promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Mar

26

Ene

2016

LAS ESTOCADAS DE ESPADAS PDF Imprimir E-mail

ABC SEVILLA / 23/1/2016

J.FELIX MACHUCA

Rescataban refugiados en el mar de la guerra. Y las autoridades griegas los acusaron de tráfico de personas. Pasaron en Lesbos las de Caín. Pero pronto la presión política, diplomática y ciudadana española pudo rescatarlos y traerlos a casa. En San Pablo fueron recibidos al grito de «héroes, héroes». Que quizás lo son de una tragedia griega donde, me malicio, fueron apresados para ponerles precio o impuesto revolucionario a su humanitaria acción. Manuel Blanco, Julio Latorre y José Enrique González, bomberos sevillanos que invierten su tiempo de vacaciones en servir a los que más lo necesitan, ya están en casa. Como los héroes de Lesbos.

No irá

Guillermo Vázquez Consuegra ha invitado a Joaquín Egea, presidente de Adepa, a que vea la maqueta del proyecto Atarazanas en su estudio, frente al antiguo astillero alfonsí. Es bueno que las partes vayan rompiendo barreras y dialogando, que es la mejor manera de arreglar los asuntos más enconados. Lástima que, por motivos profesionales que llevan al arquitecto lejos de España, Vázquez Consuegra no pueda asistir a las jornadas que la próxima semana se celebrarán en la Academia de Buenas Letras, donde se quería que interviniera. Seguro que habrá otras ocasiones. Por cierto ¿ha escrito ya Jesús Vozmediano la carta que recoge el polémico ambiente que rodea a este proyecto para enviársela a Isidoro Fainé, presidente de la Caixa?

Aluvión

Se leen más tesis doctorales que nunca. Hasta el punto de que podría hablarse de cita previa para sacar número y leer la que corresponda. Esta semana, en la Hispalense, se han leído dos magníficas tesis doctorales. Una sobre el anfiteatro de Carmona, de Alejandro Jiménez. La otra, del que fuera secretario de organización del extinto PA y concejal del Ayuntamiento, José Luis Villar. Su tesis se titula «Alandalus y las fuentes del oro» y el tribunal le recomendó que la publicara como libro, dado su interés y amena lectura. El antiguo militante andalucista se dedica ahora a la investigación histórica y a la docencia jurídica en la UPO.

Sin firmar

Al que fuera ministro de Hacienda se le olvidó firmar el decreto de traslado, quizás en la creencia de que no habría problemas para volver al ministerio, pero ya ven cómo está el patio. El caso es que Montoro no firmó en verano el traslado de la Agencia Tributaria de la calle Arjona a su nuevo destino, en el Puerto, a la vera de la Aduana. Y eso le va a costar un dinero a los españoles, que somos los que pagamos el alquiler de la ubicación actual. ¿Cuándo se procederá a un traslado que implica actualización informática, distribución de contribuyentes y organización de la nueva administración? Unos dicen que para mayo todo estará solucionado. Otros, menos optimistas, hablan de noviembre. Qué cabeza la de Montoro…

El lobo

Nadie quería creerle y menos escucharlo. Tras su derrota electoral, en la que perdió casi todo lo que ganó, a Zoido pocos le prestaban un centavo de crédito. Se empeñó en decirnos que Espadas subiría los impuestos, que vivir en la Sevilla del tripartito sería mucho más caro. El lobo, que viene el lobo, le espetaban con sorna. Bueno, pues el lobo ya está aquí. Y no precisamente en forma de turrón. Más bien como un amargo vinagre de subida impositiva de treinta millones de euros que pagaremos entre todos. Más el plus por multas de tráfico que se contabiliza ya como una vía impositiva externa. Espadas acaba de darnos la estocada del año. Meritoria para un premio maestrante.

Suslov


Si no fuera porque es más de derechas que los volantes de los coches ingleses, Curro Pérez sería el Mijail Suslov del palomar. O sea, el estratega y el ideólogo que dicta doctrina. La gaviota sevillana se alimenta de sus planes estratégicos. Suyo es el plan director que tratará de ganar las próximas elecciones municipales contado con todos y escuchando a todos. Lástima que todos, casi todos, se quejen con la boca pequeña que no era la mejor forma de empezar tan participativa etapa teniéndose que enterar por la prensa de sus nuevos planes. La bronca es sorda. Pero se escucha todo

 
Informacion