promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Vie

01

Abr

2016

UN CURRÍCULO PROFESIONAL EXCELENTÍSIMO PDF Imprimir E-mail

EL MUNDO / 15/2/2016

IGNACIO DÍAZ PÉREZ

LA ENTRADA que tiene en la wikipedia, que vaya usted a saber quién la ha escrito, resume su currículo de la siguiente manera: «Practicó la medicina en diversos hospitales de la ciudad y la provincia (no especifica cuáles ni cuándo). Tras completar su especialización en gestión hospitalaria en la Escuela de Alta Dirección y Administración (EADA) de Barcelona y obtener plaza por oposición como médico inspector del Instituto Nacional de la Salud fue transferido al Servicio Andaluz de Salud como asesor técnico de Planificación y Programación Sanitaria, y enseñó Medicina Social y Comunitaria en la Escuela Universitaria de Trabajo Social de Sevilla».

No acaba ahí la cosa. De este prohombre dice también que fue «funcionario de carrera de la Escala de Médicos Inspectores del Cuerpo Sanitario del extinguido Instituto Nacional de Previsión (lo que hoy serían el Instituto Nacional -INSS- y la Tesorería General de la Seguridad Social juntos), es actualmente Médico Inspector de la Subdirección General de Inspección de Servicios Sanitarios de la Junta de Andalucía -qué cosas, el dato actualizado aparecía en la enciclopedia online el mismo día de su nombramiento-, y fue designado en 2011 -quédense con la fecha- como funcionario experto en materia de Cooperación y Armonización de la Acción Local en Salud, y asignado como investigador principal -casi nada- en el Instituto de Salud Carlos III, organismo de investigación e innovación del Ministerio de Economía y Competitividad del Gobierno de España». Y sigue: «Actualmente trabaja, por encargo de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía y como funcionario experto en acción local, en la elaboración de contenidos didácticos sobre salud urbana y salud pública local para sus centros de formación e innovación en Salud y como profesor colaborador de la Escuela Nacional de Sanidad y la UNED». Ya.

¿A que no se imaginan de qué insigne personaje habla esta entrada? Exacto. Del ex excelentísimo Alfredo Sánchez Monteseirín, el que, además de todo lo anterior, fue también alcalde socialista de Sevilla entre 1999 y 2011, y también presidente de la Diputación Provincial de 1995 a 1999, y vicepresidente de la misma desde 1993 hasta 1995, y portavoz socialista en la corporación provincial de 1991 a 1995, y responsable de Sanidad, primero, y Asuntos Sociales después en la misma Diputación durante diez años, de 1983 a 1993, y en todo este tiempo además fue concejal de Mairena del Aljarafe, antes que de Sevilla, y de La Rinconada, y de Burguillos, su pueblo, desde 1979 a 1987.

Teniendo en cuenta que el ex alcalde que más tiempo ha presidido el Ayuntamiento de Sevilla nació el 25 de septiembre de 1957 y que inició su carrera política con 22 años, antes de finalizar sus estudios de Medicina, que, como poco, los terminaría (másteres y especialidades aparte) con 24, y que desde entoncesno ha dejado de tener cargos políticos hasta hace cuatro años, cuando Juan Ignacio Zoido lo prejubiló con sólo 54 años, la pregunta es: ¿Cuándo ha tenido tiempo el doctor Sánchez Monteseirín de hacerse un currículo profesional más allá de su prolífica actividad política, que lo acredite como el más idóneo para su nuevo cargo, por delante, incluso, de quien hasta ahora lo ocupaba?

Todo el mundo conoce a alguien, a más de uno y más de dos, que se pasa la vida estudiando a tiempo completo, en horario de día y de noche, preparándose oposiciones, cursando másteres, aprendiendo idiomas, que no se conforma sólo con tener un título universitario, sino que a su licenciatura suma un doctorado cuando no otra carrera y a la que le falta tiempo para asistir a cuantos congresos de su especialidad se convocan para aumentar su preparación y su currículo para, al final, terminar trabajando de au-pair en Irlanda o como teleoperador low cost, cuando no ocupando una plaza de «oferente de empleo», según la expresión de otro político prejubilado como Griñán, en alguna oficina del SAE o del INEM.

Antes se consideraba enchufismo amañar la convocatoria de una oferta pública para ajustarla al perfil del amigo al que se quería contratar. Pero hasta ahora no conocíamos ningún caso a la inversa: fabricar un currículo a la medida de un puesto.

 
Informacion