promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Jue

30

Jun

2016

¿ MIEDO A MEDIR LAS ATARAZANAS? PDF Imprimir E-mail

VIVA SEVILLA / 22/6/2016

JOSÉ GARCÍA-TAPIAL Y LEÓN

Tal parece que el Ayuntamiento no se atreve a realizar una comprobación tan sencilla como medir la superficie construida del histórico edificio antes y después del proyecto en discusión. ¿O ya la ha hecho y a lo que no se atreve es a difundir el resultado? Porque reconocer que hay ampliación es reconocer que la licencia se ha dado incorrectamente y que por tanto no es válida. Esta es la conclusión que parece sacarse a la vista de las  respuestas municipales a las dos peticiones concretas de nuevas mediciones que se han formulado desde distintos ámbitos.

La primera demanda la planteó el propio Pleno municipal de 29 de abril. Acordó solicitar que, por parte de los técnicos de la Gerencia de Urbanismo, se determinaran las superficies construidas actualmente en las Atarazanas y las que resultarían tras la intervención prevista. También se acordó que, si de dicho estudio se deducía la existencia de alguna ampliación, por parte del señor secretario se informara de la necesidad de un plan especial previo.

Evidentemente la petición de la medición era la fundamental y la otra, su consecuencia. Pues bien,  el señor secretario, en suinforme,  ignora la fundamental. No dice si se ha hecho o no la medición por parte de los técnicos y, basándose en los antiguos informes de diciembre de 2015 y anteriores por tanto al debate e información pública del proyecto, concluye que no es precisa la redacción del plan especial. Es evidente que no se ha cumplido el acuerdo del  Pleno y que ahora se pretende crear confusión con afirmaciones improcedentes.


La otra demanda sobre este aspecto concreto se planteó por un grupo de profesionales (Cabeza, Mendoza, Moreno, Vozmediano, Cortines, Fernández, Ferrand y quien suscribe) y aportaba un estudio detallado de la superficie de todas y cada una de las estancias actuales y las previstas, aportando cifras, fotografías y planos. Sólo se trataba en este escrito del tema de la edificabilidad y se solicitaba, haciéndose eco del acuerdo plenario, que por parte de los técnicos de la Gerencia de Urbanismo se verificase la exactitud de los datos aportados y que, en el caso de ampliación, se informase por parte del señor secretario.


La respuesta municipal es mucho más desconcertante que la descrita anteriormente, llegándose al extremo de que alguien pueda pensar que se está respondiendo a otro escrito distinto al nuestro. Así, se afirma que “se presenta un recurso de alzada solicitándose la revocación de la licencia, interesándose de forma cautelar la suspensión del acuerdo”.


Nada más lejos de la realidad de nuestra petición, más aritmética que jurídica. Pero donde se demuestra que se está contestando a otro escrito distinto es cuando se reproducen, para rebatirlas, entrecomilladas y en cursiva, frases que supuestamente forman parte de nuestro escrito y que de ninguna manera figuran en él, como cuando habla del “patrimonio arqueológico” o de dañar “gravísimamente los pilares”.


No existe mención alguna sobre estos temas en nuestro escrito. Por el contrario, no se hace ni una sola mención en la respuesta ni a los metros cuadrados ni a la exactitud o error de los cálculos aportados, como si no fuera eso, precisamente, por lo único que se está preguntando. ¿Por qué? Este “desconocimiento” ¿es deliberado o es cierto que están respondiendo a un escrito distinto al nuestro?


Lo que toda esta relación de preguntas ignoradas, falsas respuestas, rodeos burocráticos y confusiones pretendidas está poniendo de manifiesto es el desconcierto que ha producido en nuestro Ayuntamiento una pregunta muy concreta y de muy fácil y rápida contestación: ¿Se ha medido correctamente el proyecto? ¿Hay o no hay ampliación? Si no la hay,  demuéstrenlo claramente y con números. Y sin subterfugios. Y si la hay,  asúmanse las consecuencias.

 
Informacion