promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Lun

29

Dic

2008

El ayuntamiento recepcionará las obras de la Alameda con desperfectos PDF Imprimir E-mail

El concejal del distrito admite que la plaza se inaugurará oficialmente con defectos en su ejecución y dice que éstos se arreglarán "en los próximos meses" · Los vecinos protestan por la suciedad en el pavimento

  • La reforma de la Alameda concluirá con desperfectos. El Ayuntamiento de Sevilla recepcionará mañana -año y medio después de lo previsto- las obras del bulevar sin que la constructora haya finalizado los trabajos para eliminar las deficiencias en el pavimento y el mobiliario urbano. Una decisión que ha levantado las críticas de los vecinos por el estado en que se encuentra la zona tras una reforma que se ha demorado más de lo previsto y cuyo coste se ha encarecido un 35%.

    El delegado del distrito Casco Antiguo, José Manuel García (IU), confirmó ayer, en declaraciones a Radio Sevilla, que las obras de la Alameda se recepcionarán mañana con desperfectos que la empresa adjudicataria tendrá que ir eliminando los próximos meses. "Es verdad que, como en todas las obras, hay algunas deficiencias -señala García- que van a constar en el acta de recepción de las obras, por lo que la empresa adjudicataria va a tener que actuar los próximos meses y corregir algunas deficiencias".

    Estos desperfectos no constituyen, según el Consistorio, motivo suficiente para no inaugurar el bulevar. "Las obras de la Alameda -continúa García- están finalizadas y la Gerencia de Urbanismo va a firmar el acta de recepción y el próximo sábado [mañana] vamos a proceder a su inauguración". Un acto, además, que el distrito Casco Antiguo va a celebrar por todo lo alto, con buñolada, chocolate y pasacalles. Justo en el día, precisamente, que tendría que haberse puesto en marcha la línea 1 del Metro, cuya apertura se ha retrasado tras el hundimiento de un quiosco a consecuencia de un socavón que se originó en las inmediaciones de la estación de Puerta de Jerez.

    A falta de Metro, los sevillanos podrán contemplar el sábado cómo ha quedado la "nueva" Alameda que ha contado, previamente, con varias inauguraciones parciales. De hecho, en ella se han celebrado ya varias exposiciones al aire libre e innumerables conciertos que han provocado las críticas vecinales por las molestias ocasionadas por el ruido y la botellona que se organizaba tras estos actos. Estos vecinos no comprenden ahora el empecinamiento del Ayuntamiento por inaugurar unas obras que no se encuentran en el mejor estado de entrega cuando ya llevan año y medio de retraso.

    Los residentes de esta zona piden que se demore la recepción de la reforma hasta que se hayan eliminado todos los desperfectos. Temen que después del sábado el gobierno local no vuelva a ocuparse de la zona. Lo que no logran entender, como le ocurre a Joaquín Ruiz, que lleva medio siglo viviendo en la Alameda, es cómo la rehabilitación tiene "múltiples" deficiencias después de haberse demorado tanto tiempo.

    Estos residentes -que llevarán al Consistorio a los tribunales por incumplir la normativa sobre ruidos en la Alameda- no fueron convocados por el distrito Casco Antiguo a la última reunión que su delegado, José Manuel García, tuvo con representantes de otras asociaciones del barrio para acordar los usos que se le dará a partir de ahora al bulevar. El grupo representa a 200 vecinos a los que el Ayuntamiento ha "obviado" desde que se intentaron consensuar los usos de la nueva Alameda.

    Una reforma, además, que no acaba de convencer a todos. Sobre todo por el material empleado y la distribución de los bolardos. Suciedad y falta de seguridad constituyen las principales quejas. Los residentes lamentan que el pavimento amarillo se puso negro al poco tiempo de colocarse y que la calzada (prevista para vehículos de emergencia y residentes) se ha quedado demasiado estrecha para la circulación. Incluso hubo que cambiar de ubicación los bolardos, a petición de los Bomberos.

    Nuria Rodríguez y Virginia Berros, vecinas que ya han presentado varias denuncias por ruido, creen que la obra que se va a recepcionar dista de lo que en su día se pensó y que el delegado no es capaz de poner fecha límite para que los desperfectos se eliminen. Consideran que IU ha convertido la Alameda en un recinto propio donde sólo cuenta con la opinión de los vecinos "que les votan
 
Informacion