promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Mie

20

Ene

2016

ADEPA CONSIDERA"APOCALIPTICO" EL INFORME TÉCNICO DE LAS ATARAZANAS PDF Imprimir E-mail

EL MUNDO / 16/1/2016

F.J. RECIOLa asociación conservacionista Adepa, que, junto a la Fundación Atarazanas, lidera la oposición ciudadana al proyecto de rehabilitación de las Reales Atarazanasredactado por el arquitecto Guillermo Vázquez Consuegra y financiado por La Caixa, no se cree los informes técnicos esgrimidos por éste para descartar la excavación completa del edificio, retirando la capa de escombros que desde el siglo XVI cubre la mayor parte de los pilares que sustentan sus arcos.

Como publicó ayer EL MUNDO, Vázquez Consuegra analizó la posibilidad de rebajar la cota del suelo del edificio, retirando los cerca de 31.440 metros cúbicos de restos vertidos en el siglo XVI, cuando dejó de utilizarse como astillero, para dejar a la vista en toda su altura los arcos medievales.

La solución quedó descartada a la vista de los informes técnicos elaborados ex profeso para el proyecto, que, entre otras cuestiones, señalan dos aspectos básicos: primero, que los escombros ejercen una función de sustentación del edificio, al que en los siglos XVIII y XIX se añadieron nuevos cuerpos para los que no está preparada su cimentación original y que, por tanto, su retirada obligaría a nuevas actuaciones 'artificiales'; y, segundo, que la operación supondría un coste próximo a los 5 millones de euros, la mitad del presupuesto total del proyecto.

Adepa, que defiende esta solución técnica y que calcula su coste en unos 700.000 euros, censura el «secretismo» con el que, en su opinión, actúa el arquitecto y la Gerencia de Urbanismo, hecho que les sitúa en «absoluta desigualdad» para analizar el proyecto. Adepa sólo ha tenido acceso al expediente de forma parcial, señalan.

La asociación, que prepara un debate sobre este asunto al que ha invitado a Vázquez Consuegra, sostiene que las obras deben ser de «recuperación» de las Atarazanas, por lo que «si es necesario gastarse [en la excavación] cinco millones de los diez presupuestados, serán bien gastados». «Lo contrario es hacer un museo sobre los cuerpos añadidos y extraños al edificio», aseguran. Adepa considera esa cifra «absolutamente desorbitada y falsa», pero en cualquier caso asumible para «cumplir con lo que debe ser la finalidad de esta obra: recuperar para Sevilla uno de sus grandes monumentos».

Los conservacionistas acusan al arquitecto de introducir «elementos apocalípticos» en el debate, como «el coste de la obra de excavación, el agua que lo inundará todo o los daños arqueológicos». El último de ellos, sostienen, es que con la excavación «las Atarazanas se vendrán abajo por su propio peso, aunque le quitemos los añadidos superiores, aunque no permitamos las obras de bares y terrazas». Se trata, en su opinión de una «curiosa y apocalíptica teoría».

En su comunicado, Adepa hace finalmente un guiño al arquitecto sevillano: «Nosotros le queremos a usted como arquitecto de las Atarazanas, pero con un proyecto participado por la ciudad y consensuado con nuestros representantes políticos». Y otro al promotor: «Queremos que La Caixa lo financie y siga con el proyecto, pero que no nos venda baratijas y haga negocio con nuestro patrimonio».

 
Informacion