promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Jue

01

Sep

2016

EL PUENTE DE HIERRO BUSCA DUEÑO PDF Imprimir E-mail

DIARIO DE SEVILLA / 18/7/2016

MANUEL RUESGA

El Puente de Hierro busca dueño tras trece años abandonado en unos terrenos al final de la avenida de la Raza, en los que la estructura que se construyera para la Exposición Iberoamericana de 1929 ha sufrido robos constantes por falta de seguridad. El presidente de la Autoridad Portuaria, Manuel Gracia, entiende que cualquier proyecto que pueda ser promovido y financiado por alguna administración pública dispuesta a trasladar y utilizar la pasarela fuera de la zona portuaria contará con su colaboración y cooperación. En un escrito dirigido al Pleno municipal para responder a una moción presentada por Ciudadanos con el objetivo de que se incrementen las medidas de seguridad en el Puente de Alfonso XIII, señala que se encuentran en diálogo continuo con varios promotores privados interesados en realizar un proyecto para reutilizarlo como un mirador público privilegiado de la zona portuaria y el Guadalquivir. Las intenciones de la Autoridad Portuaria pasan por deshacerse de una pasarela que sólo ha dado dolores de cabeza a sus gestores desde que fuera desmontada en 1998. 

En la misiva firmada por el presidente del Puerto se solicita al gobierno municipal socialista "el auxilio de los cuerpos y fuerzas de seguridad" para contar con más vigilancia en los terrenos donde se asienta el puente desde que fuera trasladado a finales de agosto de 2003. La intención no es otra que evitar el saqueo de los elementos metálicos de una estructura protegida que ha perdido en los últimos años las barandillas donde antaño se apoyaban los peatones que lo cruzaban, las características bolas que las decoraban o los múltiples elementos ornamentales. La Autoridad Portuaria destaca que ha implantado unas medidas de seguridad y vigilancia (como el cerramiento perimetral) para tratar de impedir el acceso de personas no autorizadas que puedan causar daños a la infraestructura. Tras poner de relieve que estas iniciativas han evitado nuevos hurtos durante el último año, indica que son objeto de seguimiento para poder detectar las incidencias que motiven nuevas medidas o acciones a desarrollar. 

Las iniciativas para impedir que continúen los robos y saqueos de piezas metálicas fueron puestas en marcha después del verano pasado. Aparte de las cámaras que se colocaron durante el periodo estival en la parcela contigua, las actuaciones consistieron, por un lado, en dificultar con bloques de hormigón el acceso incontrolado de coches o furgonetas (donde se cargaba el metal robado) al recinto donde se localiza el puente. En segundo lugar, se colocó una valla metálica que dobla en altura el muro lateral que había sido destrozado por los ladrones habituales. Las cámaras de vigilancia recogen si hay movimiento de personas en este entorno, lo que permite que el Puerto pueda enviar una patrulla de policías portuarios en caso necesario. Las imágenes de esa cámara de vigilancia se proyectan en el centro del control. El aparato no se colocó en los suelos del puente, sino en la parcela contigua, donde estaba la antigua cementera Holcim, cuyo cierre empresarial fue seguido de saqueos de todo tipo de material. 

La Policía Portuaria pasa varias veces al día cerca de los terrenos, donde la vegetación crece a su libre albedrío y es difícil caminar sin pisar un cristal que antes formaba parte de una litrona, por su proximidad con la entrada al Muelle de Tablada, cuya puerta está también al final de la avenida de la Raza. Se encargan del control de entrada y salida de mercancías, del control del tráfico ferroviario y de la esclusa, del atraque y desatraque de los buques, del pesaje de los camiones y de velar por el cumplimiento de las ordenanzas portuarias. Los vigilantes carecen de competencias en orden público, por lo que tienen que contar con los agentes de la brigada de la Guardia Civil para que se pueda detener a las personas que están realizando delitos. Durante años, el problema ha sido las puertas metálicas de entrada a la parcela, que estaban abiertas de par en par y permitían el acceso de cualquier persona. 

La moción de la formación naranja que fue aprobada en la sesión plenaria de abril buscaba promover con la delegación de Cultura de la Junta de Andalucía y la Autoridad Portuaria "un proyecto de instalación, puesta en valor y conservación del puente acorde con sus características y elementos de interés cultural". En la misma línea se muestra el presidente del Puerto, que tiene la intención de proponer al equipo de Juan Espadas la creación de un grupo de trabajo con la participación de distintos especialistas para que, desde el conocimiento del estado actual del puente y su entorno, se valoren las distintas alternativas para esta infraestructura que tenía una protección total (nivel A) en el PGOU de 1987 y fue rebajada en 2001 a un nivel B de protección global, sin que conste ningún documento oficial que explique este cambio. En el documento de avance de 2001 del Plan Especial del sector 27 (Puerto-lámina de agua) ya aparece con protección B. Hasta el momento no se han producido ninguno de los dos encuentros. 

 



Dos semanas antes de la moción de Ciudadanos, la oficina del defensor del Pueblo Andaluz hizo hincapié en la misma idea: solicitar al Puerto que extreme la vigilancia, y reclamar a Cultura y el Ayuntamiento "un proyecto acorde con las características e interés cultural" de la pasarela. Jesús Maeztu señaló que la inclusión del Puente de Hierro en el subsector 27.3 del conjunto histórico obliga a la propiedad a realizar las obras de conservación y adaptación necesarias para adecuarlo. En la defensa de este puente tres entidades llevan también años denunciando la falta de protección y el expolio que sufre la estructura que diseñó el ingeniero del Puerto de Sevilla José Delgado Brackenbury. Las organizaciones, Planuente, Parque Vivo del Guadaíra y Ecologistas en Acción no han dejado de insistir a la dirección del Puerto de Sevilla y al gobierno municipal para que velen por este monumento.

 
 
Informacion