promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Mie

14

Oct

2015

EL LIMBO DE TABALADA PDF Imprimir E-mail

EL MUNDO/ 11/10/2015

MANUEL JESÚS FLORENCIOEL ALCALDE aprovechó su encuentro con el consejero de Medio Ambiente para anunciar la creación de una comisión conjunta que desatasque el parque metropolitano en Tablada, tal como recogen el PGOU (2006) y el Potaus (2009).

Espadas dijo que hay una propiedad privada y un «limbo» jurídico y que es necesario decidir cómo se avanza para que los suelos tengan un uso público de una vez por todas. Añadió que había quienes decían que Tablada no es una prioridad y que es un tema almacenado en un cajón, y que él quiere sacarlo de ese cajón. Una aseveración acorde con la promesa número 311 de su programa electoral, de mantener viva la reivindicación

Si Tablada está en un limbo jurídico no se sabe muy bien qué capacidad tendrían el Ayuntamiento y la Junta para cambiar ese estatus, cuando hay cuestiones que aún se están dirimiendo en la esfera judicial. El Consistorio lleva intentando desde Monteseirín expropiar la antigua dehesa al pool de empresas propietarias y englobadas en la agrupación Tablada Híspalis. Estas valoran los suelos entre 200 y 250 millones de euros para sentarse a negociar un acuerdo pacífico o bien para la busca de una solución mixta (parte edificable, con la pretensión de 15.000 viviendas de renta libre, y parte para zona verde) con la tesis de que aquello es tan grande que caben todos los usos. La Gerencia de Urbanismo, por su parte, le dio en su día un valor exclusivamente como terreno rústico conforme al Catastro de 6,5 millones de euros.

Fracaso

El Ayuntamiento ha fracasado sistemáticamente en los tribunales, que han tumbado sus pretensiones aunque a la postre hayan reconocido la calificación otorgada en el PGOU. Así, el TSJA suspendió en 2003 el proceso de expropiación y dejó sin efecto la delimitación de 350,3 hectáreas realizada por la Gerencia, al considerar que aquélla estaba obligada a expresar los fines concretos de carácter social que justificaran la reserva y delimitación de los terrenos de propiedad privada para su posterior integración en el patrimonio municipal de suelo.

Urbanismo volvió a la carga pero con otra delimitación de suelo a efectos expropiatorios, esa vez de 367,4 hectáreas, que fue recurrida y ganada por las empresas privadas dueñas de Tablada. El juez señaló en su auto que el acuerdo municipal sólo aludía a «inespecíficas o inconcretas» razones estratégicas de vertebración territorial, términos que en su opinión sumían en «la imprecisión y lo abstracto».

Posteriormente el TSJA anuló el proceso expropiatorio ante la falta de definición de los usos que tendría la antigua dehesa una vez expropiada y le recordó al gobierno local que todavía había zonas verdes en la ciudad en las que ni siquiera se habían acometido ampliaciones previstas, como era el caso del parque del Alamillo.

Paréntesis

A partir de entonces sobrevino la crisis, Monteseirín se dedicó a gastar el dinero del PGOU en las Setas y en otros proyectos en «la ciudad consolidada»; llegó Zoido a la Plaza Nueva y dejó Tablada durante cuatro años más en el cajón del que habla Espadas y el año pasado, tal como informó ELMUNDO de Andalucía, la Audiencia Nacional anuló la resolución del Ministerio de Medio Ambiente con la que pretendía resolver las sucesivas irregularidades cometidas para la subasta de la antigua dehesa.

El Ministerio de Defensa puso a la venta en 1997 sus suelos, que acabaron comprando El Monte y Caja San Fernando, sin la preceptiva declaración de innecesariedad del dominio público marítimo-terrestre.

Dicho de otro modo: como no se hizo esa declaración, seguía vigente la obligación de respetar una franja de 200 metros del dominio público en paralelo al cauce del río, franja que de forma presuntamente ilegal vendió el Ministerio, lo que podría ser causa de anulación de la subasta y de reversión de los terrenos a su situación anterior, con lo cual el lío jurídico sería de órdago.

¿En este avispero pretende meterse Espadas? ¿Le va a enmendar la plana a la Audiencia Nacional acaso? ¿Tiene alguna competencia jurídica?

El dinero

En el hipotético caso de que el Ayuntamiento pudiera expropiar Tablada a las empresas propietarias tendría a su favor la última ley del Suelo (2008), que establece que todo suelo que no esté urbanizado es rústico, y por lo tanto se evaluará conforme a su valor real en el momento de la expropiación y no, como antes, por sus expectativas urbanísticas.

¿Tiene la Gerencia esos 6,5 millones de euros para expropiar Tablada? Y expropiarla ahora, ¿para qué? El delegado de Hábitat Urbano ha declarado que no se trata de convertirla en un parque de María Luisa o un Jardín Americano, sino de tener un nuevo espacio verde para el ocio y el deporte de los sevillanos «pero con la concepción de naturaleza salvaje que tiene en estos momentos».

O sea, expropiar lo que no es más que un páramo sin infraestructura alguna y ni un solo árbol bajo el que cobijarse del tórrido sol sevillano para dejarlo como está. ¿Tendría sentido gastarse 6,5 millones en comprar 3,6 millones de metros cuadrados de erial cuando ya tenemos 9,2 millones de metros cuadrados de zonas verdes, parques y jardines con graves problemas de mantenimiento, como el de Amate, 2.500 árboles en riesgo inminente de caerse y 9.200 alcorques vacíos?

El alcalde debería dar prioridad a consolidar y mantener las zonas verdes que ya tenemos con esos 6,5 millones, si es que existen, y dejar Tablada en su limbo.

 
Informacion