promo

Lun

16

May

2016

El tranvía llevará 2,5 millones de viajeros al año a Santa Justa PDF Imprimir E-mail
Tranvia

DIARIO DE SEVILLA/ 5 DE MAYO DE 2016

Carlos Navarro Antolín

El trazado del tranvía de San Bernardo hasta Santa Justa tendrá 1,8 kilómetros de longitud, contará con cuatro paradas (dos en San Francisco Javier, una en El Corte Inglés y la última a la misma vera del acceso principal a la estación ferroviaria), tendrá un coste de 20 millones de euros por kilómetro, los vehículos circularán a un máximo de 14,2 kilómetros por hora, no empleará catenarias y transportará 2,5 millones de viajeros año. Se trata de las principales conclusiones del estudio que maneja Tussam sobre la ampliación del Metrocentro, un dossier elaborado a finales del mandato municipal anterior y que ha servido de punto de partida para que el actual alcalde, Juan Espadas, convierta esta iniciativa en uno de los principales estandartes de su gestión. 

El documento, al que ha tenido acceso este periódico, parte de la base de que la instauración del Metrocentro entre la Plaza Nueva y el Prado y, en segunda instancia, entre el Prado y San Bernardo, ha sido un éxito al contar con una gran "aceptación" entre el público en función de los datos de viajeros: "Se considera que ampliar la red, aunque es una obra compleja, es ineludible para que se convierta en un medio de transporte masivo adecuado al potencial poblacional". Se da por hecho que las nuevas líneas de Metro, la 2 y la 3, se encuentran "aplazadas" sin fecha concreta de ejecución, por lo que Tussam considera fundamental la ampliación del recorrido del tranvía para no retrasar más otras políticas de movilidad. Un criterio a la hora de apostar por la ampliación es que "la ciudad no se adapta al tranvía sino el tranvía debe adaptarse a la ciudad".

El estudio bautiza el recorrido de San Bernardo a Santa Justa como la línea 2. Se plantea que el trazado de ampliación no haga uso de catenarias: "Este sistema supone un coste superior, pero permite conseguir una mejora sustancial en cuanto a la estética, la seguridad y resulta imprescindible en las líneas que recorren el casco histórico". Por este motivo, "se emplearán unidades que permitan circular sin catenaria mediante baterías que puedan realizar una recarga ultrarrápida en las estaciones". La duración de la recarga se estima en 20 segundos y ofrece una autonomía de funcionamiento de hasta 1,4 kilómetros a una velocidad de 30 kilómetros por hora. Las unidades del tranvía estarán dotadas de volantes de inercia que permitan la máxima eficiencia energética al recuperar la energía de frenado. Este sistema sin catenaria cuenta con la experiencia de uso en la línea que comunica la Plaza Nueva con San Bernardo. El tiempo de parada para la carga se estima en 40 segundos si se consideran la duración de la subida y bajada del pantógrafo. 

El trazado planteado es similar al actual, con líneas de vía doble para que haya una por sentido. El estudio dedica un capítulo a la estimación del número de viajeros que podría usar la línea hasta Santa Justa. El dossier considera "razonable" que el tranvía lleve 2,5 millones de viajeros al año hasta la estación ferroviaria de Santa Justa. Incluso apunta a que el número de usuarios se podría elevar si el tranvía se conecta con otras posibles adicionales. La media de viajeros al mes sería de 208.000 hasta un máximo de 250.000 en el mejor mes. Al día podría transportar 10.417 viajeros. Y en la hora punta, la de máximo uso, 1.530 viajeros. Hay que recordar que Tussam transporta 80 millones de viajeros año y que cuenta con 523 kilómetros de trayecto cubierto con autobuses urbanos. El tranvía entre San Bernardo y la Plaza Nueva transporta cuatro millones de usuarios al año en un trayecto de 2,2 kilómetros, con cuatro coches que deben pasar con una frecuencia de cinco minutos. 

El análisis de viabilidad plantea el uso de vehículos similares a los que ya se usan, de algo más de 30 metros de longitud y con capacidad para 275 viajeros. El tranvía a Santa Justa deberá circular a una velocidad de entre 12,4 y 14,2 kilómetros por hora. Tussam plantea la necesidad de comprar cuatro nuevos vehículos con un coste de cuatro millones de euros cada uno. A estos 16 millones de euros que supondría la compra de nuevas unidades hay que sumar los 23,4 millones que costaría la construcción de la infraestructura. El coste del mantenimiento de la línea será de 2,16 millones de euros al año. Necesitará una plantilla de 17 trabajadores. 
 


El dossier de Tussam refleja una comparación de los costes de construcción de las líneas de tranvía entre varias localidades de España. El más caro es el Metrocentro (Plaza Nueva-Prado) con un coste de 30 millones de euros por kilómetro. Y el más barato el de Alcalá de Guadaíra, con 9,3 millones de euros por kilómetro.
 
Informacion