promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Lun

05

Oct

2015

VERDE,QUE TE QUIERO VERDE PDF Imprimir E-mail

DIARIO DE SEVILLA / 3/10/2015

CARLOS COLÓN

ESTA debe ser una de las pocas ciudades de Europa en la que plantar árboles para que una avenida no sea la parrilla de una barbacoa se considera un reto, una empresa digna de aplauso, una iniciativa loable. Es algo muy positivo, sin lugar a dudas. Pero cuando lo ordinario se celebra como extraordinario y cuando hacer lo que el sentido común y los termómetros aconsejan se considera un hallazgo, es que se trata de una ciudad rarita, muy rarita. Tanto como para haber comenzado las obras de peatonalización de la Avenida cortando sus árboles, haberla convertido en un ingrato espacio de estética totalitaria por el que no sorprendería ver pasear a Karla, el archienemigo del Smiley de John le Carré. Perpetró la cosa el Ayuntamiento socialista de Monteseirín y parece que la va a arreglar el Ayuntamiento socialista de Espadas. Todo se hará, por lo tanto, sin críticas al despropósito y con muchas alusiones a la tan parecida operación llevada a cabo por Zoido en Almirante Lobo. El y tú más, ya saben. 



Se sumarán, se dice, otras calles y plazas que carecen de arbolado y, por lo tanto, de esa belleza verde que tantos horrores arquitectónicos disimula, tanto sosiego da a los ánimos y tan benéfica sombra a los cuerpos. Pues ya tienen tarea por delante porque calles rapadas de arbolado en Sevilla hay muchas, demasiadas. Calles ásperas, depresivas y duras que, de cumplirse lo anunciado, se convertirán en amables, alegres y acogedoras gracias a estos benéficos y silenciosos amigos verdes. 

Estos días se ha sabido que Sevilla cuenta con 9.200 alcorques vacíos tras la tala de los árboles -Tocón City la llamé una vez-, 16.545 árboles con problemas y 2.477 que probablemente tendrán que ser talados. Y se trata de cifras provisionales a falta de concluir el estudio. Son datos desoladores porque la mayoría de los árboles con problemas o que deberán ser suprimidos no estarían en esta situación de haber recibido los cuidados oportunos. La operación, por lo tanto, es cuádruple: plantarlos allí donde no los hay, reponerlos allí donde los hubo, sustituir los que se van a talar y cuidarlos todos para que, como en todas las ciudades europeas sucede, se les garantice a ellos su vida y a los ciudadanos la seguridad, la belleza y la sombra. Si lo dicho se cumple sin racanería Sevilla estará al nivel de Madrid, Vitoria o Logroño, tres de las ciudades con más zonas verdes de España. Será más ciudad y menos poblachón.

 
Informacion