promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Jue

05

Feb

2009

Urbanismo paraliza las obras de una casa protegida en Alemanes PDF Imprimir E-mail
La Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento ha dictado la paralización inmediata de las obras de reforma del inmueble ubicado en el número 31 de la calle Alemanes, situado justo enfrente de la Giralda. La casa está catalogada y sobre ella existe una licencia de obra de rehabilitación mediante reforma general que no abarca varios de los derribos llevados a cabo por la promotora. Los inspectores constataron la pasada semana que han sido demolidos los muros de la primera crujía de la primera y segunda plantas, una intervención considerada como no legalizable y que, por lo tanto, generará la imposición del pago de una multa y la obligación de restituir miméticamente la realidad física alterada.

La casa tiene asignado el tercer nivel de catalogación, representado por la letra C, equivalente al título de protección parcial en grado primero que, sobre el papel, limita expresamente el tipo de obra que puede ser llevado a cabo en estas fincas, permitiendo sólo aquellas tendentes a la buena conservación del patrimonio edificado, así como las de reforma menor, parcial o de ampliación, siempre que éstas últimas no afecten a los valores especialmente protegidos.

Entidades en defensa del patrimonio, como la asociación Adepa, realizan una interpretación taxativa al respecto, defendiendo la literalidad de la normativa y criticando que la Gerencia de Urbanismo conceda licencias de rehabilitación mediante reforma general sobre fincas con el tercer grado de protección urbanística. La promotora cuenta con licencia de obra desde marzo de 2006, pero la Gerencia considera que se han realizado trabajos no amparados por ninguna licencia vigente ni futura.

La casa se desarrolla en tres plantas y ático. El proyecto de rehabilitación contempla la creación de dos viviendas, una oficina en la planta primera y un local en la planta baja sin uso definido.

El portavoz de Adepa, Joaquín Egea, critica especialmente el vaciado de la finca y recuerda que casos similares se han producido recientemente en casas de las calles Gamazo, Santander, O'Donnell, Sierpes y General Polavieja, todas ellas incluidas en el conjunto histórico declarado: "En esta casa de la calle Alemanes está clarísimo por ley qué es lo que no se puede hacer. Pero estamos ya demasiado acostumbrados a que se hace lo que le da gana sin que Cultura ni el Ayuntamiento reaccionen, sumidos en una borrachera de poder. El Ayuntamiento dice defender la tipología de las casas, pero asistimos periódicamente al vaciado de muchas de ellas. Que no vengan ahora a arreglarlo con una sanción ínfima. Hay que obligar a reconstruir lo demolido". Denunció especialmente el distinto criterio que se sigue a la hora de conceder licencias: "Hay promotores a los que se les da una serie de permisos que se le niegan a otros en casos similares. Observamos recientemente una clara y sospechosa discriminación de la que preferimos ignorar los motivos. Estos casos han ocurrido recientemente con obras en casas de calles del centro como Juan Rabadán y San Miguel. Con una se actúa de una manera y con la otra se cambia el criterio".

Egea data la casa de Alemanes en el siglo XIX. Denuncia que hay períodos históricos, como el siglo XVIII, de los que cada vez quedan menos ejemplos del caserío: "Primero se vacían las casas y después lo que se construye no tiene nada que ver con lo que había anteriormente, además de practicar modificaciones de las alineaciones".
 
Informacion