promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Lun

01

Dic

2008

Torneo maravilla en el 92, desastre en 2008 PDF Imprimir E-mail

Torneo: Maravilla en el 92, desastre en 2008

Uno de los emblemas urbanísticos más importantes de la Muestra Universal sigue sufriendo la dejadez por parte de los diferentes gobiernos municipales en los últimos 16 años

Enrique Ballesteros Manzorro | Actualizado 24.11.2008 - 11:47
zoom

Muchas de las plantas que proceden de la parte ribereña del paseo escalan el muro hasta situarse en las banquetas para los peatones. Algunos respaldos metálicos han sido destrozados o sustraídos.

zoom

Los peatones que frecuentan Torneo para hacer deporte o pasear sortean muchos de los obstáculos provocados por el deterioro en la solería del firme y por los trozos sobrantes. Las personas con movilidad reducida (mayores, discapacitados) sufren tropiezos habitualmente.

zoom
Socavones, pavimento levantado y destrozado, falta de limpieza, desperfectos en el mobiliario e invasión vegetal de la vía. El paseo peatonal de Torneo junto al río Guadalquivir, más que un lugar apetecible para caminatas agradables, parece la avenida de los desastres. La reurbanización y mejora de la calle que dejó como legado la Expo 92 se descompone, poco a poco, tras 16 años de desidia municipal.

Con la transformación de las márgenes de Torneo y la eliminación del muro de la Renfe en los años 90, emergió una nueva zona de la ciudad que hasta entonces no tenía un uso concreto. Los gastos de urbanización de este gran paseo corrieron a cargo del Ayuntamiento, que invirtió 4.000 millones de pesetas de la época. Sin embargo, desde entonces, el tramo de Torneo que va desde la estación de Plaza de Armas hasta la Barqueta presenta un estado de total abandono.

Aunque los deterioros más frecuentes, que el peatón puede encontrar, sean el hundimiento de solerías y la rotura de pavimento, existen otros desperfectos palpables e igualmente atribuibles a la dejadez y el paso del tiempo: desprendimiento de remates de los muros de contención, rotura de peldaños y escaleras, defectos en farolas y en bancos metálicos. Este catálogo se amplía con elementos que pueden resultar peligrosos. Es el caso de la rotura en las láminas de metacrilato empotradas en el muro, cuyos trozos quedan esparcidos por la vía.

Las plantas también invaden muchas zonas del paseo. La vegetación se deja entrever por los huecos de la solería a medida que se avanza en cualquier dirección por la avenida. El mantenimiento de los espacios verdes es prácticamente inexistente y la avenida parece que no ha visto una actuación de poda y cuidado desde hace bastante tiempo.

Vecinos y viandantes que frecuentan el paseo se quejan de que el Ayuntamiento no haga ningún tipo de arreglo. "Cuando se celebró el décimo aniversario de la Expo se adecentó un poco", recuerda María Luisa Balmón, una vecina de la calle Baños que pasea todas las mañanas junto al río. Aparte de las medidas provisionales, la vía requiere una actuación en profundidad que mejore uno de los legados que dejó la exposición del 92.
 
Informacion