promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Jue

06

Oct

2016

LA ANTIGUA CERERÍA DEL SALVADOR SE TRASLADA A ÁLVAREZ QUINTERO PDF Imprimir E-mail

ABC SEVILLA / 3/8/2016

CRISTINA AGUILAR

Los propietarios de la Antigua Cerería del Salvador, Antonio y Manuel López, han logrado perpetuar el sentido del nombre de su establecimiento. Porque pese a haber vivido dos mudanzas en poco más de un año, la hazaña de estos hermanos radica en haber podido encontrar sendas localizaciones a escasos cien metros de la ubicación tradicional: junto a la iglesia de Nuestra Señora de la Paz, de la Orden de San Juan de Dios, en plena plaza del Salvador.

Así, el próximo lunes 8 de agosto abrirán de manera definitiva en el número 6 de la calle Álvarez Quintero, ocupando el espacio donde antes se encontraba Uclés, otro comercio tradicional de la ciudad, que cerró sus puertas el pasado 31 de diciembre.

«En este emplazamiento recuperamos la esencia de la Antigua Cerería», afirmaban ayer para ABC los hermanos López. La estructura del local de la calle Álvarez Quintero ha contribuido a esto mismo, a volver a la antigua estética que tenía la Cerería que fundó su tatarabuelo en 1845. Sus altos techos y la decoración que estos hermanos están procurando para la continuidad del negocio están haciendo que entrar a la «nueva» Cerería se convierta en un viaje al pasado, a lo que nunca debió pasar de moda, a latradición de la cera y al arte sacro sevillano.

 

Cabe recordar que el 2 de julio de 2015, la Antigua Cerería del Salvador anunciaba su primer traslado a la calle Córdoba. A este negocio, sito en esa plaza desde 1927, se le extinguió el contrato de alquiler el 31 de diciembre de 2014, al igual que el resto de negocios de renta antigua. Precisamente, fue laOrden de San Juan de Dios, propietaria del inmueble, la que no permitió la continuidad del negocio al contemplar otro proyecto para el edificio, aunque permitió alargar la estancia de la Cerería seis meses más hasta que los hermanos López consiguieran una nueva ubicación.

De esta forma, la Antigua Cerería se mudó, por primera vez, donde antes se encontraba la zapatería Dorado de la calle Córdoba. Sin embargo, entonces confirmaban que no sería el emplazamiento definitivo, puesto que la familia propietaria del local de la calle Córdoba tenía, también en este caso, un proyecto a corto plazo.

En esa búsqueda incesante, los dueños de la Cerería vieron en el cierre de Uclés una oportunidad para seguir con su actividad en un lugar que no se alejase de la plaza del Salvador.

«El traslado -dicen- está prácticamente hecho, queda la oficina que aún está en la calle Córdoba, pero la semana próxima arrancamos en Álvarez Quintero con el aire antiguo que tenía la primera tienda». Añade Antonio López que «el local cuenta con 115 metros cuadrados. El edificio del Salvador tenía tres plantas de 45 metros cuadrados cada una: dos dedicadas para almacenaje y otra más para la venta al público. Aquí contaremos con más espacio para la atención a los clientes».

Asimismo, tal y como quisieron hacer en la calle Córdoba, «queremos que se distinga perfectamente que somos una cerería. Casi todo el mundo sabe que hay una en la plaza porque llevamos allí toda la vida, pero realmente, desde fuera, no se identifica bien que lo que se venden sean velas. A eso le queremos dar solución, colocando antiguas estanterías de madera que encontramos en el antiguo almacén como grandes expositores de velas». Como en el otro traslado, este, que se antoja definitivo, los hermanos López lo viven con ilusión, esperando tener la acogida que siempre tuvo la Cerería cuando estaba en El Salvador.

 
Informacion