promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Jue

05

Feb

2009

Urbanismo descarta abrir por fases las setas y las inaugurará a finales de enero PDF Imprimir E-mail
Nuevo capítulo en la ya larga historia de las obras del proyecto Metropol Parasol. El delegado de Urbanismo, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, descartó ayer que la apertura de las setas de la Plaza de la Encarnación se vaya a efectuar por fases, como recientemente apuntó el alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, quien incluso llegó a "ordenar" (según dijo textualmente) que la apertura de este proyecto se hiciese gradualmente.

Finalmente, el proyecto del arquitecto alemán Jürgen Mayer se abrirá de una sola vez "a finales de 2009 o principios de 2010", según afirmó Gómez de Celis en una visita al recinto. Para agilizar los trabajos y poder cumplir los plazos, la empresa constructora y concesionaria de las setas pondrá en marcha de inmediato dos medidas: duplicará los turnos de trabajo (que pasarán a desarrollarse desde las seis de la mañana hasta las diez de la noche) y se simultanearán las distintas fases del proyecto con el que el Ayuntamiento pretende modernizar la zona norte del Casco Antiguo de Sevilla.

En una reunión mantenida ayer entre Celis y el director de Edificación de Andalucía Occidental de la empresa, Mariano Peláez, Sacyr entregó un nuevo cronograma (cuyas líneas esenciales se reproducen en el gráfico de la derecha) en el que la constructora se compromete ahora tener la obra finalizada en los últimos días del mes de enero, aunque podría ser probable que se necesitasen algunas jornadas del próximo año 2010.

Asimismo, Celis anunció que se ha creado una comisión semanal de seguimiento de las obras en la que estarán representandos técnicos y directivos de Urbanismo y Sacyr y que estará presidida directamente por el delegado. "Al igual que hice en las obras de la Avenida, vuelvo a colocarme el casco de obra y el chaleco reflectante", dijo Celis para dejar bien claro que asume el liderazgo político de los trabajos. "En poco más de un año tendremos una plaza moderna, un monumento que será el más visitado en Sevilla tras la Catedral y el Alcázar", anunció un optimista delegado de Urbanismo.

Actualmente, según el Ayuntamiento, la plantilla de unas cincuenta personas que trabajan en esta obra que acumula ya dos años de retraso con respecto a las primeras previsiones, trabaja en la séptima fase de las excavaciones del proyecto Anticuarium que finalizará a finales del mes de abril, así como ultimando estructuras, escaleras, rampas y forjados que se supone culminarán a finales del próximo mes de marzo. Por otra parte, se trabaja en las instalaciones eléctricas, de fontanería, climatización y saneamiento, además de en la impermeabilización y en los soldados de interior, acabados de los muros de cortina de la fachada y falsos techos.

Según el calendario que Sacyr ha entregado a Urbanismo, los quioscos del mercado de abastos comenzarán a montarse este verano para finalizar a mediados del mes de diciembre de este año.

En cuanto a la urbanización exterior, la empresa ejecutará las instalaciones de saneamiento y solado de la zona Sur (la más cercana a la calle Puente y Pellón) desde septiembre hasta diciembre. Relacionado con esta fase de las obras, el Ayuntamiento destaca que Emasesa estará presente en la comisión de seguimiento, "pues es prioritario modernizar las instalaciones de saneamiento públicas en las zonas aledañas a Metropol para que la puesta a punto sea unitaria".

Para dar más "transparencia al proyecto" Sacyr ha procedido a retirar parte de las vallas que acotan la zona de actuación para que los ciudadanos puedan observar las obras desde el exterior.

Respecto al retraso acumulado por las obras, Rodríguez de Celis reconoció que los trabajos "han sufrido ciertas complejidades", "sobre todo en lo referido al cálculo de estructuras". "Aunque durante un tiempo parecía que no se estaba trabajando, la labor se estaba llevando a cabo en el subsuelo y en un estudio de Alemania", dijo Celis.

De hecho, el delegado de Urbanismo culpó a los alemanes en los retrasos de los cálculos: "Incluso llegué a decirle a uno de los responsables del estudio que nunca creí que un alemán podría retrasarse en un trabajo", bromeó Celis.

Según el delegado de Edificación de Sacyr, el sobrecoste de este nuevo cronograma apenas será importante (no dio cifras). Eso sí, reconoció que lo más problemático será las molestias que se puedan ocasionar a los vecinos con el doble turno de trabajo, que se desarrollará ininterrumpidamente durante 16 horas.
 
Informacion