promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Mar

31

May

2016

EL REAL ALCÁZAR COLAPSADO PDF Imprimir E-mail

DIARIO DE SEVILLA/ 18 DE MAYO DE 2016

Juan Parejo

Hasta una hora y cuarenta minutos para entrar en el Real Alcázar. Los turistas que visitan Sevilla tienen que armarse de paciencia para poder visitar una de sus joyas y el segundo monumento en número de visitas, tras la Catedral. Así lo denuncian las asociaciones oficiales de guías turísticos que el pasado 5 de mayo enviaron una carta a la directora del conjunto, Isabel Rodríguez, en la que lamentan la situación que padecen desde hace tiempo y mediante la que reclaman la instalación de un nuevo escáner en el acceso para agilizar la entrada al recinto. Los guías alertan de que muchos tour operadores están retirando el Real Alcázar de su oferta debido a estos problemas y a la mala imagen que se llevan la mayoría de los turistas. 

Las colas para acceder al Real Alcázar son habituales. Es ya clásica la imagen de los turistas zigzagueando ante la Puerta del León, haga frío y llueva, o bajo un intenso sol y 40 grados de temperatura. Estas colas podrían evitarse, atenuarse al menos, según los guías oficiales de Sevilla. Las asociaciones AGOT, APIT Sevilla, Auits y Passion Tours enviaron a principios de mes una dura misiva a la directora del monumento en la que le informaban de "las dificultades en el acceso, tanto para los grupos con guías acreditados que compran sus entradas en la taquilla como para individuales o grupos con guías acreditados que han realizado su reserva por internet". 

Las personas que acuden de manera individual y compran su entrada en la taquilla, se sitúan en la cola que hay a la derecha y tienen su propio escáner. El problema surge con el resto, como explicó a este periódico Miguel Ángel Busutil, guía de Guidetur y miembro de AGOT: "Además de ésta hay otras dos colas que confluyen en un mismo escáner. Una, para grupos con guías sin reserva y otra para grupos con guía y reserva e individuales con reserva, que además pagan un euro más. Todas esas personas tienen que pasar por un único control, por lo que da lo mismo que hayas sacado tu entrada con antelación". 

Este guía señaló que ha llegado a estar hasta una hora y cuarenta minutos aguardando la cola: "Una hora en cualquier monumento ya no es razonable". Busutil presentó una reclamación por este hecho la semana pasada, después de que su grupo tuviera que aguardar largo tiempo bajo la lluvia cuando, además, el acceso individual era muy fluido. Advierte de las graves consecuencias que está teniendo ya para la ciudad este embudo que supone la existencia de sólo un escáner: "Hay dos agencias que ya han renunciado al Alcázar. Otra muy importante, que el año pasado llevó más de 6.000 turistas, se está planteando muy seriamente quitar al Alcázar de los folletos de 2017. No están dispuestos a que sus clientes tengan que esperar más de una hora". 

La mayoría de los grupos organizados que visitan el Alcázar lo hacen entre las 09:30 y las 11:30, principalmente porque la Catedral abre sus puertas a las once y acuden a continuación. El problema generado por haber sólo un escáner para grupos con guía (con reserva o sin ella) y para individuales con reserva depara que muchas veces los turistas apenas vean el monumento, por la larga espera, y que los profesionales tengan problemas para dar cobertura a sus grupos: "A lo mejor tenemos un servicio por la mañana y otro a mediodía. Si es un tour de tres horas y te pasas una hora y media en la cola del Alcázar puedes hacer dos cosas: o estás cuatro horas y media con ellos, y no llegas al siguiente; o se hace una visita muy deficiente". 

Los guías afirman que los responsables y los trabajadores del Alcázar saben lo que está sucediendo, pero no se pone una solución, que pasaría por colocar un tercer escáner. "Se puede poner y hay espacio para ello. Queremos que por lo menos lo hagan en los meses de mayor afluencia de público, abril, mayo, septiembre y octubre, para dar agilidad al acceso. No pueden permitir que esto siga ocurriendo", indicó Busutil. 

Precisamente, en unos análisis sobre el terreno realizados por el Consorcio de Turismo junto a grupos de turistas, éstos identificaron como una de los aspectos más frustrantes de la visita a la ciudad las colas en el Alcázar. En la carta remitida a Isabel Rodríguez, los guías lamentan el daño que las largas esperas está ocasionando: "Dicha situación está lesionando de forma grave la imagen de uno de los monumentos más señeros de Andalucía, está lesionando de forma grave la imagen de la ciudad, y está ocasionando un gravísimo perjuicio a nuestra imagen como profesionales, amén de frustrar las expectativas de nuestros visitantes que, probablemente, no desearán repetir experiencia en nuestra ciudad". 

Los profesionales esperan que se ponga una solución cuando el sol y el calor empiezan a apretar.


El Ayuntamiento advierte que no puede haber más de 750 personas dentro
 
El Ayuntamiento, responsable del Real Alcázar, señaló a este periódico que las largas colas que se forman para acceder al monumento responden a un problema de aforo. No puede haber más de 750 personas al mismo tiempo en el interior del palacio, por lo que la entrada muchas veces se ralentizaría. Esta limitación responde a un triple motivo. Por un lado, garantizar la seguridad del recinto y sus trabajadores y de los propios visitantes. En segundo lugar, para la seguridad, protección y conservación del propio monumento y su vasto patrimonio. Por último, para un fluido tránsito de visitantes que permita disfrutar de la visita. 
 
El Ayuntamiento puntualizó que en la entrada para grupos con guías y para personas que han adquirido su entrada a través de internet no se concede prioridad, sino que el público accede según va llegando. Sí reconocen desde el Consistorio que durante la semana pasada, y debido a la lluvia, sí se ralentizó la entrada por cuestiones de seguridad por los paraguas. También recuerdan que los meses de marzo y abril son los de mayor afluencia de turistas. El Alcázar es uno de los referentes de la ciudad, con más de 1,5 millones de visitantes durante el año pasado, por lo que "es lógico" que se formen colas. 
 
Desde el Ayuntamiento afirman que el Real Alcázar siempre está abierto a las sugerencias de los grupos y guías, pero teniendo en cuenta que no pueden tener un trato preferente en la entrada con respecto a quienes ya tienen su reserva contratada, y siendo conscientes de las limitaciones de acceso propias de un recinto histórico y protegido. Los guías, por su parte, lamentaron esta respuesta, que esperaban, por considerar que el aforo "no tiene nada que ver". 
 
 

 

Explican que no existe ese control y que no se tiene en cuenta a las personas que puede haber en cada sala de los palacios o en los jardines. Como ejemplo ponen a la Catedral, que recibe más turistas que el Alcázar, en un espacio mucho menor, y cuyo acceso es mucho más fluido aunque se formen colas. Los guías proponen que se diseñen unos itinerarios por el interior del recinto para que los turistas sean más ágiles o que se habiliten otros accesos.
 
Informacion