promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Mie

17

Feb

2016

LA UNESCO "DESEMBARCA" EN LAS ATARAZANAS A TRAVÉS DE ICOMOS PDF Imprimir E-mail

EL MUNDO / 17/2/2016

FRANCISCO JAVIER RECIO

Por tercera vez en esta década, la Unesco tomará partido en un proyecto estratégico para la ciudad de Sevilla. El organismo garante de la lista de bienes Patrimonio de la Humanidad, que ya intervino con ocasión de la construcción del rascacielos de la Cartuja y que mantiene viva su advertencia sobre Doñana si se ejecuta el dragado del Guadalquivir, recibirá en las próximas semanas un informe en torno al proyecto de rehabilitación de las Atarazanas. El dolor de cabeza para la Junta y La Caixa, los promotores de la iniciativa, adopta así un carácter internacional.

De redactar ese informe se va a encargar el experto en arquitectura militar e industrial Juan Antonio Rodríguez Villasante, coronel de Intendencia de la Armada en la reserva y miembro del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos), que durante la jornada de ayer recibió un cursillo acelerado en torno a los astilleros medievales sevillanos.

A las nueve de la mañana estaba citado en la Consejería por el secretario general de Cultura de la Junta, Eduardo Tamarit; antes de las diez, ya estaba visitando el edificio en compañía de responsables de Cultura y de La Caixa; posteriormente,acudió al estudio del arquitecto Guillermo Vázquez Consuegra -aledaño a las Atarazanas- para recibir explicaciones de éste y de miembros de su equipo sobre el proyecto ya aprobado; por último, en torno a la una de la tarde, se reunió con expertos de varias asociaciones contrarias al proyecto.

PUBLICIDAD
 

No es extraño, después de semejante ingestión de información condensada, que Rodríguez Villasante resumiera su primera impresión asegurando que se trata de un asunto «muy complejo».

En declaraciones a Europa Press, el experto de Icomos destacó que todas las partes implicadas en la iniciativa han hecho «una labor estupenda» a la hora de «facilitar toda la información verbal y gráfica» sobre la actuación. Rodríguez Villasante dijo contar ya con todo el material necesario para elaborar un informe «básico, que no definitivo», pero siempre «tras valorar con calma los muchos elementos» en juego. El «diagnóstico» que se le ha encomendado, señaló, «es un tema muy complejo».

De este primer estudio o valoración tendrán copia todas y cada una de las partesinteresadas en el proyecto. La delegación española de Icomos será la encargada de elevarlo a su dirección central, que, a su vez, la dirigirá a la Unesco. Una valoración negativa podría tener como consecuencia, por tanto, una nueva advertencia de sanción a España, mucho más cuando, tras el episodio del rascacielos de la Cartuja, Sevilla se comprometió con el organismo internacional a ser especialmente cuidadosa en la aprobación de proyectos que afecten a su conjunto histórico declarado.

El Ayuntamiento y la Junta no ofrecen síntomas de inquietud por el informe de Icomos y la presumible intervención de la Unesco. En ambas administraciones se muestran convencidos de la viabilidad del proyecto -ya aprobado por la Comisión de Patrimonio y con licencia de obras aprobada- y de su nula afección al entorno patrimonial.

No coincide en esa opinión el grupo municipal del PP, que ayer mostró su «preocupación» ante la escalada 'internacional' del asunto. Su portavoz adjunto, Gregorio Serrano, dijo que las Atarazanas necesitan un proyecto «serio» y que el que está sobre la mesa se ha presupuestado con un «dinero residual». Serrano desveló la preocupación del PP ante un posible posicionamiento negativo de Icomos porque «no es bueno para la ciudad».

Por todo ello, asegura que de la mano de los parlamentarios populares se reivindicará en el Parlamento andaluz «un tratamiento justo». Tras recordar la defensa realizada por el entonces alcalde Juan Ignacio Zoido (PP) de la Torre Sevilla, diseñada por César Pelli, en San Petersburgo ante el comité de la Unesco, Serrano ha mostrado su preocupación porque Icomos «siga cuestionando» aspectos de la ciudad.

El alcalde, Juan Espadas, expresó por su parte «respeto» ante el recurso de alzada interpuesto por la asociación conservacionista Adepa, que reclama la suspensión de la licencia de obras. En declaraciones recogidas por Europa Press, Espadas dijo que Adepa tiene «todo el derecho del mundo a ejercer las acciones legales que considere oportunas». Su recurso de alzada «se analizará y se resolverá» por los servicios jurídicos del Ayuntamiento, que determinarán «si tiene razón o no». El alcalde aboga, en ese sentido, por funcionar con rigor jurídico y en función del interés general y no «en base a gustos u opiniones subjetivas».

En su recurso de alzada, Adepa considera que la licencia «no se ajusta a derecho» porque el proyecto «vulnera frontalmente la normativa». Según Adepa, sobre el monumento pesa el plan especial de protección del sector Arenal del Conjunto Histórico Artístico y éste prohíbe usos de hostelería en los monumentos protegidos.

 
Informacion