promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Vie

22

Ene

2016

LAS ATARAZANAS Y SU ENTORNO PDF Imprimir E-mail

DIARIO DE SEVILLA / 10/1/2016

JOSÉ JOAQUÍN LEÓN

 

TODOS los proyectos que se acometen en Sevilla pasan por varias fases, que forman un calvario de penalidades. Una vez que anuncian un proyecto propiamente dicho, sea lo que sea, comienza la fase de gran polémica ciudadana, que lo mismo vale para el Metro que para la Torre Pelli o las Atarazanas. Algunos incluso se paralizan, como ha ocurrido en la antigua comisaría de la Gavidia. Otros se abren en falso y siguen pendientes, según transcurren los años, como San Hermenegildo. A su vez, los mercados tienen su propia trayectoria, entre el gourmeteo y los centros artísticos de la utopía, que traducido significa: años de abandono. Ya pasó en la Encarnación, y ahora en la Puerta de la Carne. 

Superada la fase de gran polémica ciudadana, algunos proyectos se abren paso, a trancas y barrancas, hasta ser aprobados con las bendiciones oficiales. En cuyo caso se llega al momento de las obras. Siempre suelen ser más largas de lo previsto. Así como escribió Hemingway que París no se acaba nunca, las obras en Sevilla tampoco se acaban, salvo excepciones. Desde hace algún tiempo, el diseñador oficial de la obra sevillana suele ser Guillermo Vázquez Consuegra. De modo que lo procedente de su autoría suele ir para adelante, mientras que lo otro depende. 

Los más irreductibles no se resignan. Si alguna vez, por algún raro fenómeno, fuera derribada la antigua comisaría de la Gavidia, o bien se cayera sola (lo que no sería descartable), un siglo después continuarían las lamentaciones. Con las Atarazanas pasa igual. Ya se ha aprobado la licencia de obras por el Ayuntamiento, pero siguen los lamentos. La obra se hará por fases, como los lamentos, y la primera estará conclusa para 2017 si no hay retrasos. 

Guste más o guste menos, que ya lo veremos, el centro cultural de Las Atarazanas tiene detrás a la Caixa, la Junta, el Ayuntamiento y la Fundación Cajasol. Una vez que tuviera contenidos de calidad alta reafirmaría aquella zona como un espacio cultural esencial para Sevilla, que tiene al lado el Teatro de la Maestranza y la Caridad, con su impresionante iglesia. 

 



Desde el Arco del Postigo hacia el río, el Arenal se reforzará como zona de primer nivel para el turisteo. Según la evolución de los bares, no se puede descartar que supere a Santa Cruz. Y habrá otra oportunidad para elegir entre la calidad o la cantidad. El complejo de las Atarazanas no será una simple salita de exposiciones.

 
Informacion