promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Jue

10

Dic

2015

EL ARQUITECTO Y EDIL DEL PP LOGRA LICENCIA PARA SU POLÉMICO HARD ROCK CAFÉ PDF Imprimir E-mail

DIARIO DE SEVILLA / 19/11/2015

CARLOS NAVARRO ANTOLÍN

 
Es el arquitecto autor del polémico proyecto del Hard Rock Café en el número 3 de la calle San Fernando, una obra parada por los inspectores de Urbanismo durante meses por falta de licencia. Es también concejal del PP desde las pasadas elecciones municipales y, como tal, forma parte de la comisión ejecutiva de la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento. Este organismo, precisamente, concedió ayer licencia de obra al reformado del proyecto de su dirección. Un permiso condicionado al cumplimiento de una serie de requisitos ambientales como consecuencia de la normativa vigente y de los recursos y la presión ejercida por los vecinos. José Luis Vargas se ausentó de la comisión ejecutiva en el momento en que se trataba su proyecto, al que sigue ligado directamente, pese a que días antes de las elecciones anunció que abandonaría los proyectos urbanísticos que tuviera en Sevilla, tal como declaró el 30 de abril a este periódico, cuando trascendió que la obra estaba parada por el servicio de disciplina de la Gerencia por la ejecución de reformas sin licencia: "Tengo claro que dejo todas las obras en cuanto sea concejal". 

La firma Hard Rock presentó un proyecto de reformado en octubre de 2014 para adecuar el edificio, catalogado en el PGOU, al uso de bar-restaurante con cocina y música. La calificación ambiental condicionada al cumplimiento de una serie de requisitos la tenía desde agosto de 2014, dado que el reformado procede de una licencia sobre el proyecto inicial presentado en 2013. 

El pasado 9 de noviembre recibió la resolución favorable de la Comisión Provincial de Patrimonio, que desestimó las alegaciones de la propietaria colindante del edificio. Ayer se elevó este informe favorable a la comisión ejecutiva de la Gerencia de Urbanismo, en la que el PP tiene como representante a José Luis Vargas. La comisión desestimó la solicitud de revocación presentada por la propietaria colindante y acordó conceder la licencia de continuación de las obras. No se trata de una licencia de apertura para el Hard Rock, sino de un permiso de obras. Y conviene destacar que la declaración ambiental es provisional al estar condicionada al cumplimiento de una serie de requisitos medioambientales, entre ellos los acústicos. Por este motivo, una vez que terminen las obras, se tendrá que comprobar que urbanísticamente se adaptan a lo contemplado en la licencia, para lño cual intervenderán los inspectores de la Gerencia. El edificio deberá cumplir las exigencias medioambientales, no ya en el reformado presentado por Vargas, sino en las mediciones que efectúen los técnicos de Medio Ambiente. Si las exigencias medioambientales no son satisfechas, Vargas podrá subsanarlas antes de la apertura del negocio, de lo contrario se revocará la licencia y el local no podrá abrir. 
 


Hasta tres arquitectos, entre ellos Rafael Manzano, han cuestionado la obra de reforma. Manzano denunció en un dictamen que la obra de reforma "altera gravemente elementos de carácter artístico-patrimonial, como el patio dieciochesco con alteraciones decimonónicas". Alerta de que se están reconstruyendo forjados con envigados metálicos de gran sección en previsiones de posibles cargas móviles que hacen sospechas su uso para bailes".
 
Informacion