promo

Jue

26

Nov

2015

MEMORIA DE UNOS VALIENTES: PRIM Y LA GUERRA DE ÁFRICA PDF Imprimir E-mail

MEMORIA DE UNOS VALIENTES: PRIM Y LA GUERRA DE ÁFRICA

Corría el año de 1859, cuando el General O'Donell declara la Guerra a Marruecos. Los españoles, a pesar de que a la Guerra sólo irían los que no tenían medios para pagar su sustitución en la milicia, celebraron con enorme alegría esta declaración de guerra. En medio de tantas luchas civiles, tanto Rey felón y tanta “niña” ligera de cascos, España tomaba ínfulas tras un nuevo periodo de depresión. Resurgía el recuerdo de laGuerra de la Independencia y la primera derrota de las tropas napoleónicas. 
Una de las fuerzas que embarcan para Marruecos son los voluntarios catalanes.
El uno de enero de 1860 en Castillejos, pueblo cercano a Ceuta, el General Prim, progresista y masón, arenga a sus voluntarios catalanes con las siguientes palabras: "Soldados, vosotros podéis dejar esas mochilas porque son vuestras, pero esta Bandera es de la Patria. Yo voy a meterme con ella en las filas enemigas. ¿Permitiréis que vuestra Enseña caiga en manos del enemigo? ¿Dejaréis morir solo a vuestro general? Soldados, ¡viva la Reina!, ¡viva España!".

Cubriéndose con la Bandera, Prim se lanzó con fiereza en medio de las tropas marroquíes. Los jóvenes soldados al ver a su jefe en peligro, gritando como fieras, lo siguieron. El triunfo fue arrollador. El gran escritor granadino, presente en la batalla, Pedro Antonio de Alarcón, mandaría rápidamente la crónica a España, luego recogida en su obra Diario de un Testigo de la Guerra de África.

España entera se conmovió con la heroicidad de Prim y sus jóvenes reclutas.

Se abría la puerta a la toma de Tetuán. Las niñas, en sus juegos, recogerían estas coplas:

Del día seis de febrero 
Nos tenemos que acordar
Que entraron los españoles
En la Plaza de Tetuán.

La plaza de Tánger
La van a tomar
También han tomado
La de Tetuán.

En la Plaza de Tetuán
Hay un caballo de caña,
Cuando el caballo relinche
Entrará el moro en España.

La Plaza de Tánger…

Centinela, centinela,
Centinela del Serrallo
Alerta, alerta, que vienen
Los moritos de a caballo.

La Plaza de Tánger…

La llegada de los heridos a Sevilla, produjo, además de grandes manifestaciones, el apoyo popular con vendas, mantas, comida… El pueblo se volcó en aquellos pobres soldados. Algunos de ellos morirían en la ciudad.
El Alcalde García de Vinuesa quiso dedicar un monumento a estos héroes y encabezó una suscripción popular,. El mármol que, además de los nombres, contiene los símbolos de la Victoria y la fuerza, fue realizado por José Frapolli. Todos los años una corona de laurel recuerda a los héroes de Castillejo.

 

 

 
Informacion