promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Jue

26

Nov

2015

UN PANTEÓN SIN PROPIETARIO PDF Imprimir E-mail

UN PANTEÓN SIN PROPIETARIO

En 1913, llegaba al taller de un todavía joven arquitecto, José Espiau y Muñoz, un señor que se dio a conocer como el Conde de Pradere, venía a encargarle un mausoleo en la zona más noble del Cementerio de San Fernando, para el descanso eterno de su familia y de él.

Dos años más tarde el Panteón está finalizado. Espiau que forma con Anibal González y Juan Talavera el grupo más importante de arquitectos del Regionalismo ha hecho un mausoleo que, según el arquitecto Javier Rodriguez Barberán, es la mejor pieza del Cementerio de estética modernista, siguiendo la corriente creada por un grupo de artista vieneses.

Espiau será el autor de edificios tan notables como el de la adriática en la Avenida de la Constitución, el Hotel Alfonso XIII o los derribados edificios de la calle Santander donde se levanta hoy el botellero de González Cordón.

El autor del encargo, Conde de Pradere, de nombre José Daniel de Carballo y de Prat había nacido en 1885, hijo de Luisa de Prat, Condesa de Pradere y de Daniel de Carballo y Codesilo, miembro de la alta burguesía española, que había participado en la creación del ferrocarril Huelva-Zafra. Una de las tres grandes fuentes de riqueza (la minera, la aceituna y el ferrocarril) en la segunda mitad del S.XIX.

Pocos datos nos quedan del Conde de Pradere, su carrera diplomática, en 1926 lo encontramos en La Haya, la existencia de una hermana Luisa, a la que se siente muy vinculado y su muerte el 21 de abril de 1933, en Madrid, recogida en una necrológica donde se habla de la asistencia de su inmediato pariente Sr. Sánchez Gómez y de Antonio Cabeza de Vaca, Marqués de Portago.

Una vez celebrado el funeral, el féretro fue colocado en la estación , que se incorporó al expreso de Sevilla. En el Cementerio de San Fernando, en el Panteón de la familia, recibió sepultura.

Gracias al Museo del Prado, que con suma diligencia nos pasó los datos, sabemos que en 1934 fruto del testamento de José Daniel, el Conde Jiménez de Molina cedía al Prado una serie de cuadros que estaban en la casa del Conde de Pradere en París, entre ellos un cuadro de Goya, unas copias de Velázquez o el de su madre niña, pintado por Vicente López Portaña.

Hoy, el Ayuntamiento, al no aparecer ningún familiar del Conde y haberse extinguido el título con él, quiere derribar el Panteón por irrecuperable.

¿Quiénes están enterrados junto al Conde de Pradere? En el Cementerio no nos aportan ningún dato. Sus padres y hermana habían vivido y están enterrados en Madird. ¿Qué vincula a este diplomático con nuestra ciudad? ¿Qué historia esconde este enterramiento? ¿Quizás una dama, una historia de amor en París? 
Mañana intentaremos desvelarlo

 

 

 
Informacion