promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Mar

14

Jun

2016

EL SUELO SE MUEVE BAJO LA JUSTICIA PDF Imprimir E-mail

EL MUNDO / 13/6/2016

CHEMA RODRÍGUEZ

Es la segunda sede judicial más importante de la capital, alberga varias decenas de juzgados y cada día miles de personas cruzan sus puertas y llenan sus salas de vistas y rellanos. El edificio Noga, en plena avenida de la Buhaira -auténtica milla de oro sevillana- y por el que la Junta paga un alquiler anual que ronda el millón de euros, se anunció como una solución transitoria hasta la llegada de la Ciudad de la Justicia, pero de eso hace ya seis años y de la nueva sede central de los juzgados no hay ni rastro. Lo provisional se ha convertido en indefinido y ello a pesar de las deficiencias que, desde el primer momento, se hicieron evidentes.

Insuficiente espacio -el edificio no estaba diseñado para albergar juzgados-, problemas de seguridad, de climatización... Y, ahora, dudas sobre la estabilidad y capacidad del edificio después de que el suelo de las plantas inferiores se haya levantado por segunda vez en unos pocos años.

Pero no sólo las losetas se mueven en las oficinas judiciales, sino también el suelo que está debajo.

Así lo recoge el escrito que ha presentado la delegada de Prevención de Riesgos Laborales ante la delegación provincial de Justicia, en el que pone en entredicho incluso la seguridad del inmueble.

Hasta el punto de que la representante sindical, Águila Fernández, solicita que se lleve a cabo una inspección técnica completa del edificio y se emita un informe de viabilidad que permita disipar dudas acerca del buen estado de esta sede judicial.

El escrito, al que ha tenido acceso este periódico, cuenta que la alarma saltó a principios de este mes de junio cuando los funcionarios de los juzgados afectados notaron cómo filas enteras de losetas se habían desprendido y en zonas de paso, tanto de funcionarios como de usuarios.

Es preocupante, apunta la delegada de Prevención de Riesgos Laborales, que esta situación no sea inédita. De hecho, es la tercera vez que el suelo se mueve bajo los pies de la Justicia en la sede de la avenida de la Buhaira. En enero de este año ya se dio una alerta similar tras repetirse lo que había sucedido, por primera vez, en enero de 2015.

Aunque los problemas del edificio Noga, como recuerda la delegada sindical en el documento dirigido a la Junta de Andalucía, no son sólo estructurales.

Menciona, asimismo, la dispersión de las oficinas judiciales que, en el caso concreto de las sedes de la avenida de la Buhaira, se concreta en que hay juzgados de lo Penal en dos edificios diferentes, a lo que hay que unir que los juzgados de Violencia sobre las Mujeres y de Menores tampoco están en el mismo inmueble.

El problema surge porque estos juzgados que no están en el edificio Noga sí utilizan los calabozos de esta sede, lo que genera un «trasiego» de presos por la avenida de la Buhaira con el «riesgo» que ello supone, añade el escrito sindical, tanto para los propios detenidos como para los usuarios y ciudadanos en general que transiten por esta vía, muy concurrida y en una zona marcadamente residencial.

Fernández, representante además del sindicato CSIF, hace hincapié en la necesidad de poner en marcha soluciones definitivas a los problemas de infraestructura de la Justicia sevillana, como la Ciudad de la Justicia, que reclama para reunificar todas las sedes judiciales en un mismo lugar, algo que, recuerda, «se viene reclamando por todos los sectores».

Ya el 19 de enero del año pasado, CSIF exigió a la Consejería de Justicia que «con carácter de urgencia» llevase a cabo una evaluación de la situación del edificio Noga y, en caso de el resultado no garantizase la seguridad, se procediese al traslado inmediato de las oficinas y de los funcionarios que están allí destinados.

A este escrito hay que sumar otro más, esta vez fechado el 21 de enero de este mismo año, en el que la delegada de Prevención de Riesgos Laborales pregunta a los responsables de la Consejería de Justicia e Interior por el informe solicitado un año antes y que la Administración andaluza no ha realizado. Ni al primero de los escritos ni al de enero de este año dio respuesta la Junta, que acumula ya tres reclamaciones de los sindicatos.

 
Informacion