promo

Síguenos en Twiter

Banner
Banner

Jue

05

Mar

2009

La crisis y la peatonalización estrangulan al comercio del centro y arrecian los cierres PDF Imprimir E-mail
Desde septiembre el comercio sevillano ha sufrido un descenso en picado de las ventas de hasta el 50%, tanto en la capital como en la provincia. Este fue el balance que presentó ayer el presidente de la Asociación de Comerciantes de Sevilla Aprocom, José Cañete, quien destacó la situación de los establecimientos del centro de la ciudad, donde la recesión económica se ha precipitado sobre un sector debilitado por la peatonalización del casco histórico.
Peatonalización y crisis se ciernen sobre el comercio del centro que ya ha empezado a echar el cierre: en sólo cinco calles han abandonado su actividad ya 29 sociedades. Además, en este caso son calles señeras para el comercio y la ciudad, las que antes estaban abarrotadas de público y nunca tenían un local vacío.
Ahora todo ha cambiado y en O´Donnell han cerrado cinco negocios, otros tantos en Francos, cuatro en la calle Rosario, siete en Méndez Núñez y ocho en la siempre transitada San Eloy. Cañete explicó que se salva del desastre Tetuán y Velázquez porque conforman junto a Sierpes el camino natural entre Plaza Nueva y Campana.
En las cinco calles mencionadas el cierre ha afectado al 20% de los comercios. Los casos más graves son los de Muñoz Olivé con la mitad de las tiendas cerradas y 0´Donnell, afectada en un 40%de sus establecimientos.
Desde que comenzó la peatonalización de la Avenida y la Plaza Nueva, Aprocom ha reiterado que el flujo de personas que llegan ahora al centro ha disminuido exageradamente, también denunció que la puesta en marcha del tranvía no compensa la falta de visitantes y posibles compradores.
Ayer, en los Desayunos del Club Antares el presidente de Aprocom reclamó la puesta en marcha del metro y la ampliación de la línea del tranvía. «La solución para el comercio del centro —dijo— es la Línea 2 del metro, con las paradas en la Campana y la Encarnación, en el AVE y en la Cartuja; que traiga gente desde allí hasta los comercios, aunque no sé si eso lo conoceremos». Para empezar urgió que circule el metro con las paradas del Cristina y del Prado.
José Cañete criticó la eficacia del metrocentro como transporte público «yo tardo menos cuando voy andando» y explicó que «lo ideal sería que el tranvía entrara por Méndez Núñez y O´Donnell para llegar a la Campana, pero con la peatonalización de O´Donnell esa posibilidad se ha cortado».
El representante de los comerciantes sevillanos fue pesimista en sus pronósticos y dijo que el comercio sevillano está a la expectativa y el 40% de los negocios pueden aguantar abiertos entre cuatro y seis meses. Dejó abierta la posibilidad a una posible mejoría en las ventas de la temporada de primavera y dijo que la merma de la facturación el año pasado fue de entre el 12 y el 15%.
Electrodomésticos y muebles son los sectores del comercio minorista que están sufriendo mayor caída de ventas, una dinámica que, según José Cañete, aún no se ha traducido en una sustancial pérdida de empleo. «Se aguanta como se puede —indicó— pero, si esto sigue, los comercios tendrán que quitar personal, empezando por los más jóvenes que son los más baratos».
El descenso de afluencia de público al que se enfrenta el comercio del centro se ha visto agravado, según Cañete, tras la llegada de Izquierda Unida al Gobierno local por el rechazo a los grandes aparcamientos que estaban previstos en lugares estratégicos como el Prado o la Encarnación, unos proyectos que estaban prácticamente cerrados y se desbarataron por la influencia del socio minoritario del PSOE. «Estos aparcamientos hubieran sido fantásticos para el comercio del centro», aseveró.
Al tiempo, el presidente de Aprocom dio gracias porque el Ayuntamiento aún no ha puesto en marcha la restricción del tráfico al centro, una medida que se anunció para que empezara hace ya más de un año.
Consciente de que se ha producido un cambio en los hábitos de compra de los ciudadanos, que cada vez se desplazan más hacia los centros comerciales, el representante de los comerciantes informó de que también están bajando considerablemente las ventas en los negocios que se ubican en ellos, como los de Nervión o Airesur.
En cuanto a la marcha de la campaña de rebajas, que aún está vigente, Cañete afirmó que está sirviendo a las tiendas para dar salida a la mercancía y para conseguir liquidez, «lo que viene muy bien en estos momentos, pero no se hace negocio». Añadió que el sector «se está comiendo sus reservas» y que tiene que hacer frente a una situación que se complica por los elevados alquileres: «Una renta mínima en el centro está entre 500.000 y 600.000 euros como mínimo y llegan hasta tres millones de pesetas».
El pronóstico de Cañete es que sólo sobrevivirá a esta coyuntura «el comercio de muchos años que cuente con una clientela fiel, mientras que las franquicias que se montan para la gente de paso lo tienen mal y son los primeros que van a caer».
Se refirió también el presidente de Aprocom a los proyectos que se están preparando en la ciudad, como el Metropol Parasol de la Encarnación o la implantación del sentido único en Luis Montoto. Sobre la primera cuestión dijo que «todo lo que sea algo nuevo y tenga poder de atracción para le gente beneficia al comercio, sobre todo en la Encarnación donde después de 30 años cualquier cosa es buena y servirá para revitalizar la zona de Puente y Pellón. Pero lo que es necesario es que se termine».
También consideró positivo el sentido único en las grandes avenidas, tanto la que está operativa en la Ronda Histórica como la que se proyecta en Luis Montoto, a falta de que se acuerde el sentido definitivo.
 
Informacion