promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Mar

23

Feb

2016

"AL PROYECTO PARA REHABILITAR LAS ATARAZANAS LE FALTA DEMOCRACIA" PDF Imprimir E-mail

EL MUNDO / 28/1/2016

JOSÉ MARÍA RONDÓN

«Al proyecto de Vázquez Consuegra para rehabilitar las Atarazanas le falta democracia», señaló el presidente de la asociación conservacionista Adepa, Joaquín Egea, que convocó este miércoles a arquitectos, arqueólogos, historiadores y hasta a antropólogos para debatir la idoneidad de la intervención que pagará íntegramente La Caixa (10 millones) en el antiguo astillero.

La conclusión, después de todo lo oído a los participantes, es clara: poco se ha explicado la propuesta de Vázquez Consuegra, quien este jueves, a instancias del PSOE, sí dará detalles de su plan a todos los grupos políticos del Ayuntamiento. «Es una lástima que él no haya querido venir», declaró Egea. Menos mal, pensaría el arquitecto, porque le atizaron de lo lindo.

José García Tapial aseguró que el proyecto provocaría al edificio «un daño irreversible». Rafael Manzano, que confesó «no conocerlo plenamente», lo tachó sencillamente de «fraude». Juan Manuel Núñez, uno de los promotores de la Fundación Atarazanas, lo calificó de «despojo» del Caixafórum, la infraestructura cultural prevista inicialmente por la entidad bancaria en el monumento.

Por su parte, el historiador Rafael Cómez pidió «conservarlo íntegramente», atendiendo a su calificación como Monumento Histórico Artístico y Bien de Interés Cultural. «No se puede dañar, no se pueden proponer soluciones inviables», resumió el arabista Rafael Valencia, director de la Academia de Buenas Letras, que acogió en su sede el encuentro promovido por Adepa.

Antonio Barrionuevo, el arquitecto que dirigió los trabajos en 1987 cuando el inmueble pasó a manos de la Consejería de Cultura, señaló que «se trata de que lo haga Vázquez Consuegra, pero que lo haga bien». «Ya pasó el tiempo de la arquitectura espectáculo. Hay que hacer algo más humilde», señaló Barrionuevo, quien sí coincidió con el autor del proyecto elegido por La Caixa en descartar la excavación en el recinto para bajar el nivel del suelo. «Es una opción que crearía muchos problemas», señaló.

El único de los participantes que se mostró abiertamente a favor del plan diseñado por Vázquez Consuegra -que ya cuenta, por cierto, con el visto bueno de la Comisión de Patrimonio y una licencia de obras en firme concedida por el Ayuntamiento de Sevilla- fue Fernando Amores. Claro, con un importante matiz: el arqueólogo reconoció que ha trabajado para él en este proyecto.

Con todo, Amores señaló que, a su juicio, la propuesta de Vázquez Consuegra saca a la luz algunos de los importantes valores arqueológicos del monumento. Aclaró, además, que la intervención no es «irreversible», por lo que propuso que, una vez abierto el centro cultural, «se podrían continuar con los trabajos de excavación de cara al público, como una oferta más».

Tal apoyo al arquitecto provocó alguna reacción disonante con el buen tono de la jornada cuando se abrió el turno de intervenciones entre el público. Resulta curioso observar cómo se han radicalizado las posturas en el debate sobre la reforma de las Atarazanas. Todo lo contrario a la sosegada propuesta del arquitecto técnico José María Cabeza, conservador del Real Alcázar durante casi dos décadas. «Hay que sacar el debate a la calle», porque, puntualizó, «los errores colectivos son menos errores».

 
Informacion