la opinión pública» con su propuesta de destinar la colección de cerámica Carranza al futuro Museo de la Cerámica de Triana, tras comprometerse con su dueño y donante, Vicente Carranza, a ubicarla en el Real Alcázar.
Velázquez por Sevilla ha calificado de «navajazo», el comunicado remitido ayer por el Ayuntamiento, mientras varios de sus miembros visitaban a Vicente Carranza en Madrid. Su propósito, «rendirle pleitesía y pedirle disculpas como ciudadanos anónimos» ya que, a su juicio, «no se puede vejar más a una persona por parte de una institución pública». El colectivo recuerda que las únicas condiciones impuestas por este hombre para donar una colección privada «de valor incalculable tanto en lo artístico como en lo económico» eran que ésta llevara el nombre de su hijo fallecido, y que conformaran una exposición permanente en el Real Alcázar.
Ahora, «tras doce años de promesas y demoras por parte de gobiernos de distinto signo político», el Ayuntamiento esgrime que el Pleno municipal aprobó en septiembre «que el Museo de la Cerámica de Triana, que ya se encuentra en obras, es el lugar ideal porque, entre otras razones, así lo están solicitando los vecinos de Triana». El presidente de Velázquez por Sevilla, José Andrés Vicente, arguye que «no es una cuestión de lo que quieran los vecinos de un barrio, sino todos los sevillanos. Además, es una falta de respeto, porque a diferencia de otros, hay personas de palabra, que se visten por los pies, y a Vicente Carranza se le ha dicho por escrito en tres ocasiones que el lugar sería el Alcázar. Es una cuestión de dignidad y él es un filántropo que ha tenido este acto de generosidad con Sevilla, y ya está agotado. Ha tirado la toalla». No obstante, la asociación cultural no da por perdida la colección y confía en que el primer edil y la delegada de Cultura, Maribel Montaño, «hagan sus deberes para que Sevilla no pierda esta gran oportunidad y no utilicen más este asunto como moneda de cambio en sus tejemanejes políticos. Que se dejen de navajazos, de farfollas barrocas, de ventas de humo y de jugar al corto plazo barato».
Papel mediador
En el comunicado, el Ayuntamiento reitera su «voluntad por reunirse con el propietario de la colección, con la finalidad de que ésta pase a formar parte del patrimonio de Sevilla». Del mismo modo, estiman que «Velázquez por Sevilla puede desempeñar un papel muy importante a la hora de hacerle ver a Vicente Carranza que el Museo de Triana es el emplazamiento ideal». El colectivo cultural insiste, por contra, en que el Real Alcázar «es el lugar adecuado, porque además de ser propiedad de todos los sevillanos, esta colección integrada por piezas de los siglos XIV y XX, firmadas por figuras como Arellano o Pérez de Tudela, tiene la suficiente enjundia como para ocupar las dependencias del Alcázar y completar su oferta cultural, toda vez que este inmueble forma parte además de la historia de la cerámica».
El comunicado del Ayuntamiento insiste en «el interés que viene mostrando el alcalde, quien incluso concertó una cita con el señor Carranza, en que una colección como esta permanezca en el barrio de Triana».
 
Informacion