promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Jue

10

Dic

2015

DON FELIPE:"SEVILLA ES CAPITAL DE UNA TIERRA ARTÍSTICA POR DEFINICIÓN" PDF Imprimir E-mail

ABC SEVILLA / 3/12/2015

JESÚS MORILLO

El Museo de Bellas Artes de Sevilla volvió ayer al centro de la actividad informativa de l a ciudad, aunque esta vez el protagonismo no era de ninguna gran exposición dedicada a algún maestro del barroco sevillano. El movimiento y las esperas de curiosos desde hora y media antes de que comenzara el acto se debían a la presencia de Sus Majestades los Reyes, que presidían la entrega de las Medallas de Oro al Mérito de l as Bellas Artes de 2014, galardones concedidos por el Consejo de Ministros, a propuesta del Ministerio de Cultura. En total, veinticinco premiados en campos que van desde el arte al mecenazgo, pasando por la música, la literatura, el flamenco, la tauromaquia y la conservación del patrimonio, entre otros, como muestran los nombres de algunos de los premiados:Rafael Sánchez Ferlosio, Manolo Sanlúcar, Alaska y Manuel Benítez «El Cordobés».

 

El acto tuvo lugar en la antigua iglesia del convento de la Merced, que hoy es Museo de Bellas Artes, presidiendo, junto al atril donde se pronunciaron los discursos, «La Virgen de la servilleta » de Murillo. Allí, Don Felipe, que acudió acompañado de Doña Letizia, pronunció el discurso de clausura que resume la esencia de estos galardones, al destacar que en estos tiempos que vivimos la « naturaleza múltiple, cambiante y diversa de la cultura», «nos ayuda a luchar contra la intolerancia y el fanatismo reduccionistas que amenazan y agreden con violencia a los sustratos mismos de cualquier sociedad civilizada». Don Felipe tuvo también, tanto al comienzo como al final de su intervención, palabras para Sevilla, a la que se refirió como «capital de una tierra creativa y artística por definición», y también para el Museo de Bellas Artes, que acogió el acto, una decisión que «nos alegra sinceramente y de manera especial».

«España, un país sólido»

Estas medallas, señaló Felipe IV, proyectan un mensaje «sobre la riqueza y diversidad de nuestras artes», y destacan «la valía de sus protagonistas». Esa diversidad estuvo representada por la danza, el pop, las bellas artes, el teatro… que muestran, según señaló, «la amplitud del concepto de bellas artes» y «la riqueza de nuestra cultura y la profundidad de los vínculos que nuestra sociedad mantiene con el arte, el patrimonio, y con su protección y su fomento».

Sobre los premiados, Don Felipe indicó que su labor «contribuye sin duda a marcar o a iluminar el camino hacia la creación y la cultura», unos logros creativos que son «en definitiva una muestra, palpable y poderosa, de lo que, como país, podemos llegar a alcanzar». El Rey terminó su discurso transmitiendo el deseo de que «a través de vuestra labor y vuestro genio creativo sigáis ayudando a consolidar la senda de progreso, de optimismo y de confianza que hace de España un país sólido, con un presente mucho más fuerte que sus problemas y un gran porvenir. Un país que es, desde luego, muchísimas cosas, pero lo que nadie puede negar —y menos aquí en Sevilla—, es que España es un país de arte y con arte».

Estas palabras las pronunció el Rey al filo de la una de la tarde, clausurando un acto de aproximadamente una hora, al que también asistieron, entre otras autoridades, el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo; la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz; y el alcalde de Sevilla, Juan Espadas.

Estas medallas, de las que fueron acreedoras veinticinco personalidades del mundo de la cultura, distinguen a personas y entidades que hayan destacado de forma eminente en el campo de la creación artística, prestando servicios señalados o fomentando notoriamente la enseñanza, el desarrollo y la difusión del arte o al conservación del patrimonio.

Prácticamente todos los premiados acudieron al acto. Sólo faltaron la actriz Blanca Portillo, por motivos de agenda; Rafael Sánchez Ferlosio e Isidoro Valcárcel. En el caso del locutor de jazz de RNE Juan Claudio Cifuentes «Cifu» y del traductor Manuel Serrat Crespo, ambos fallecidos, se hizo entrega del galardón a sus viudas.

En nombre de los premiados habló Álvaro Fernández de Villaverde, marqués de Santa Cruz, quien destacó el impulso de las bellas artes, que «nos une como españoles y mantiene vivo el mortero que edifica nuestra nación».

 
Informacion