promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Vie

02

Sep

2016

UN PASEO POR UNA TRIANA QUE PIERDE SU IDENTIDAD PDF Imprimir E-mail

DIARIO DE SEVILLA / 15/7/2016

J.P

"En 20 años no quedará nada de la histórica Triana y su arquitectura tradicional". Estas palabras del arquitecto Fernando Mendoza, redactor hace dos décadas del Plan Especial de Triana, resumen la situación por la que atraviesa el caserío del popular arrabal. Un barrio que pierde su alma y que se está catetizando a marchas forzadas sin que haya vuelta atrás. La Asociación de Defensa del Patrimonio de Andalucía, Adepa, denunció ayer en un paseo por dos de las principales arterias trianeras, como son Castilla y Alfarería, las aberraciones que se han hecho durante los últimos años en el caserío sin que la Gerencia de Urbanismo o la Comisión de Patrimonio se hayan preocupado por proteger una zona que está declarada Conjunto Histórico, aunque poco quede ya. 

El presidente de Adepa, Joaquín Egea, junto a Fernando Mendoza y José María Cabezas, ambos Premio Nacional de Restauración, denunciaron las principales infracciones y relajaciones estéticas en un recorrido en el que estuvieron acompañados por Susana Serrano, portavoz de Participa Sevilla; y Javier Moyano, concejal de Ciudadanos. El resto de grupos políticos también estaban invitados. Durante el recorrido, lamentaron las construcciones "poco respetuosas" del Callejón de la Inquisición, materiales poco adecuados, como aluminios, fachadas sin personalidad, o ladrillos vistos. Egea advirtió de la calle que se quiere abrir en el solar que ocupaba la fábrica de Quidiello para unir Castilla con Alfarería: "Así crean fachadas nuevas. Es pura especulación. Todo cambio en la trama urbana está prohibido por la Ley de Patrimonio. Vamos a presentar un recurso". 

 



Egea explicó que quieren aprovechar la modificación del PGOU para que se adapten los planes de protección del Conjunto Histórico a las Leyes de Patrimonio y a las sentencias del TSJA y el Supremo relacionadas con ellos. Pedirán: que se respeten las edificaciones protegidas, sus alturas y volúmenes sin permitirse excepciones, salvo las que figuren expresamente en el catálogo para evitar decisiones arbitrarias; la conservación de la fachada y los elementos protegidos deberán suponer el mantenimiento y recuperación; que los proyectos en los locales sean revisados por la Gerencia y Patrimonio; que no se permitan cambios en la trama urbana ni en las alineaciones; que los proyectos en edificios protegidos se acompañen de reportajes exhaustivos de los elementos a proteger; y que se cumplan estrictamente las ordenanzas que regulan el registro de los solares y edificaciones ruinosas.

 
 
 
Informacion