promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Lun

30

May

2016

LA COMISARÍA PARA TURISTAS CARECE DE INTÉRPRETES PDF Imprimir E-mail

DIARIO DE SEVILLA/ 21 DE MAYO DE 2016

Fernando Pérez Ávila

La comisaría que debería prestar una atención especializada a los turistas no tiene intérpretes oficiales desde hace meses. Las dependencias del Servicio de Atención al Turista Extranjero (SATE), ubicadas en el Patio de Banderas, se han quedado reducidas a una mera oficina en la que los agentes allí destinados poco o nada pueden hacer por atender correctamente a los visitantes. Si llega a alguien para presentar una denuncia y necesita ser atendido en algún idioma concreto, los policías sólo pueden facilitarle un número de teléfono de Madrid en el que la Dirección General de la Policía les atenderá en su idioma. La comisaría apenas recibe una denuncia al día y el edificio presenta una serie de deficiencias impropias de una sede de un organismo oficial. 

Hace casi tres años, en julio de 2014, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, inauguró este edificio, en el que se suponía que los turistas podrían ser atendidos en los cinco idiomas más comunes. En caso de que sufrieran algún robo o perdieran la documentación, siempre en teoría, un intérprete oficial les ayudaría a presentar una denuncia y también los policías allí destinados harían gestiones con el Consulado o Embajada del país de procedencia del turista para que pudiera obtener su documentación en el periodo más breve posible para que pudiera contar con ella para el viaje de regreso. Igualmente, harían gestiones con los bancos para poder cancelar una tarjeta de crédito y con las compañías aéreas o agencias de viajes para poder recuperar sus billetes de vuelta. 

Aquello se quedó en una mera declaración de intenciones del ministro del Interior, que inauguró la comisaría junto con el entonces alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, y la entonces delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo. La sede iba a ser compartida por la Policía Nacional y por la Policía Local y además contaría con una oficina de turismo para que los turistas pudieran también recibir información sobre la ciudad. 

Un mes después de la inauguración, el edificio ya no tenía ni los cuadros con los que fue inaugurado, que habían sido cedidos por otras dependencias oficiales para que lucieran en las fotografías de las autoridades. Tampoco los carteles con los que se habían tapado las grietas que no dio tiempo a pintar en las paredes del pasaje de entrada a la comisaría. El despacho de la Policía Local no tenía ni ordenador, con lo que en la práctica lo que había era un agente quitado de la calle para pasar un turno en una oficina sin hacer nada. 

Tres años después, ya no está ni el punto de información de turismo y también hace semanas que la Policía Local tiene cerrado su despacho. Sólo queda la dotación de la Policía Nacional para atender a los escasos turistas que llegan. No hay traductores ni tampoco agua potable, y la sala central del edificio se ha pasado meses con una cinta policial que impedía el acceso a una parte del inmueble en el que había goteras y filtraciones de agua. Tampoco ha habido nunca vestuarios ni armeros para los policías. 

La Unión Federal de Policía (UFP) ha puesto este asunto en conocimiento de la Jefatura Superior, que de momento no ha hecho nada por arreglar la situación. El secretario general de este sindicato en Sevilla, Antonio Jurado, ha lamentado la atención deficitaria que se presta a los turistas en este edificio. Existe un precedente muy parecido en la comisaría situada en el Metro, que se inauguró con gran boato pero que se cerró meses después y que apenas tuvo actividad. Esta oficina se ubica -todavía está, aunque sigue permanentemente cerrada- en la parada de la Puerta de Jerez. El SATE lleva ya casi tres años abierto, pero prácticamente sin uso alguno. 

El inmueble, además, no ha pasado la Inspección Técnica de Edificios (ITE), como ya denunció el Sindicato de la Policía Local de Sevilla (SPLS) en un escrito enviado a la Subdelegación del Gobierno. El edificio es de titularidad estatal y tendría que haber pasado la ITE en el año 2004. Ni pasó esta prueba ni tampoco la revisión a la que tenía que haber sido sometido en el año 2013. 

 



En su escrito, presentado el pasado mes de febrero, el presidente de este sindicato, Roberto Echevarría, aseguraba que la sede del SATE "no reúne las condiciones mínimas de seguridad, salubridad y ornato", al tiempo que añadía que las condiciones de ventilación e iluminación son insuficientes. En octubre de 2015, hubo una inspección de los Bomberos, tras la cual emitió un informe la Sección Técnica de Conservación de la Edificación y Paisaje Urbano del Ayuntamiento de Sevilla. En ese informe, los técnicos municipales destacaban que se observaba "el forjado de pavés por su cara inferior y se comprueba que los nervios presentan deformaciones, probablemente por oxidación de su armado, aunque no se observan indicios externos al haberse revestido de pintura".

 
Informacion