promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Jue

03

Dic

2015

El Cementerio de San Fernando, Punto Final. PDF Imprimir E-mail

En este último artículo dedicado al Cementerio de San Fernando, queremos hacer un repaso general a la situación del mismo.

 En el año 2002, es decir hace 14 años, la periodista María José Carmona titulaba un artículo "Goteras en la última morada". Además de fotografiar el estado de diversas tumbas, muchas propiedad del Ayuntamiento, María José se quejaba de la dejadez de familiares y la pasividad municipal que alentaba la creciente degradación del cementerio. Igualmente, lo hacía, Carlos Colón que titulaba su artículo "La vergüenza del cementerio" hablando de nichos en ruina y con basuras en su interior, paredes desconchadas y aglomeraciones, y terminaba diciendo "La Sevilla de los muertos se parece a la de los vivos, porque la gobiernan los mismos" 

¿Ha cambiado la situación en los últimos años con otros gobiernos?. El 2 de noviembre de 2011, la periodista Pilar García decía en un recuadro "Suciedad en el camposanto. Cubas y papeleras con restos de flores y basura se abrían al paso del visitante, junto a hileras de nichos vacíos y en abandono"

Poco antes en octubre, Amalia Fernández Lérida, se hacía eco del robo de una lápida de bronce de 200 kg en el cementerio. El Ayuntamiento respondía diciendo que estaba ultimando un Plan de Seguridad cuyas medidas aun no había desvelado pero que pondrá en marcha según la disponibilidad presupuestaria.(¿Alguien tiene noticias del plan?)

En este año, los que hemos acudido al cementerio, hemos seguido presenciando el espectáculo denigrante de un cementerio mal conservado, mientras continúan las denuncias de robos. ¿Será que no  ingresa suficiente dinero el cementerio para mantener sus gastos y cubrir con dignidad sus funciones? ¿No se han triplicado los ingresos en los últimos años esquilmando los bolsillos de los sevillanos? ¿Nadie, ni trabajadores, ni ayuntamiento quieren explicarnos las cuentas del cementerio? 

Pero, por otra parte, loslincesde nuestros concejales se percataron hace mucho tiempo del valor patrimonial e histórico que encierra el único cementerio público sevillano.

En el año 2005, María Dolores Alvarado escribía un artículo alabatorio sobre las actuaciones que iba a emprender el Ayuntamiento de manos de la entonces Delegada de Salud, Cristina Vega. El Jefe del Servicio del cementerio, José Antonio Infiesta, hablaba de crear un recorrido por las vías principales del cementerio y dotarlo de señalizaciones que informaran sobre las personas que ahí descansan y la arquitectura y escultura del cementerio, hasta se pretendía traer los restos de Luis Cernuda y Antonio Machado.

Diez años más tarde, nos resultan como mínimo jocosas las promesas reflejadas en el artículo. Por el contrario la misma María Dolores Alvarado,  en otro artículo del mismo día, escribía sobre el abandono del Panteón del Conde de Pradere, del que hemos hablado anteriormente, achacando el mal estado de este panteón a la inexistencia de familiares. Hay que recordar que es una obra interesantísima del arquitecto sevillano Espiaú y que iba a ser una parte fundamental en el recorrido turístico de la zona. Diez años más tarde el panteón del Conde de Pradere está en un estado absolutamente ruinoso, ¿no debe velar el Ayuntamiento por su Patrimonio? ¿Es que no tiene dinero el cementerio para conservar una obra de la categoría de este panteón? 

En el 2007, el Alcalde Monteseirín con dinero del cementerio, mientras dejaba en estado de abandono el conjunto monumental, se gastaba una buena parte de los ingresos en construir las "catenarias", es decir la estructura de hierro que se levanta a la entrada del cementerio y que contrasta negativísimamente con la rotonda decimonónica en la que se encuentra. Pero no queda ahí la cosa, en el 2009, el mismo Alcalde con el dinero que su compañero de partido y Presidente Sr. Rodríguez Zapatero destinó a los fondos anti crisis, para paliar el drama del paro,  construía “el mausoleo de los poetas”, un adefesio junto a la tumba del Gallo, que seis años más tarde sigue sin albergar ningún muerto y que  es el mudo testimonio de los caprichos y el mal uso del dinero público por los políticos en Sevilla, mientras se destruye el Patrimonio y se pierde, no se sabe por que alcantarilla nuestros impuestos.

Esperemos que, no olvidando, manteniendo viva la memoria de estas actuaciones, podamos algún día regenerar la vida política de esta ciudad y hacer del Cementerio de San Fernando, un bello libro donde se recoja la historia de nuestro pasado, como familias, como ciudad y como nación.

 

 
Informacion