promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Jue

27

Oct

2016

SEVILLA, ECHALE RAZA PDF Imprimir E-mail

ABC SEVILLA / 9/6/2016

ANTONIO BURGOS

Todo menos que otra vez tengan que venir Rafa Serna y Luismi con el pasacalles desde la Plaza Nueva, y que la Agrupación Virgen de los Reyes toque unos "Suspiros de España" que nos cojan a todos un pellizco de emoción en el alma, como pasó con el cierre de la Calentería del Postigo. Señores: hay que echarle casta contra la injusticia que quieren hacer con Pedro Sánchez Cuerda y los empresarios de La Raza. Sevilla, échale raza a La Raza: #SalvemosLaRaza. ¿No dicen que la izquierda está contra los desahucios? ¿Por qué entonces quieren acabar con las habichuelas de 40 trabajadores fijos de barra, cocina y mesas de La Raza y con los 300 de su cáterin, y cerrar aquella parte de la historia sentimental del Parque, donde todos hemos almorzado un Domingo de Ramos con los niños, esperando a los blancos nazarenos de La Paz? ¿La Paz? ¡La guerra de la venganza de los denunciados por trincones! La más bajuna venganza. Sé por qué quieren desahuciar a Pedro Sánchez Cuerda y a su Grupo La Raza. Viene en la carta del restaurante. La venganza es un plato que se sirve frío: "Venganza a la denuncia de corrupción en Mercasevilla, sobre un lecho de ERES en reducción de cursos de formación y aromas de banquillo de Chaves, Griñán, Magdalena Alvarez, Zarrías y toda la patulea".

La cobardona Sevilla es muy desagradecida con los valientes. En vez de pedirle la Gran Cruz del Mérito Civil, por haber tenido la valentía de no "pagar, tragar y callar", como hicieron tantos otros empresarios desde los cafelitos de Juan Guerra a hoy, y por denunciar en cambio ante el juez que le pedían 300.000 euros de mordida para montar una Escuela de Hostelería, a este valiente y excepcional Sánchez Cuerda le quieren cerrar su negocio, todo un símbolo del Parque y de Sevilla. Si cierran La Raza, nos cerrarán a todos una parte de la memoria. ¿Quién no ha celebrado allí una primera comunión, unas bodas de plata de los padres, el almuerzo de quinario de su cofradía? Yo ahora evoco aquella Raza de los domingos como familiar, donde te encontrabas a los Casal al completo, a los reyes, príncipes e infantas de los bolsos, y donde con mis padres he comido muchas veces la mejor cola de toro que he probado en Sevilla.

El edificio, si mal no recuerdo, había sido cuando la Exposición Iberoamericana de 1929 el pabellón del diario "La Nación" de Buenos Aires. Como, frente, el Bar Citröen había sido el pabellón de esos coches y centro de operaciones de los autos de esa marca que funcionaban como taxis exclusivos dentro del recinto. En 1932, Rodríguez Cala funda esta Raza coetánea del Bilindo y del Alfonso, del Líbano, del Quiosco Abilio, de los pocos sitios donde tomarse una copa y una tapita dentro del Parque.

Con letra de Manolo Garrido y música de José Manuel Moya, Los Romeros de la Puebla cantaron: "Hemos cruzado los brazos y Sevilla se nos va". A ver si esta vez no cruzamos los brazos, que demasiada Sevilla se nos ha ido ya, y el Ayuntamiento mete la marcha atrás cuando vea la presión social en defensa de La Raza. Si se tratara de salvar un club de fútbol, la manifestación estaría ya convocada. Pero como se trata de salvar a los que valientemente denunciaron la corrupción en Mercasevilla, entonces la solidaridad se escaquea por temor a perder la colectiva mamandurria: "Tú, hijo mío, no te signifiques". Y lo que más me indigna es que a Zoido, con sus 20 concejales, 20 no le dio la gana antes de irse de arreglar legalmente los papeles para siempre a este valiente empresario a cuya denuncia de la corrupción tantos réditos políticos le sacó el PP. ¡Ay, si hubiera sido el PSOE con el Tabernero del Régimen, lo bien arregladito que se lo hubiera dejado todo! Esto es una venganza en toda regla, en la que para disimular meten al Bar Citröen como bomba de humo...del tubo de escape. Y peor todavía que el desprecio de Zoido a los suyos y que la venganza del PSOE de Pedro Sánchez Castejón contra Pedro Sánchez Cuerda es que quieran cerrarnos La Raza de toda la vida para poner allí...¡un Centro de Interpretación del Parque! Cuando no hay mejor interpretación del Parque que el furtivo beso de dos enamorados en la Glorieta de Bécquer, con La Raza al fondo.

 
Informacion