promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Mie

14

Sep

2016

PAVIMENTOS A MÁS DE 60 GRADOS PDF Imprimir E-mail

DIARIO DE SEVILLA  / 9/9/2016

MANUEL RUESGA

 
Share
 
Un septiembre asfixiante. Los veraneantes se han encontrado este año a la vuelta de las vacaciones con unas altas temperaturas que han roto el récord histórico de este mes en la ciudad. El mismo día que la sensación subjetiva de calor marcaba un máximo de 43,4 grados a las cinco de la tarde en el aeropuerto de San Pablo, realizamos un recorrido por el centro de Sevilla junto a Enrique Figueroa -catedrático de Ecología de la Universidad de Sevilla- para analizar el comportamiento de cinco pavimentos (la losa de la Catedral, la cerámica de la Puerta de Jerez, el adoquín del Real Alcázar, la pizarra del Archivo de Indias y el albero de los Jardines del Cristina) con una serie de mediciones efectuadas entre las 10:00 y las 22:00. 

La primera consiste en capturar la temperatura del suelo tomada con un termómetro de infrarrojos. El aparato marca que el albero de los Jardines del Cristina se encuentra a 27,3 grados a las diez de la mañana. A la larga será la temperatura más baja tomada con este sistema, algo que se ve favorecido por la fuente y la vegetación con la que cuenta el entorno. Después de comer, el calor medio de los cinco modelos de suelo analizados llega a los 52,9 grados. El oro se lo lleva la losa de la Avenida de la Constitución, que a las cuatro de la tarde guarda en su superficie 60,3 grados. 

"El peatón sufre mucho por la Avenida. Necesita que se aumenten las sombras, lo ideal es con árboles. ¿Y si no se pueden meter árboles? Una solución barata puede ser una pérgola de cañizo o instalar toldos. También hace falta agua". La Gerencia de Urbanismo bajo el mandato de Juan Ignacio Zoido barajó hasta dos proyectos para dar respuesta a una demanda ciudadana intensificada desde que fue peatonalizada en 2007 por el gobierno de PSOE e IU. La idea era colocar toldos en el tramo más usado por los peatones. 

El profesor comprueba la temperatura ambiente a la altura del peatón junto al Real Alcázar con un termómetro digital. La pantalla indica 42,5 grados a las seis de la tarde. A esa misma hora le supera el adoquín, la pizarra y el albero por unas pocas centésimas. ¿Cómo se puede atenuar la sensación térmica de los transeúntes? "No es necesario cambiar el pavimento de todo el centro. Una de las mejores opciones es colocar árboles en macetones en las zonas donde no se puedan instalar alcorques o poner las velas más adecuadas". Apunta la posibilidad de que los servicios municipales de limpieza rieguen varias veces al día, una medida que serviría para reducir la temperatura. 

En los Jardines de la Lonja, frente a la fachada principal del Archivo de Indias, se mide la energía que emite el suelo y recibe el ciudadano (radiación). La emisión solar tiene su pico a las dos de la tarde. Figueroa señala que la evaporación que provocan las fuentes, por ejemplo, ayuda mucho a reducir la llegada de radiaciones que elevan la temperatura del pavimento. Ese mismo aparato se usa para medir lo que emite el suelo, en este caso junto a la Catedral. Lo más llamativo es la emisión de calor de las losas de la avenida si lo comparamos con el albero de los Jardines del Cristina. La primera cuadruplica a la segunda a las ocho de la tarde. 

Para Figueroa, lo más significativo del estudio es la alta temperatura que guardan las losas de la Avenida y la temperatura que soportan los peatones durante todo el día. "Estamos hablando de salud y calidad de vida. Si queremos mejorar en estos dos aspectos hay que afrontar los problemas". Lamenta que las nuevas actuaciones urbanísticas no tengan en cuenta esto. 
 


El catedrático de Ecología se muestra bastante preocupado por el futuro que le aguarda a la ciudad: "Hay que hacer un plan a largo plazo, que no sea algo de un solo alcalde. Todos los partidos deberían implicarse en ello". La primera actuación sería realizar un mapa térmico de la ciudad que tuviera en cuenta sus diferentes islas de calor y analizar el perfil térmico del ciudadano en distintas situaciones: "Hay que estudiar la zona turística y consolidada, pero también, y casi primero, los barrios. Están tremendamente desprotegidos. Hay personas que no pueden salir de sus casas. Están secuestrados. No podemos perder más tiempo".
 
 
Informacion